Y ahí vienen más lluvias

Staff/GC
Posted on mayo 16, 2020, 10:41 am

La temporada de lluvias y ciclones tropicales de este año registrará un incremento de fenómenos meteorológicos,

Blanca Elena Jiménez Cisneros, comisionada Nacional del Agua (Conagua), informó que el 15 de mayo inició formalmente la temporada de ciclones tropicales en el Pacífico Nororiental, aunque ya ocurrió una depresión tropical el 25 y 26 de abril, y en el Atlántico inicia el 1 de junio.

“Para este año se espera que la temporada sea más activa en ambos océanos, es decir, que habrá más ciclones tropicales que el promedio”, informó la comisionada, “sin embargo, los ciclones tropicales también generan grandes beneficios a diferentes sectores, como a la agricultura, al proveer agua para riego, o a la ganadería”.

De acuerdo con la funcionaria, se pronostica la formación de 30 a 37 sistemas con nombre, de los cuales: de 15 a 18 se desarrollarán en el Pacífico Nororiental y de 15 a 19 en el Atlántico; de los mencionados anteriormente, entre siete y nueve pueden ser huracanes categorías 3, 4 o 5. La temporada de lluvias y ciclones terminará el 30 de noviembre.

Por otra parte, el coordinador nacional de Protección Civil, David León Romero, informó que el número de mexicanos expuestos en zonas de riesgo suma 17 millones y los estados con mayor exposición a ciclones tropicales son Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Colima, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Tamaulipas, Veracruz, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Mismos que, como todos los estados, tienen listos los planes estatales de Protección Civil para hacer frente a esta temporada de lluvias y ciclones.

Cambio Climático y Furiosos Ciclones

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) ha informado que si bien el número promedio anual mundial de ciclones tropicales no ha aumentado en las últimas cuatro décadas, el cambio climático ha influido en los lugares donde se registran estas tormentas.

Según una nueva investigación dirigida por NOAA publicada en la revista científica Proceedings of the National Academy of Ciencia (PNAS), el número de ciclones tropicales ha aumentado desde 1980 en el Atlántico norte y el Pacífico central, mientras que las tormentas han disminuido en el Pacífico occidental y el Océano Índico sur.

“Mostramos por primera vez que este patrón geográfico observado no puede explicarse solo por la variabilidad natural”, dijo Hiroyuki Murakami, investigador climático del Laboratorio de Dinámica de Fluidos Geofísicos de NOAA y autor principal del estudio.

El "cazador de huracanes" WCF-130J de la Reserva de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos llega a Aruba para la gira de sensibilización sobre huracanes del Caribe. Durante la temporada de huracanes de 2018, el escuadrón de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos voló 43 misiones sobre la cuenca del Atlántico. Foto: NOAA.

El «cazador de huracanes» WCF-130J de la Reserva de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos llega a Aruba para la gira de sensibilización sobre huracanes del Caribe. Durante la temporada de huracanes de 2018, el escuadrón de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos voló 43 misiones sobre la cuenca del Atlántico. Foto: NOAA.

Durante una de las temporadas de huracanes más activas del Atlántico en los últimos años, el satélite Suomi-NPP capturó tres huracanes simultáneos el 8 de septiembre de 2017. La aparición de Katia, Irma y José fue el primer suceso desde 2010 (Foto principal).

Según el nuevo estudio, los proyectos de modelos climáticos apuntan a que disminuirán los ciclones tropicales hacia fines del siglo XXI, desde el promedio anual de 86 a alrededor de 69 en todo el mundo. Se proyectan disminuciones en la mayoría de las regiones, excepto en el Pacífico Central, incluido Hawai, donde se espera que aumente la actividad.

A pesar de una disminución prevista en los ciclones tropicales para 2100, muchos de estos ciclones serán significativamente más severos. ¿Por qué? El aumento de la temperatura de la superficie del mar alimenta la intensidad y la destructividad de las tormentas tropicales.

“Esperamos que esta investigación proporcione información para ayudar a los tomadores de decisiones a comprender las fuerzas que impulsan los patrones de ciclones tropicales y hacer planes en consecuencia para proteger vidas e infraestructura”, dijo Murakami.

Murakami usó modelos climáticos para determinar que los gases de efecto invernadero, los aerosoles hechos por el hombre, incluida la contaminación por partículas, y las erupciones volcánicas estaban influyendo donde los ciclones tropicales golpeaban.

Los gases de efecto invernadero están calentando la atmósfera superior y el océano. Esto se combina para crear una atmósfera más estable con menos posibilidades de que la convección de las corrientes de aire ayude a generar y acumular ciclones tropicales.

Según la investigación, las erupciones volcánicas también han alterado la ubicación de los ciclones tropicales. Por ejemplo, las grandes erupciones del volcán Chichonal en México en 1982 y el Pinatubo en Filipinas en 1991 causaron que la atmósfera del hemisferio norte se enfriara, lo que desplazó la actividad del ciclón tropical hacia el sur durante unos años. El calentamiento del océano se ha reanudado desde 2000, lo que lleva a una mayor actividad de ciclones tropicales en el hemisferio norte.

Este gráfico muestra geográficamente dónde ha aumentado la frecuencia de los ciclones tropicales y dónde disminuido desde 1980 hasta 2018. Según la nueva investigación dirigida por NOAA, el cambio climático ha influido en los lugares donde golpean los ciclones tropicales y los huracanes. Imagen: NOAA.

Este gráfico muestra geográficamente dónde ha aumentado la frecuencia de los ciclones tropicales y dónde disminuido desde 1980 hasta 2018. Según la nueva investigación dirigida por NOAA, el cambio climático ha influido en los lugares donde golpean los ciclones tropicales y los huracanes. Imagen: NOAA.

***

PREVIOUS ARTICLE

Niñas madres