SLUGGERPENSANDO EN VOZ ALTA – EL PASO

Posted on junio 26, 2017, 2:40 pm

Nadia Sanders

Los crímenes contra periodistas que hoy forman parte de la agenda nacional e internacional en materia de derechos humanos encendieron sus focos rojos hace más de ocho años, cuando la guerra contra el narcotráfico iniciada por Felipe Calderón detonó la violencia dondequiera que había operativos conjuntos de fuerzas federales.

En medio del fuego cruzado entre cárteles rivales quedaron reporteros locales.

La Laguna, en el norte del país, se había vuelto una zona de guerra entre cárteles rivales, cada uno con sus propias estrategias de propaganda. El Blog del Narco difundió un video en 2010 donde dos hombres con la cara cubierta tenían encañonado a un mando policial de rodillas en medio de una zona con árboles.

A plena luz del día, el hombre amagado decía que la directora del penal del Centro de Reclusión Social 2 en Gómez Palacio, Durango, Margarita Rojas Rodríguez, dejaba salir comandos por las noches para cometer asesinados a la ciudad de Torreón, en Coahuila.

El hecho atrajo la atención a nivel nacional y mientras realizaban una cobertura sobre el penal, en Gómez Palacio, cuatro periodistas fueron secuestrados.

En la Ciudad de México hubo una movilización en protesta por parte de periodistas, bajo el lema #LosQueremosVivos y la conductora de Punto de Partida, Denise Maerker, puso la pantalla en negros como una forma de exigir a las autoridades federales seguridad y garantías para ejercer el periodismo.

A los pocos días, dos de los periodistas aparecieron en conferencia de prensa con el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna. Pero días después supimos por notas marginadas que al menos el “rescate” del ex camarógrafo de Televisa Alejandro Hernández Pacheco y su compañero había sido una simulación de la Secretaría de Seguridad Publica. En realidad, sus captores los dejaron libres y les dijeron que caminaran derecho hasta encontrar a la Policía Federal.

Hernández Pacheco tuvo que dejar su casa en Torreón y pidió asilo en Estados Unidos por temor a morir a manos de uno de los bandos criminales después del secuestro porque consideró que el gobierno los había exhibido y nos les estaba garantizando su seguridad al volver a casa.

Su historia, junto con la de otro periodista de Ciudad Juárez, es retomada en el premiado documental El Paso (México. 2015), de Everardo González, actualmente en la cartelera de la Cineteca Nacional. El cineasta refleja el limbo en el que se encontraba Hernández Pacheco y la falta de garantías por parte del Estado, así como el desinterés de los jueces en Estados Unidos por otorgarles certidumbre migratoria.

Del llamado de los periodistas de #LosQueremosVivos en 2010 pasamos al #NiUnoMás en siete años. En ese lapso han sido asesinados 59 periodistas y trabajadores de medios.

Cuando el asombro parece agotarse, nos encontramos con que el gobierno lejos de proteger a los periodistas, los espía, y un presidente que amenaza.

El cineasta Everardo Hernández dijo a Gatopardo que en México tenemos un umbral muy alto de indignación. En “El Paso” busca bajar ese umbral.

El cambio de administración no es garantía de un cambio para bien. Acabamos de vivir el mes más violento en los últimos 20 años. El gobierno de Enrique Peña Nieto espía a periodistas y defensores de derechos humanos en lugar de protegerlos y todos están pensando en el 2018 más que en cumplir su cargo.

El estallido social o que otros poderes asuman el control no deberán sorprendernos ante una clara ausencia de autoridad institucional.

***

* Nadia Sanders es periodista, egresada de la licenciatura en Comunicación Social en la UAM Xochimilco. Orgullosamente del DF -aunque ahora le digan CDMX por moda sexenal- Nadia nació en la Gineco 4 del IMSS y de ahí la llevaron a su hogar en la Colonia Cuauhtémoc…

Leave a Reply

  • (not be published)