Desempolva impermeable y paraguas, ya está la temporada las lluvias

Staff / GC
Posted on mayo 25, 2017, 7:10 pm

El calor se va, vienen las lluvias.

Aunque la temporada de lluvias se adelantó en Yucatán desde hace un mes, este 25 de mayo las autoridades federales se reunieron en Cancún para “dar el banderazo” a la temporada de lluvias y huracanes que finaliza el 30 de noviembre.

La Comisión Nacional del Agua calcula que pueden haber 27 ciclones y entre ellos se pueden formar 8 huracanes de categoría 3 o superior.

Los huracanes se miden con la escala denominada Saffir-Simpson, la cual las divide en 5 categorías según la velocidad de sus vientos y los efectos del oleaje e inundaciones.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador señala que un huracán categoría 1 presenta vientos entre 118 y 153 Kilómetros por hora y provoca daños mínimos, principalmente a árboles, vegetación y casas móviles o remolques que no estén bien sujetos.

Un huracán categoría 2 registra cientos entre 154 y 177 Kilómetros por hora y causa “grandes daños a casas móviles, anuncios y tendido eléctrico expuesto”, además de “destrucción parcial de tejados, puertas y ventanas, pero pocos daños a estructuras y edificios”.

Los huracanes categoría 3 -como los ocho que se esperan en México- ya registran vientos entre 178 y 209 Kilómetros por hora y sus daños son más considerables: derriba anuncios y grandes árboles y causa daños estructuras de los edificios pequeños.

Ejemplo de huracán categoría 3. Imagen: NASA.

Ejemplo de huracán categoría 3. Imagen: NASA.

Además, dice el Ministerio salvadoreño, “las grandes estructuras cerca de las costas son seriamente dañadas por el embate de las olas y los escombros flotantes; los terrenos llanos de 1,65 metros o menos sobre el nivel del mar se inundan hasta más de 13 kilómetros tierra adentro”.

Advierte que es necesaria la evacuación de todos los residentes a lo largo de las zonas costeras.

Los huracanes categoría 4 se desarrollan con vientos de 210 a 250 Kilómetros por hora y sus daños son extremos: árboles, anuncios y casas pequeñas pueden ser arrasados o destruidos.

“Los terrenos llanos de 3,30 metros o menos sobre el nivel del mar se ven inundados hasta 10 kilómetros tierra adentro”, advierte el orgnismo centroamericano y agrega que es necesaria la “evacuación masiva de todos los residentes en un área de unos 500 metros de la costa, y también en terrenos bajos, hasta tres kilómetros tierra adentro”.

Los de categoría 5 presentan vientos de más de 250 Kilómetros por hora y sus daños son calificados de catastróficos por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador, pues hay “daños de gran consideración en los techos de los edificios. Los anuncios y letreros son arrancados y arrastrados por el viento y existe hundimiento total de techos y paredes de residencias pequeñas. Marejadas de 4.29 a 5.94 metros por encima de lo normal”.

Sobre los 27 ciclones que se esperan en México, las autoridades calculan que 16 se desarrollen por Océano Pacífico y 11 por el Atlántico.

De los que se esperan por el Pacífico, “podrían ser”, dijo el titular de la Conagua, Roberto Ramírez de la Parra: 6 tormentas tropicales, 4 huracanes categoría 1 o 2 y 6 huracanes categoría 3 o superior.

En el Atlántico serían: 7 tormentas tropicales, 2 huracanes categoría 1 a 2 y 2 huracanes categoría 3 o mayor.

“Se espera que impacten en el territorio nacional de forma directa entre 3 y 5 ciclones”, dijo el titular de la Conagua. “No se omite señalar que existe un pronóstico del 50 por ciento de que se vuelva a presentar el fenómeno de “El Niño” para el otoño de este año 2017. Si esto sucediera, sería un evento extraordinario que nunca antes se hubiera presentado desde que se tiene registro, y podría ocasionar incremento en la intensidad de los ciclones”.

Aguantar vara

Al evento de “inicio de la temporada de lluvias y ciclones tropicales 2017” también acudió el presidente, Enrique Peña Nieto.

Ahí, el mandatario dijo que debemos “construir una sociedad más resiliente ante los desastres naturales”. Explicó que ello significa “tener mayor capacidad de aguante, de resistir, de sobreponerse; de tener infraestructura construida capaz de aguantar más los embates cada vez mayores de la fuerza de la naturaleza”, así como aumentar nuestra capacidad de respuesta ante una situación de desastre.

“El Estado mexicano está continuamente a prueba, y la tarea nunca está concluida pues siempre habrá un próximo huracán, un volcán con repunte de actividad, o un terremoto latente”, dijo.

Peña aseguró que se han emprendido acciones para disminuir los tiempos de respuesta ante afectaciones a instalaciones estratégicas y servicios básicos en las comunidades.

Por ejemplo, dijo, “a través del Plan MX por primera vez se coordina por un canal único la respuesta de todas las dependencias federales ante desastres. También hemos actualizado y ampliado el Atlas Nacional de Riesgos, y contamos ya con un sólido Sistema Nacional de Alertas”.

Además, continuó, “reforzamos la Red Sísmica Mexicana para medir, generar conocimiento y fortalecer los reglamentos de construcción y sistemas de alerta temprana. Por su parte, el Plan DN3-E que en 2016, dicho sea de paso, cumplió 50 años de labor, y el Plan Marina, coordinan las actividades de auxilio por parte de nuestras Fuerzas Armadas a la población afectada por desastres”.

“No podemos evitar la presencia de fenómenos naturales, pero lo que sí podemos hacer es minimizar los daños al patrimonio de las familias y a la infraestructura económica y social del país”, resaltó.

 

En octubre de 2014, EPN visitó Colima para supervisar las acciones gubernamentales ante los estragos causados por el huracán “Patricia”. Foto: Presidencia de la República.

En octubre de 2014, EPN visitó Colima para supervisar las acciones gubernamentales ante los estragos causados por el huracán “Patricia”. Foto: Presidencia de la República.

 

 

***

Leave a Reply

  • (not be published)