#ElPuntoG – INFIELDER – López Obrador y sus Falsas esperanzas

Posted on mayo 29, 2020, 6:26 pm

MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO*

La desesperación y la improvisación no son apropiadas cuando un país está en medio de una pandemia global como la que actualmente vivimos. En este momento la comunicación del Gobierno es clave para que los ciudadanos, cansados por el confinamiento, sigan las instrucciones de los expertos al pie de la letra. Sin embargo, el Gobierno optó por un circo político y anunció un plan de reactivación de una “nueva normalidad” que no tenía objetivos claros; de nada sirvió la presencia de la Secretaria de Economía y del Trabajo, todo fue un penoso espectáculo.

De los 323 municipios libres de contagio que la 4T decidió llamar “de la esperanza”, y quienes iniciarían actividades el 18 de mayo, más del 80 por ciento no reabrieron, pues sus administraciones locales consideraron inviable la reanudación de actividades. De hecho, algunos municipios de San Luis Potosí, Jalisco y Oaxaca presentaron casos de Covid-19, pese a no haber levantado las medidas sanitarias que el Gobierno federal los animaba a hacer. Es decir, al final la esperanza se desvaneció.

De hecho, el anuncio del Gobierno federal y su pésima forma de comunicar la realidad, provocó un relajamiento de la cuarentena en diversas partes del país, particularmente en la Ciudad de México, el epicentro de la pandemia a nivel nacional. El anuncio provocó que la mañana del 18 de mayo algunas oficinas de la capital reanudaran actividades, las personas salieran a hacer ejercicio y los parques lucieran concurridos. No es un hecho menor, es preocupante, pues la capital reporta una ocupación hospitalaria de más del 70%, los contagios rozan los 20 mil y las muertes están por llegar a 2 mil.

Tal fue el grado de confusión entre la ciudadanía que el Gobierno local se vio obligado a anunciar que el desconfinamiento en la Ciudad de México será progresivo y dependerá de la ocupación hospitalaria, e hizo un llamado a los capitalinos a quedarse en casa, al menos hasta el 15 de junio. Pero no debemos olvidar que la administración de Sheinbaum permitió a mediados de marzo la realización de un festival de música multitudinario al que asistieron 70 mil personas, cuando ya había 53 casos de Covid-19 confirmados y 176 sospechosos en el país; incluso un policía que resguardó a los asistentes falleció a inicios del mes de abril.

Además, medios internacionales documentaron que la cifra de fallecimientos en la capital por la pandemia es tres o cuatro veces más grande que lo reportado por las autoridades de salud federales y locales; pese a las descalificaciones del Presidente y de la Secretaría de Salud, la Jefa de Gobierno terminó reconociendo que efectivamente hay más decesos de los reportados.

Pero la desesperación del Presidente es tal que el viernes, día en que se registró la peor cifra de fallecidos en 24 horas, se anunció una condecoración para el personal médico. Un espectáculo mediático que costará 248 millones de pesos que se repartirán entre menos de diez mil personas. Todo esto en medio de la pandemia y cuando tanto los casos nuevos y las muertes se incrementan.

Se equivoca el Presidente, no es momento de celebraciones, sino de atender las necesidades de quienes se están enfrentando al Covid-19, que esos recursos se inviertan en asegurar que tengan equipos de protección. Recordemos que, con cifras actualizadas al 19 de mayo, se han contagiado 11,394 integrantes del personal sanitario, el 20% del total de casos confirmados en el país, de los cuales 149 han fallecido.

Desde el inicio de la pandemia en México, López Obrador se ha empeñado en minimizar los hechos, descalificar a los expertos y vivir una realidad alterna donde todo está bajo control, dándole a los ciudadanos una falsa esperanza de que estamos saliendo de la crisis sanitaria cuando realmente la situación se está agravando. Si el Gobierno federal no pone los pies sobre la tierra, la realidad les explotará en la cara. Al tiempo.

***

MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO

POLÍTICA Y ARTICULISTA

MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO GURZA, actual Secretaria de Asuntos Internacionales del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional, es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Anáhuac del Norte; tiene una Maestría en Gobierno y Políticas Públicas por la Universidad Panamericana, y realizó estudios en Derecho Parlamentario en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, así como de Comunicación y Marketing Político por la Fundación Konrad Adenauer.

Dentro del ámbito político, ha sido Diputada Local en el periodo de 2003 a 2006. En 2007 se convirtió en la primera mujer Presidenta del PAN en el Distrito Federal cargo que desempeñó durante 3 años. De 2009 a 2012 se desempeñó como Diputada Local y Coordinadora del Grupo Parlamentario del PAN en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Ha sido miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, Consejera Nacional y Consejera Regional de su partido.

En el proceso de selección de candidatos en 2012, fue la mujer que obtuvo la más alta votación en la elección de candidatos por el principio de representación proporcional al Senado de la República, por lo que se desempeñó como Senadora en el periodo 2012-2018 donde fue Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, América Latina y el Caribe, Secretaria de la Comisión de la Ciudad de México así como de la Comisión de Desarrollo Metropolitano e integrante de las Comisiones de Derechos Humanos, Cultura y de Movilidad. Además, fue nombrada Vicepresidenta por México ante el Parlamento Latinoamericano.

En medios de comunicación, es comentarista invitada semanalmente en los diarios El Heraldo de México y Publimetro.

***