SLUGGERPensando en voz alta – Cuando alzar la voz no es suficiente

Posted on junio 20, 2017, 2:52 pm

#GobiernoEspía

Nadia Sanders*

Las revelaciones del diario New York Times sobre los intentos de espionaje por parte del gobierno federal a activistas y defensores de derechos humanos dejan aún muchas preguntas por resolver.

De acuerdo con la investigación publicada en el New York Times en español y su versión en inglés, el software Pegasus, creado por la empresa israelíNSO Group, que sólo provee de este servicio a gobiernos de países para combatir el terrorismo y crimen organizado, permite a quien lo opera tener acceso a listas de contactos, cuentas de correo, redes sociales y la cámara y el micrófono del teléfono móvil como una forma de vigilancia.

El hecho fue retomado por diversos medios casi de forma simultánea la mañana de este lunes, como Animal Político, Reforma, Aristegui Noticias, e incluso el diario deportivo Récord. Otros, y usted sabe cuáles, esperaron a la reacción oficial del gobierno federal para hablar del tema debido a la subordinación de sus contenidos editoriales a la voluntad y planes del gobierno federal.

De hecho, si hiciéramos un cruce de datos entre quienes destacaron en su primera plana, el asesinato del periodista Javier Valdez hace poco más de un mes y quienes retoman hoy la nota del Times esta mañana, no habría sorpresas, pero sí claridad sobre para quién trabajan ciertas redacciones.

Después del crimen del periodista de Sinaloa, al presidente Enrique Peña Nieto le brotó un sentimiento de afecto por los periodistas, en su discurso solamente, porque en el fondo sabe que no aplauden y han puesto en evidencia su insostenible imagen de estadista.

Hay dos elementos que me parecen particularmente perversos en este intento de espionaje. Uno, el hecho de hacer uso de los recursos públicos, tus impuestos y los míos, para pagar un servicio y saber qué están investigando ciertos periodistas, activistas y defensores de derechos humanos que representan a las víctimas del gobierno mismo.

El otro, es lo que apunta el periodista de investigación Daniel Lizárraga, descubrir quienes son las fuentes que les proveen de información, amenazarlas y dejar solo al periodista. El objetivo final es secarlo como una planta, dice el coordinador de la investigación de “La Casa Blanca”.

La investigación del Times describe cómo en momentos clave, los principales actores de la agenda anticorrupción y defensores de víctimas del Estado, recibieron mensajes como gancho para activar el programa de espionaje…

La temática de los mensajes es perversa: “Facebook reporta intentos de acceso a la cuenta…”, “no tienes los huevos de ver cómo me fajo a tu pareja. Mira nada mas como cojemos bn rico y en tu cama (sic)”, seguidos de una liga, de la cual al dar clic se descargaría el software de espionaje.

Me entristece escuchar que haya voces que dicen que eso ya se sabe, que no es nuevo o que no sorprende, que así es el gobierno.

Mi hipótesis es que no solo el gobierno de Peña Nieto espía a periodistas o a personas que considera una amenaza para sus fines políticos y económicos que no responden al interés de la mayoría de la población; lo hacen los gobernadores, los líderes de partidos, los que son responsables de procurar la justicia y el propio ejército, cada quién se enfoca en los perfiles que más le ocupan y lo hacen con los recursos que ponemos a su disposición para ofrecer garantías al pueblo.

Conformarse no es una opción, en la protesta no se extingue la respuesta. Los que hacen periodismo de investigación lo seguirán haciendo porque los que viven en este país lo merecen. México lo merece.

***

* Nadia Sanders es periodista, egresada de la licenciatura en Comunicación Social en la UAM Xochimilco. Orgullosamente del DF -aunque ahora le digan CDMX por moda sexenal- Nadia nació en la Gineco 4 del IMSS y de ahí la llevaron a su hogar en la Colonia Cuauhtémoc…

Leave a Reply

  • (not be published)