El invierno se aleja

Staff/GC
Posted on mayo 18, 2019, 6:35 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 13 mins

Game of Thrones cierra el telón de sus transmisiones este domingo con su capítulo final y con ello termina una serie que pasará la historia por sus altos niveles de audiencia y por las pasiones expuestas por sus personajes semana a semana durante ocho temporadas y por las pasiones que ha desatado entre sus fans, el mundo del espectáculo, las organizaciones sociales y la academia.

El doctor Ricardo Magaña Figueroa, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) expone con mucho tino que “con Game of Thrones han surgido exégetas, fundamentalistas, fanáticos, conformistas, especialistas, críticos, etcétera, que se indignan, aplauden, se emocionan, se decepcionan y/o debaten en uno u otro sentido de la serie. Lo cierto es que, guste o no, es un gran éxito por el interés ha despertado y espacio que se le está dedicando. Eso, casi ninguna serie”.

El doctor en ciencia política atribuye el éxito de la serie a partir de la obra literaria de George R. R. Martin y agrega los siguientes factores: “en primer lugar es la lucha por un reino con toda las consiguientes intrigas, batallas, asesinatos, traiciones; hay que agregarle una buena dosis de desnudos y sexo, todo ello aderezado con elementos fantásticos. A lo anterior hay que añadirle una gran producción poco común en las series. Cuenta también con personajes entrañables que obtuvieron un gran número de fieles seguidores que lamentaban o se indignaban con su suerte, o se emocionaban con sus triunfos, además de villanos que generaban el odio y de quienes se festejaba su fin.

“Si bien hay otras series que han despertado el interés que se ha reflejado en las redes y se ha desatado una fuerte polémica sobre su resolución, ninguna ha llegado al grado de Juego de Tronos. Esto se debe al interés que despertó la serie, pero también al avance y penetración de las redes como mecanismo de expresión, discusión y crítica de los seguidores y fans”.

Incluso, Game of Thrones ha seducido a grandes personalidades -como a la Reina Isabel II de Inglaterra, quien visitó el estudio de grabación en Irlanda, y recientemente al mariscal de los Empacadores de Green Bay, Aaron Rodgers, quien participó en el capítulo 5 de la última temporada-; provocado el lanzamientos de test de personalidad, y la elaboración de sesudos estudios.

Uno de ellos fue elaborado en 2016 por un docente y un alumno de la Universidad de Macalester para determinar, mediante un análisis matemático, a los verdaderos protagonista de la serie, quienes resultaron ser, en ese entonces, en primer lugar, Tyrion Lannister (Peter Dinklage), seguido por Jon Snow (Kit Harington) y Sansa (Sophie Turner).

Previo al inicio de la última temporada, la Cruz Roja de Australia realizó un estudio para determinar cuál de los personajes había cometido más crímenes de guerra.

Un equipo de voluntarios de la Cruz Roja australiana, expertos en las leyes de la guerra, vieron los 67 episodios de GOT de las primeras 7 temporadas y realizaron un análisis.

Los fanáticos de este fenómeno de la serie de televisión “saben que no hay escasez de horribles crímenes ficticios, desde el uso de dragones hasta la lluvia de disparos contra la gente hasta el reclutamiento de niños soldados.

“Si bien nuestro análisis se asienta en los reinos de la diversión-ficción, las leyes de la guerra son un asunto serio. Todos los días protegen las vidas de las personas que no forman parte del conflicto, o que ya no lo son, incluidos civiles, soldados heridos y prisioneros”, informó la Cruz Roja. “Prohiben actos como torturas y tratos inhumanos; proteger los hospitales, los trabajadores humanitarios y los bienes culturales; y limitar las armas y tácticas para evitar sufrimientos innecesarios. También conocidos como humanitarios internacionales (DIH), están establecidos en los Convenios de Ginebra, que han sido firmados por todos los países de la tierra, y otros tratados internacionales. La Cruz Roja tiene el mandato legal de promover y proteger estas leyes”.

Así, hasta antes del inicio de la última temporada, el “top 5” de criminales de guerra en GOT son, en el número 5: Los Hijos de la Arpía, responsables de la muerte de civiles, prisioneros y heridos de combate, ataque indiscriminado y aniquilamiento de civiles y de esclavizar.

En el cuatro lugar, el Rey de la Noche, que de acuerdo con los parámetros de la Cruz Roja, había cometido 6 violaciones del DIH: esclaviza, usa niños como soldados, mata civiles no involucrados, ataca símbolos religiosos y usa armas incendiarias contra civiles.

El tercer ligar lo ocupó Roose Bolton, quien cometió torturas y violaciones, entre otros crímenes, como violencia sexual, infringir sufrimiento injustificado y asesinato deliberado de prisioneros, heridos y civiles.

El segundo lugar lo ocupó la khaleesi Daenerys Targaryen, quien –de acuerdo con la Cruz Roja, “en su búsqueda incesante por la justicia se ha olvidado de respetar ciertos códigos del Derecho Internacional Humanitario” y le contabilizó 15 crímenes de guerra:

Sus dragones escupiendo fuego han calcinado a más de un inocente (hasta en 6 ocasiones); ejecuta sin juicio, y tortura, ataca civiles y es inmisericorde con los rendidos.

El número 1 fue Ramsay Bolton.

“Era tan malvado que se le echa de menos. Por temporadas, solo se veía la serie para ver cuándo le mataban de una vez”, difundió la BBC.

A él le detectaron tortura y tratos inhumanos; toma de rehenes; homicidio premeditado de quienes están fuera de combate, como soldados heridos o prisioneros; uso de métodos que causan sufrimiento innecesario; violencia sexual, que incluye la violación, la esclavitud sexual, la prostitución forzada y el embarazo forzado y hacer que los civiles que no participan directamente en las hostilidades sean objeto de ataques.

Este mes de mayo, la revista Time, junto con los departamentos de Psicología de la Universidad de Cambridge, Inglaterra; la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, Alemania, emprendieron la elaboración de un estudio diseñado para determinar qué tan alineados se encuentran la personalidad de los encuestados con cada uno de los cinco personajes principales: Cersei, Daenerys, Tyrion, Arya y Jon Snow.

Para la BBC, GOT se ha convertido en todo un fenómeno cultural, pues los espectadores suelen sentirse identificados con los protagonistas de la serie, que abarca género fantástico, terror, videojuegos, intrigas políticas y hasta dramas familiares.

Ricardo Magaña Figueroa descarta aportes artístico de la serie, no obstante destaca la calidad de la producción.

“La búsqueda de locaciones, la escenografía, vestuario, diseño de armas, etcétera, son un ejemplo de ello. Se nota el trabajo de un equipo grande desde la preproducción hasta la posproducción. Los efectos especiales no son normales en una producción de video ya que son más bien de cine por sus costos”, dijo el académico de la UNAM a Gaceta Ciudadana.

El académico también descarta que GOT sea políticamente incorrecta:

“En todo caso, y esto desgraciadamente ya es normal, no faltan grupos determinados que se sientan agredidos o afectados por algunas temáticas o situaciones específicas, como las feministas. Uno de los aspectos a considerar es que se trata de ver desde perspectivas de la actualidad una época medieval, por muy ficticia y hasta fantástica que sea. Hacerlo de otra manera es falsear esa época. Esto resulta evidentemente polémico porque no se puede evitar dejar de lado los problemas, debates y avances de la actualidad, lo que genera una gran sensibilidad sobre aspectos que retrata la serie, como la violencia, violaciones y desigualdad, en un sistema patriarcal propio del medioevo”.

Cuando pasen los créditos finales, quedará una vara alta por superar, aunque Magaña Figueroa confía en que existirán series de semejantes proporciones en el futuro debido a la feroz competencia de las empresas de streaming.

“Estos sistemas son los que realizan las producciones exitosas, ganan premios y poco a poco se van enfrentando a la industria del cine después de haber derrotado a la televisión. En su guerra por los suscriptores van a invertir más en diferentes tipos de producciones.

“El éxito de Juego de tronos se manifiesta claramente en las nuevas formas de ver los episodios y que no se habían dado en el pasado. Por ejemplo, hay bares y restaurantes que promueven las ‘jornadas temáticas’ para ver el capítulo como si fuera un partido destacado de futbol o una pelea de box de campeonato del mundo, el programa se convierte en ‘trending topic’ durante y después de su transmisión, al terminar el episodio se publican resúmenes y críticas en los sitios especializados o no de internet, que incluyen hasta los portales de diarios como el New York Times o El País, aparecen decenas de memes para apoyar o criticar lo sucedido en el capítulo en específico, se utilizan los personajes o sus acciones para criticar los acontecimientos de su país, los inconformes con el desarrollo de la historia hacen sus propias versiones de lo que debería haber pasado o debería pasar, circulan decenas de ‘teorías’ en las que se especula sobre el origen o fin de los personajes, etcétera. Es decir, las reacciones y pasiones que genera la serie son de proporciones mayúsculas y los diferentes medios buscan aprovecharlas para ganar seguidores. Algo así no se había visto de esa manera en una serie, en realidad era más de algunas películas. Por todo ello, Juego de tronos está constituido como un fenómeno mediático”.

***

Leave a Reply

  • (not be published)