The Economist: Presidencial será entre Anaya y AMLO

Staff/GC
Posted on febrero 23, 2018, 1:40 pm

El consultor político uruguayo Luis Costa Bonino ya planteaba el escenario: la lucha por la Presidencia mexicana estará entre Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador… y le ve más posibilidades al panista.

Para el ex asesor de AMLO en la elección de 2012, el político tabasqueño “es incomparablemente mejor candidato, en términos personales, que sus adversarios. Es mucho más seductor y cercano a las personas que los otros. Pero su estrategia tenía que evitar sólo una cosa: la polarización, y no sólo no lo hizo, sino que la promovió”.

En su cuenta de Twitter ha dado cuenta que la estrategia descalificadora de AMLO hacia los demás políticos polarizaba la elección y no seducía a los indecisos.

López Obrador al rendir protesta como abanderado del derechista Partido Encuentro social.

López Obrador al rendir protesta como abanderado del derechista Partido Encuentro social.

“Si AMLO tuviera una estrategia, impondría un juego de tres donde él sería el tercio mayor y ganaría. Pero como ni él ni su campaña pueden con su identidad y su condición, polarizan y eligen ser la casi mitad más pequeña. Con lo cual van a perder la elección”, escribió en Twitter el 18 de febrero.

Ahora, The Economist coincide en que la lucha por la Presidencia será entre Ricardo Anaya, candidato del Frente por México (conformada por el PAN, PRD y PT), y Andrés Manuel López Obrador, abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia (conformada por Morena, PT y PES).

A José Antonio Meade, candidato de la alianza Todos por México (que agrupa al PRI, PVEM y Panal) lo descarta como un activo que derive en un cambio significativo del régimen.

“Anaya ofrece la mejor esperanza de derrotar a AMLO”, señala el artículo del periodista Michael Reid, quien firma como “Bello”. “Sólo tiene 38 años. De cabello corto y anteojos, parece un fanático de la escuela. Es un polemista y un operador político formidable”.

José Meade llenó el Foro Sol, pero está viendo la campaña en la retaguardia.

José Meade llenó el Foro Sol, pero está viendo la campaña en la retaguardia.

Asegura que Anaya tiene las agallas para desafiar tanto a Andrés Manuel López Obrador (a quien califica de populista mesiánico), como a la maquinaria política residual del gobernante PRI.

“Ricardo Anaya es tan osado como despiadadamente ambicioso. Tras haber forjado una coalición de su propio PAN conservador y dos pequeños conjuntos de centroizquierda, Anaya argumenta que las elecciones presidenciales del 1 de julio son ahora una carrera de dos caballos entre él y AMLO, el favorito de muchos años. Varias encuestas de opinión apoyan esa opinión”, dice el artículo.

La pregunta que se cernirá sobre México durante los próximos cuatro meses, agrega, es si en su ascenso a codazos de Anaya, que le ha creado demasiados enemigos, podrá unir a la dispar mayoría a la que no le gusta AMLO y así ganar la Presidencia.

Añade que los mexicanos nunca antes habían querido tanto el cambio, y destaca la impopularidad de la administración priista encabezada por Enrique Peña Nieto.

“Aunque ha logrado importantes reformas en educación y en energía, ha fracasado en combatir la violencia, el crimen y la corrupción, así como en mejorar la economía, temas que importan más al público”, señala, aunque considera que cuando el PAN gobernó México, de 2000 a 2012, los blanquiazules no lo hicieron mejor.

Abre la puerta a una nueva derrota electoral de López Obrador, y recuerda que en las elecciones de 2006 y 2012, el político tabasqueño, se presentó como un canalla empeñado en devolver a México a su pasado proteccionista y nacionalista; no obstante, agrega que “sus amigos insisten en que se ha suavizado. Ha hecho acercamientos con la IP y el norte capitalista de México (…). Pero AMLO también ha abierto su tienda de campaña a los aliados de las partes reaccionarias y corporativistas del PRI (a la que pertenecía desde 1976 hasta 1988). Ha hablado de una amnistía para los barones de la droga”.

Anaya durante su protesta como candidato del Frente por México en el Auditorio Nacional.

Anaya durante su protesta como candidato del Frente por México en el Auditorio Nacional.

AMLO promete combatir la corrupción, pero promete recortar los salarios de los altos funcionarios, lo que es una receta para la corrupción; pretende cancelar la construcción del aeropuerto de la Zona Metropolitana del Valle de México y que “revertiría la reforma educativa, que responsabiliza a los docentes por las evaluaciones”, recuerda.

En contraste, expone que Anaya argumenta que para imponer el estado de derecho las instituciones más fuertes son esenciales. “Él quiere que la oficina del Fiscal General, sobre la cual el Presidente tiene influencia, sea completamente autónoma. Lucharía contra las bandas de narcotraficantes con mejor inteligencia”.

Destaca que el candidato del Frente arrebató el control del PAN a rivales más experimentados y supervisó su victoria en varias elecciones para gobernador; que no defiende los errores de los últimos presidentes del PAN pues, finalmente, representa a una coalición.

“Qué tan coherente será esta coalición de conveniencia, es una pregunta abierta.

“La mayor dificultad del Sr. Anaya puede ser que en su búsqueda decidida de la candidatura haya cedido a figuras importantes de su propio partido, empezando por Margarita Zavala, la esposa de un ex presidente, que se postula como independiente. Para ganar, Anaya debe ser un sanador y un luchador”.

***

Leave a Reply

  • (not be published)