INFIELDER – MESTIZAJE, EL ORIGEN DE NUESTRA CULTURA

Posted on abril 11, 2019, 10:11 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO

La Ciudad de México es una de las ciudades con más historia a nivel mundial, fue la metrópoli de unos de los imperios más importantes de la época prehispánica; se convirtió en la capital de la Nueva España, una de las colonias más ricas de la Corona española; siglos después se convirtió en la residencia de los Poderes del México independiente y actualmente es una de las urbes más importantes a nivel global.

Tras la polémica generada por la carta enviada por el presidente de México al Rey de España, como Jefe del Estado español, solicitándole que se disculpe por lo sucedido en la conquista hace 500 años, el debate sobre la posición del pueblo mexicano con los españoles se ha intensificado; tal tópico ha llegado al Congreso local y conocimos que legisladoras del Partido Verde propusieron quitar monumentos dedicados a Cristóbal Colón y a Hernán Cortés, así como renombrar a todas las calles y avenidas que lleven los nombres del genovés y del español.

Es innegable que dicha proposición tiene el único objetivo de obtener un guiño de complacencia desde Palacio Nacional, pero trae el debate a la ciudad sobre qué hacer con nuestro legado histórico, particularmente cuando se trata de hechos sensibles. Recordemos que, a inicios de octubre, el gobierno capitalino retiró las placas correspondientes a la inauguración del Sistema de Transporte Colectivo Metro donde aparece el nombre del ex presidente Gustavo Díaz Ordaz, quien ordenó la trágica matanza de 1968 en Tlatelolco.

En ese sentido, me parece delicado que las autoridades impulsen un intento de reescribir la historia con una inevitable carga ideológica cuando lo que deberíamos hacer es intentar reinterpretar la historia desde nuestra posición actual; es decir, no podemos desaparecer los hechos lamentables que trajeron los sucesos históricos sino analizar, en su justa medida, sus consecuencias.

El descubrimiento de América marca el inicio de un periodo de mestizaje tanto de raza, religión y cultura entre los europeos y los pueblos originarios; hoy, España y México somos países con una diversidad cultural que se nutre de otras influencias, como los musulmanes en el caso español o las olas de migraciones latinoamericanas derivadas de los conflictos en la región.

El Día de la Hispanidad celebrado en España el 12 de octubre, que en México conmemoramos como Día de la Raza, más que hacer una apología de los muy lamentables sucesos ocurridos durante la conquista –como la matanza de indígenas, las enfermedades que diezmaron la población, la esclavitud, la intolerancia religiosa, entre muchas otras– celebra el enriquecimiento cultural producto del mestizaje entre ambos mundos, por lo que revivir un sentimiento antihispano es francamente un despropósito.

Si bien la idea de retirar monumentos no es nueva, pues en noviembre de 2018 fue retirada una estatua de Cristóbal Colón del centro de Los Ángeles, en Estados Unidos, resulta un verdadero sinsentido responsabilizar al marino genovés de la forma en que los conquistadores, con una mentalidad del siglo XV, trataron a los indígenas. Sería tan absurdo como condenar a Albert Einstein, el físico de origen alemán, como responsable de los cientos de miles de muertos por las bombas de Hiroshima y Nagasaki, por el hecho de alertar al presidente de Estados Unidos que el régimen nazi podría hacerse de un arma nuclear en el corto plazo.

Así pues, antes de continuar con un discurso demagógico que apele al nacionalismo y, al mismo tiempo esté impregnado de tintes xenofóbicos, es necesario implementar una verdadera estrategia de empoderamiento e inclusión de los pueblos originarios que aún existen en nuestra ciudad, celebrando la riqueza cultural que el encuentro de mundos dio pie y construyendo una ciudad más incluyente para todos.

***

* MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO GURZA actual Secretaria de Asuntos Internacionales del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional, es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Anáhuac del Norte; tiene una Maestría en Gobierno y Políticas Públicas por la Universidad Panamericana, y realizó estudios en Derecho Parlamentario en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, así como de Comunicación y Marketing Político por la Fundación Konrad Adenauer.

Leave a Reply

  • (not be published)