Houston, tenemos un problema…

Staff/GC
Posted on enero 17, 2020, 8:58 pm

El escándalo por los métodos ilegales para robar señales desatado por los Astros de Houston se ha convertido en un tsunami que, hasta ahora, ha repercutido en tres organizaciones de beisbol, ha activado la guadaña contra cuatro altos directivos de la gran carpa; dañó la reputación del equipo texano y ha causado un daño significativo al juego.

El sitio de periodismo deportivo The Athletic destapó la cloaca.

Los periodistas Ken Rosenthal y Evan Drellich publicaron en noviembre de 2019 que los Astros de Houston robaron señales durante sus juegos de local en la temporada 2017 con la ayuda de una cámara colocada en el jardín central conectada a un monitor que se colocó en los escalones de su caseta en el Minute Maid Park. Empleados y jugadores de losAstros observaban la pantalla durante el juego e intentaban decodificar las señales. Cuando creían que habían descifrado las señales, lo comunicarían al bateador mediante un ruido fuerte, específicamente, golpeando un bote de basura que se encontraba en el túnel. Normalmente, los golpes significarían que se avecinaba una bola rompiente o un cambio de velocidad.

El pitcher Mike Fiers, quien actualmente es lanzador de los Atléticos de Oakland, fue parte de la organización de los Astros en 2017, año que ganaron la Serie Mundial.

Él y otros cuatro testigos dijeron a Rosenthal y Drellich que durante esa temporada, los Astros robaron carteles durante los juegos en casa en tiempo real con la ayuda de una cámara colocada en el jardín.

Fiers transmitió a sus equipos posteriores, Tigres de Detroit y los Atléticos, lo que los Astros estaban haciendo.

“Sólo quiero que el juego se limpie un poco porque hay muchachos que están perdiendo sus trabajos porque van allí sin saberlo”, dijo Fiers a los periodistas de The Ethñetic. “Los muchachos son golpeados en las primeras entradas del juego, y luego son vencidos”

Dos fuentes dijeron a los periodistas que el uso del sistema de los Astros se extendió a los playoffs de 2017. Otra fuente negó rotundamente eso, diciendo que el sistema terminó antes de la postemporada.

La actividad de los Astros se convirtió en una acción violatoria de las reglas de las Grandes Ligas de Beisbol (MLB, por sus sigla en inglés).

“Las Regulaciones de las Grandes Ligas de Beisbol… prohíben el uso de equipos electrónicos durante los juegos y establecen que no se pueden usar dichos equipos con el fin de robar señales o transmitir información diseñada para darle una ventaja al club”, difundió el comisionado Robert Manfred en un comunicado de 2017, luego de que la MLB investigara a los Medias Rojas de Boston por el uso de equipos electrónicos contra los Yankees.

Investigación del Comisionado

El reportaje de The Athletic derivó en una investigación del Comisionado de la MLB, quien concluyó que, efectivamente, personal de la sala de revisión de video de los Astros usaron la transmisión del juego en vivo desde la cámara colocada en el jardín central del Minute Maid Park para decodificar y transmitir las secuencias de señales de los equipos rivales para utilizarlos cuando un corredor de los Astros estuviera en segunda base.

“Una vez que se decodificó la secuencia de signos, un elemento de la sala de revisión de reproducción de video actuaría como un ‘correo’ para transmitir la información al dugout, y una persona en el dugout notificaría a los jugadores o señalaría la secuencia de signos al corredor en segunda base”, dice la declaración difundida por la oficina del Comisionado.

El Departamento de Investigaciones (DOI) de la MLB entrevistó a 68 testigos, incluidos 23 jugadores actuales y anteriores de los Astros, revisó más de 70,00 correos electrónicos, comunicaciones Slack, mensajes de texto, videoclips y fotografías.

El Comisionado reveló que el entonces coach Alex Cora, al principio de la temporada 2017, llamaba a la sala de revisión de repetición para obtener la información de las señales.

“Aproximadamente dos meses después de la temporada 2017, un grupo de jugadores, incluido Carlos Beltrán, discutió que el equipo podría mejorar decodificando las señales de los equipos oponentes y comunicando las señales al bateador. Cora arregló que un técnico de la sala de video instalara un monitor que mostrara la imagen de la cámara colocada en el jardín central.

“Uno o más jugadores vieron la transmisión en vivo de la cámara del jardín central en el monitor, y después de decodificar la señal, un jugador golpearía un bote de basura cercano con un bate para comunicar el tipo de lanzamiento. (Los testigos explicaron que inicialmente experimentaron con la comunicación de la información del letrero aplaudiendo, silbando o gritando, pero que finalmente determinaron que golpear un bote de basura era el método preferido de comunicación). En general, uno o dos golpes correspondieron a ciertos lanzamientos, mientras que ningún golpe correspondió a una bola rápida”, reveló el Comisionado.

De acuerdo con la investigación, personal de la sala de revisión continuó durante parte de la temporada 2018 decodificando carteles utilizando las imágenes que les abastecía la cámara colocada en el jardín central , aunque en algún momento de la temporada abandonaron esa actividad debido a que los jugadores ya no creían que fuera efectivo.

Repercusiones

En Astros de Houston, Medias Rojas de Boston y Mets de Nueva York ha repercutido la investigación del Comisionado de la MLB y, hasta ahora, cinco miembros de esas organizaciones han sufrido las consecuencias de sus actos u omisiones.

La sanción impuesta a los Astros consiste en que perderá sus selecciones regulares de primera y segunda ronda en los drafts en 2020 y 2021.

“En la medida en que el club no tenga una selección regular de primera o segunda ronda en ninguno de esos años por la operación del Acuerdo Básico o las Reglas de las Grandes Ligas, el Club perderá la selección aplicable en el próximo Draft de Jugadores de Primer Año en el que posee tal selección. Para mayor claridad, el Club perderá dos selecciones regulares de primera ronda y dos selecciones regulares de segunda ronda en total.

“El club pagará a mi oficina una multa de $5 millones de dólares, que es la multa más alta permitida según la Constitución de las Grandes Ligas”, señala.

Rob Manfred informó que aunque el gerente general de los Astros Jeff Luhnow negara tener conocimiento sobre las actividades que de espionaje que se desarrollaban en el campo, existe evidencia documental y testimonial que indica que el gerente de los Astros tenía algún conocimiento, pero no le prestó mucha atención.

El Comisionado responsabilizó a Luhnow por la conducta del club.

“Es el trabajo del Gerente General estar al tanto de las actividades de su personal y jugadores, y asegurarse de que esas actividades cumplan con los estándares de conducta establecidos por el Club y las reglas de MLB. A pesar de su conocimiento del incidente de los Medias Rojas en septiembre de 2017, y de recibir mi memorando del 15 de septiembre de 2017 y el memorando de Joe Torre de marzo de 2018, Luhnow no tomó las medidas adecuadas para garantizar que su Club cumpliera con las reglas”.

Respecto al manager Andrew Jay Hinch, el informe del Comisionado establece que no ideó el esquema de golpes ni participó en él.

“Sin embargo, Hinch admite que no lo detuvo y no notificó a los jugadores ni a Cora que lo desaprobaba, incluso después de que los Medias Rojas fueron disciplinados en septiembre de 2017.

“Como la persona responsable de administrar a sus jugadores y entrenadores, simplemente no hay justificación para que Hinch no actuara. Si Hinch no estaba seguro de cómo manejar la situación, era su responsabilidad señalar el problema a Luhnow. Hinch expresó mucha contrición tanto a mí como a mis investigadores por permitir que la conducta continuara. Aunque aprecio el remordimiento de Hinch, debo responsabilizarlo por la conducta de su equipo, particularmente porque tenía pleno conocimiento de la conducta y decidió permitir que continuara durante la postemporada 2017”, difundió el Comisionado.

Respecto del coach Alex Cora, informa que el pelotero boricua participó en el desarrollo del esquema de golpes y en la utilización de la sala de revisión de repetición para decodificar y transmitir las señales.

El nombre del ex asistente del gerente general de los Astros Brandon Taubman también tiene su lugar en la trama.

Taubman fue despedido de los Astros en octubre de 2019 luego de una conducta inapropiada hacia tres periodistas tras ganar la serie de campeonato de la Liga Americana.

“El 15 de noviembre de 2019, le dije a Taubman que lo colocarían en la lista no elegible hasta que finalice esta investigación de robo de señales. Mis investigadores entrevistaron a Taubman con respecto a las acusaciones de robo de señales y, al igual que Luhnow, negó tener conocimiento tanto del esquema de golpes como del uso de la sala de revisión de repetición para transmitir señales”.

Sin temblarle la mano

El comisionado Rob Manfred informó que Jeff Luhnow será suspendido sin pago por el periodo que comienza el 13 de enero de 2020 y termina el día siguiente a la finalización de la Serie Mundial 2020.

“Durante el periodo de su suspensión, Luhnow tiene prohibido realizar servicios o realizar negocios en nombre de los Astros o de cualquier otro club de Grandes Ligas. Luhnow no debe estar presente en ninguna instalación de Major League, Minor League o Spring Training, incluidos los estadios, y no puede viajar con o en nombre del Club”.

AJ Hinch también estará suspendido en el mismo periodo y al castigo, igual al de Luhnow, le agrega que si se descubre que Hinch se involucra en futuras violaciones materiales de las Reglas de las Grandes Ligas, se lo colocará en la lista permanentemente no elegible.

“Basado en su conducta inapropiada en la sede del club el 19 de octubre de 2019, Brandon Taubman no será elegible para realizar servicios en nombre de ningún Club de Grandes Ligas, ya sea como empleado o contratista independiente, hasta el día siguiente a la finalización del 2020 World Serie, momento en el cual será elegible para solicitarme la reinstalación. Si se descubre que Taubman se involucra en futuras violaciones materiales de las Reglas de las Grandes Ligas, se lo colocará en la lista permanentemente no elegible”, señala el Comisionado.

Luego de la suspensiones de Luhnow y Hinch anunciadas por el Comisionado, el dueño de los Astros, Jim Crane, los despidió de la organización.

“Tengo estándares más altos para la ciudad y la franquicia, y voy más allá de la penalización de MLB”, dijo Crane. “Necesitamos avanzar con una pizarra limpia, y los Astros se convertirán en una organización más fuerte debido a esto. Puede estar seguro de que siempre haremos lo correcto y que esto no volverá a ocurrir”.

La investigación de Manfred “no reveló absolutamente ninguna evidencia” de que Crane estuviese consciente de la conducta del equipo.

Mea Culpa

El lunes por la noche, Hinch emitió una declaración propia.

“Como líder y gerente de Grandes Ligas, es mi responsabilidad liderar a los jugadores y al personal con integridad que represente el juego de la mejor manera posible”, dijo Hinch en parte de su declaración. “Si bien la evidencia demostró constantemente que no aprobé ni participé en las prácticas de robo de señales, no pude detenerlos y lo siento profundamente.

“Pido disculpas al Sr. Crane por todas las reflexiones negativas que esto pueda haber tenido sobre él y la organización de los Astros. Pido disculpas a todos por nuestros errores, pero estoy seguro de que aprenderemos de ello, y personalmente me comprometo a trabajar incansablemente para asegurarme de que ocurra.

“Agradezco el inquebrantable compromiso del comisionado Manfred de defender los mejores intereses del beisbol. Lamento estar vinculado con estos eventos, estoy decepcionado de las acciones de nuestro equipo durante el mencionado periodo y acepto la decisión del comisionado”, dijo Hinch.

En Boston, los Medias Rojas anunciaron el martes que decidieron prescindir de los servicios del dirigente Alex Cora, quien fungió como manager del club durante las últimas dos temporadas. El puertorriqueño condujo a Boston al título de Serie Mundial en el 2018.

Cora, coach de los Astros en 2017, fue separado de la organización luego de que fuera mencionado en el reporte del Comisionado sobre el sistema de robo ilegal de señas de Houston en la campaña de 2017.

En Nueva York, los Mets y Carlos Beltrán acordaron cortar vínculos, anunció el club, después de que Beltrán también fuera mencionado como uno de los protagonistas del robo de señales.

Beltrán había sido nombrado manager de los Mets en noviembre.

“Ésta no fue una decisión fácil”, dijo en un comunicado el gerente general del equipo de Nueva York, Brodie Van Wegenen. “Tomando en cuenta las circunstancias, se volvió evidente para todas las partes involucradas que no era del interés de nadie que Carlos continuara como Manager de los Mets de Nueva York. Carlos fue honesto y franco con nosotros”.

Tras la separación, Beltrán admitió que se equivocó en su proceder en Houston.

“A lo largo de mis 20 años en el béisbol, siempre me he enorgullecido de ser un líder y de hacer las cosas de la manera correcta y, en esta situación, fallé. Como un jugador veterano en el equipo, debí haber reconocido la gravedad del asunto y lamento profundamente las acciones que se tomaron. Estoy muy arrepentido”.

Aún Hay Más

De acuerdo con la investigación del Comisionado, aún existen expediente abierto. La sospecha ahora recae en los Medias Rojas de Boston.

“Cora participó en el desarrollo del esquema de golpes y en la utilización de la sala de revisión de repetición para decodificar y transmitir señales. Cora participó en ambos esquemas y, a través de su participación activa, condonó implícitamente la conducta de los jugadores (de Houston). Retendré la determinación del nivel apropiado de disciplina para Cora hasta después de que el DOI complete su investigación de las acusaciones de que los Medias Rojas participaron en el robo de señales en 2018 mientras Cora era el manager”, señala el Comisionado.

El reportaje de Ken Rosenthal y Evan Drellich apunta a que las acciones de los Astros no serían exclusivas del club texano.

Los periodistas señalaron que una persona de los Astros calificó el robo electrónico de señales como “generalizado”, y se sorprendió de que no hubiera salido más información antes.

***