Gritos y pleitos en la ALDF…al final, hacen vacío y abandonan sesión

Staff/GC
Posted on noviembre 14, 2017, 3:46 pm

El debate parlamentario sigue brillando por su ausencia en la Asamblea Legislativa donde este martes, se intentó  -por tercera ocasión en lo que va del mes- instalar la sesión ordinaria en la que se discutiría la nueva Ley para la Reconstrucción de la Ciudad de México.

Y fueron otra vez los diputados del PRD y de Morena, que siguen disputándose el control de la Mesa Directiva, sólo que a diferencia del jueves pasado en que los diputados de Morena se atrincheraron en la Tribuna para recibir al procurador Edmundo Garrido en su comparecencia; ahora fueron los diputados del PRD lo que “madrugaron” a sus vecinos de Morena y se apoderaron de la Mesa muchísimo antes de las 9 de la mañana, en que iniciaría la sesión.

Otra vez los pleitos, otra vez los mismos. Morena y PRD se arrebatan la tribuna de la ALDF. Foto: GC

Otra vez los pleitos, otra vez los mismos. Morena y PRD se arrebatan la tribuna de la ALDF. Foto: GC

Desde las 7 de la mañana, los diputados de Morena se citaron en la puerta del recinto para volver a ingresar por la fuerza y tomar la Tribuna, pero se les adelantaron los diputados Luis Chávez e Ivan Texta que se colocaron al centro de la Mesa Directiva y encendieron los controles del tablero electrónico y el sonido del salón de plenos.

Ante el madruguete, el coordinador de los diputados de Morena Cesar Cravioto intentó llegar a un acuerdo con el presidente de la Comisión de Gobierno   Leonel Luna y ofreció ceder la presidencia que defienden de la diputada Flor Ivonne Morales, a cambio de elegir una nueva Mesa y hacer a un lado, al diputado Fernando Zárate del PVEM, a quien el PRD ungió como presidente sustituto de la Mesa Directiva la semana pasada.

Los diputados de Morena escondieron los megáfonos debajo de sus curules. Foto/GC

Los diputados de Morena escondieron los megáfonos debajo de sus curules. Foto/GC

Pero la oferta no gustó y el diputado Zárate hizo valer el nombramiento que recibió en una curúl en medio de una sesión convulsiva e instaló la sesión.

Sin pasar siquiera un minuto, en cuanto el diputado del PVEM  tocó la campana, los diputados de Morena sacaron megáfonos pequeños cada uno de su curúl y comenzaron a gritar “legalidad, legalidad, legalidad”. La secretaria de la Mesa, la diputada Francis Pirín, -literalmente a gritos- pasó lista a los diputados presentes en el recinto y en su mente contabilizó 34 diputados, los mínimos para instalar la sesión con el quórum requerido por ley.

El presidente de la Mesa Directiva, Fernando Zárate, en medio de gritos y rechiflas continuó la sesión hasta agotar los puntos del día. Foto/GC

El presidente de la Mesa Directiva, Fernando Zárate, en medio de gritos y rechiflas continuó la sesión hasta agotar los puntos del día. Foto/GC

En realidad, en el pleno no había ni 20 legisladores opositores a Morena, pero aún así, se instaló la sesión.

En la orden del día, se enlistaron diversas reformas que tenían que ver con la Reconstrucción de la Ciudad, la ley de protección de datos personales, un par de reformas a  la ley de desarrollo agropecuario, rural y sustentable de la capital, así como diversos exhortos para garantizar la protección civil en la Alameda Poniente. Todos, se aprobaron fast track, en medio de una sesión que por más de dos horas se prolongó entre los gritos de los diputados promoventes, y el escándalo de los megáfonos.

Los diputados del PRD lograron su cometido: cansar a los legisladores de Morena y dejar que se retiraran por su propio pie, no sin antes el reclamo y acusación del coordinador de los diputados de Morena, que acusó el desaseo en los trabajos legislativos por parte del PRD y sus alidados.

Leonel Luna, presidente de la Comisión de Gobierno de la ALDF, y quien a pesar de los gritos y manoteos nunca dejó su actitud pasiva y de resignación, únicamente adelantó que conforme a lo que marca el Reglamento Interno de la ALDF, los legisladores que protagonizaron el desorden en el salón de plenos serán sancionados con el descuento de su dieta por el día de hoy.

Los diputados, Alfonso Suárez y César Cravioto, como en sus tiempo de juventud y rebeldía. Foto/GC

Los diputados, Alfonso Suárez y César Cravioto, como en sus tiempo de juventud y rebeldía. Foto/GC

Los sancionados son los diputados  Miguel Hernández, Raymundo Martínez, María Eugenia Lozano, César Cravioto, Beatriz Rojas, Paulo César Martínez, Felipe Félix, Ana María Rodríguez y el diputado independiente Carlos Candelaria, quien a pesar de no ser de Morena, ya no sabe que hacer para ganarse la simpatía de la dirigencia nacional de ese partido, el cual aún no le abre la puerta para registrarlo.

Cabe destacar que en el recinto se presentó de manera extraordinaria, la Secretaria General del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Bertha Elena Lujan, quien desde que se instaló en el recinto, no dejaba de hablar por teléfono para reportar a sus dirigentes, del actuar de sus diputados locales en la ALDF.

Bertha Elena Luján, Secretaria General de Morena, supervisó el actuar de sus diputados .Foto/GC

Bertha Elena Luján, Secretaria General de Morena, supervisó el actuar de sus diputados .Foto/GC

Aprobados los dictámenes, los diputados dieron paso al desahogo de 30 iniciativas y 47 puntos de acuerdo, que ya no fueron acompañados por los gritos de los diputados de Morena; pero tampoco fueron atendidos por los diputados del PRD que se quedaron con la Mesa Directiva.

Bueno, ni por el presidente Fernando Zárate, pues fueron muchas horas de trabajo y prefirieron dejar el salón de plenos antes de seguir aprobando al vapor sus resolutivos. Al final, todo se aprobó como estaba pactado, aunque para entonces, no existía el quórum legal requerido.

La sesión, se levantó con apenas 14 diputados presentes en el pleno. Hacia las tres de la tarde, todos se cansaron de pelear y se fueron a comer.

Y al final, tanto pleito para nada... abandonaron la sesión diputados de Morena y PRD. Foto/GC

Y al final, tanto pleito para nada… abandonaron la sesión diputados de Morena y PRD. Foto/GC

 

Leave a Reply

  • (not be published)