SLUGGERPENSANDO EN VOZ ALTA – Hablemos de Tláhuac II

Posted on agosto 11, 2017, 5:21 pm

NADIA SANDERS

El tema de Tláhuac es para abrir los ojos a lo que no nos gusta voltear a ver. Reconozcamos el nivel de pauperización en el que se encuentra la Ciudad de México fuera de lo que le gusta al Jefe de Gobierno y a los candidatos enseñar en sus spots.

Me refiero a todo lo que no es el Paseo de la Reforma, Avenida Insurgentes, Santa Fe, las colonias Roma, Condesa, Del Valle, Narvarte, y demás vecindarios que creen sentirse en una burbuja de confianza en una ciudad de vanguardia.

Una ciudad que no ha sabido reducir la brecha social entre la gran mayoría de los habitantes, como los que concentran las delegaciones Iztapalapa y Gustavo A. Madero, que en pleno corazón alberga redes de trata de personas y explotación sexual infantil, explotación laboral y extorsión a oídas de sus gobernantes.

Perdón, pero no me digan que están sorprendidos de que hay narco en la Ciudad de México. La sorpresa es que hubo hasta bloqueos de una forma coordinada y organizada, lo que indica que aún hay tentáculos de la red criminal que operaba principalmente en Tláhuac.

Esta demarcación no está aislada, colinda con Xochimilco, Iztapalapa, Milpa alta y a quienes les corresponde responder en primera instancia son a los representantes y gobernantes de esta zona ¿qué hacen los diputados locales de estas delegaciones? ¿qué hacen los coordinadores de participación ciudadana de las delegaciones? ¿Cómo se están evaluando los programas sociales asistencialistas del gobierno y las delegaciones?

La pobreza ha dejado de ser un botín político para ser un espacio de cultivo del crimen porque a quienes se les ha depositado la confianza de gobernar esta ciudad han fallado en su encargo de llevar una mejor calidad de vida y oportunidades a sus habitantes.

Chequen una gugleada a un mitin de cualquier candidato a diputado en campaña en estas o cualquier delegación, vean las condiciones de las personas que son el “músculo” de los partidos: taxis piratas, operadores de microbús, madres solas con sus hijos, personas en busca de un crédito de vivienda o la regularización del predio donde viven.

En Tláhuac se juntó la pobreza rural con las invasiones a zonas rurales, áreas verdes o en las que no estaba pensado extender la ciudad. Pero sólo los que no tienen otra opción se irían a vivir a una demarcación en la que no hay un transporte eficiente, ni opciones educativas de alto nivel, y apenas un hospital de reciente creación. Ya ni digamos opciones de empleo dignas que puedan ayudar a las familias a elevar su nivel de vida.

Esa es una parte y exime la posible responsabilidad que tengan quienes gobiernan Tláhuac al involucrarse con el crimen organizado.

No es mala idea voltear a ver a los dirigentes de las bases sociales que movilizan a ese músculo social, el que busca in ingreso para llevar a sus hogares, el que no tiene el capital para ingresar a estudiar a una institución pública, el que ve inalcanzable la posibilidad de tener un hogar digno propio, ingresos fijos y mejorar sus condiciones de vida.

***

* Nadia Sanders es periodista, egresada de la licenciatura en Comunicación Social en la UAM Xochimilco. Orgullosamente del DF -aunque ahora le digan CDMX por moda sexenal- Nadia nació en la Gineco 4 del IMSS y de ahí la llevaron a su hogar en la Colonia Cuauhtémoc…

Leave a Reply

  • (not be published)