ERNESTO OSORIO*

Está por concluir 2019 y para la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se plantean tres dilemas que deberá resolver apenas inicie el año nuevo, y en los que deberá ser muy sensata pero, sobre todo, hábil para demostrar que tiene la madurez política que requiere el cargo que hoy ocupa.

Ambulantes

En diciembre del 2018, solo unos días después de que la doctora Sheinbaum asumiera el compromiso de su encargo, el comercio callejero comenzó a regresar paulatinamente a las calles luego de que un grupo de artesanos indígenas se colocaron con sus puestos en el Zócalo para protestar por los lugares otorgados para las romerías de fin de año, autorizadas por la Alcaldía de Cuauhtémoc del morenista Néstor Núñez.

La Secretaría de Gobierno, a través del subsecretario de Programas de Alcaldías y Reordenamiento de la Vía Pública, Avelino Méndez, fue la encargada de instalar mesas de diálogo con los artesanos triquis para convencerlos de levantar sus puestos, pero a un año de iniciar estas pláticas, el problema no solo prevalece, sino que se ha complicado. Calles que los gobiernos de Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera limpiaron en los últimos 12 años vuelven a lucir llenas de puestos. En largos tramos de 5 de mayo, 16 de septiembre, Tacuba, Madero, Palma y hasta en 20 de noviembre, se pueden observar a los ambulantes vendiendo de todo, sin que nadie les diga nada.

El ambulantaje regresó ya al Centro Histórico, y Avelino Méndez ha demostrado, con creces, que el cargo le quedó grande.

Pero más allá de la invasión de espacios prohibidos para el comercio informal y la flagrante violación a la ley que esto significa, existe un problema todavía mayor y que se vincula con la seguridad pública.

Como lo hemos advertido ya en varias ocasiones, la Unión Tepito instaló sus reales en los lugares que por años controlaron dirigentes con los que el Gobierno de la Ciudad negoció en el pasado el retiro de sus agremiados y que hoy están muertos por resistirse a pagar el derecho de piso de 200 pesos diarios por cada uno de sus comerciantes a los miembros de la Unión para dejarlos vender.

El cuadrante que va de Circunvalación hacia a Correo Mayor, y de Corregidora al Eje 1 Norte es un territorio sin ley y en estas calles el comercio callejero se ha desbordado, lo cual permite el contrabando y el tráfico de drogas y de armas a plena luz del día.

El gran dilema para la Jefa de Gobierno es: si se decide a enfrentar al cártel con el auxilio de la Guardia Nacional e impulsar una ley para regular el comercio en vía pública, o en aras de mantener una política de “abrazos y no balazos”, permite que el Centro Histórico vuelva a ser invadido por los puestos que costó más de 12 años retirar.

Violencia de género

Cuando la Jefa de Gobierno comentó a mediados de este año que los grupos feministas que protestaron en ese momento contra de la violencia de género buscaban provocar a su administración para reaccionar reprimiéndolos, le llovieron fuertes críticas que la obligaron a modificar su discurso y demostrar, con hechos, que como gobernante sería una de las principales luchadoras a favor de los derechos a las mujeres.

Aunque tarde, decidió decretar la Alerta de Género en la capital y desde entonces ha dirigido de manera acertada un abanico de políticas públicas a favor de las mujeres y en defensa de sus derechos.

Pero hay un caso particular en el que la opinión pública ha puesto mucha atención y es el feminicidio de Abril Pérez, el cual un juez decidió en una primera instancia procesar como un caso de violencia doméstica por parte el ex esposo de la víctima Juan Carlos García, con lo cual, éste quedó libre.

Aunque mediáticamente el caso se ha manejado como un crimen que pudo ser perpetrado por el ex esposo de Abril, a partir de las evidencias que ella mostró ante el juez durante las primeras audiencias del caso para comprobar que su vida corría peligro, lo cierto es que en la investigación que se inició por las lesiones que le ocasionó Juan Carlos en enero pasado, han salido a relucir graves deficiencias en que incurrió el Ministerio Público y por las cuales el juez decidió que no era necesaria la prisión preventiva del sospechoso.

En este contexto, Juan Carlos García envió una carta a la Jefa de Gobierno en donde enlista todas las pifias cometidas por el Ministerio Público y le confiesa de manera contundente que no fue él quien asesinó a Abril.

El dilema que se plantea para la gobernante capitalina es si aceptará el resultado de una investigación -deficiente desde un inicio- que pudiera demostrar que quizá Juan Carlos García no es el asesino de su ex esposa, o en aras de seguir demostrando su compromiso con la causa de las mujeres defenderá una sentencia condenatoria en contra del implicado, atropellando el debido proceso del implicado, quien ya amenazó con ampararse.

El Congreso

Aunque la Jefa de Gobierno ha sido prudente hasta el momento en su interlocución con el Congreso de la Ciudad de México, dominado por la mayoría morenista, lo cierto es que la fractura que vive ese grupo parlamentario en estos momentos podría perjudicar varios de los proyectos de la administración de Claudia Sheinbaum.

A nadie sorprende que José Luis Rodríguez Díaz de León será quien releve en la coordinación del Grupo Parlamentario a Ricardo Ruiz, pues la mayoría de los legisladores lo apoya luego de que la dupla de Guadalupe Chavira y Rigoberto Salgado perdió a su principal aliado en la Jefatura de Gobierno, el cesado Consejero Jurídico Héctor Villegas.

El gran dilema que tendrá por delante por resolver la doctora Sheinbaum será si para mantener la unidad del grupo parlamentario decide junto con la Secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez, intervenir para mediar una reconciliación entre ambos grupos, o en aras de demostrar una auténtica separación de poderes deja pasar la perredización de Morena en el Congreso, que ya comienza a generar sus propias tribus, como en el pasado le sucedió al partido del sol azteca.

Esperemos sus decisiones.

***

* ERNESTO OSORIO

PERIODISTA

Ernesto Osorio González es fundador y Director editorial de los portales digitales: www.discursoydebate.com y www.gacetaciudadana.com.

Cuenta con 25 años de trayectoria periodística trabajando la fuente política y social de la Ciudad de México.

Su columna “Screwball” se publica en www.gacetaciudadana.com y en El Influyente.

***