La reactivación es un volado

Staff/GC
Posted on mayo 22, 2020, 10:41 pm

La reactivación de las actividades cotidianas de ciudadanos y empresas en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México es una moneda lanzada al aire.

Supeditado al número personas afectadas por la covid-19 que ingresen cada día a los hospitales, el proyecto para reactivar las tareas económicas y sociales prevé una transición lenta de la cuarentena a las actividades a partir del 1 de junio.

Con base en el Semáforo Epidemiológico Diario -que contiene cuatro colores: rojo, naranja, amarillo y verde- se realizará la reactivación escalonada de las operaciones laborales, gubernamentales, espacio público, transporte y educación.

“No es el fin del confinamiento”, establece el proyecto gubernamental. Actualmente, la Ciudad de México se encuentra en el estatus rojo del semáforo, sólo pueden realizarse actividades esenciales y se estima que se mantenga así hasta el 15 de junio.

El Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, ha explicado que el semáforo en rojo marca la etapa de máximo contagio, y solamente se pueden realizar actividades esenciales, y detalló que al pasar al color naranja, la fase será de alto riesgo y podrán abrir algunas actividades no esenciales, como manufactureras, comercios de venta de alimentos, servicios de hospedajes, centros y plazas comerciales, las cuales podrán desarrollarse con un aforo máximo de 30 por ciento.

El semáforo en amarillo, añadió, marcará la fase de riesgo intermedio, y podrán reiniciar los servicios profesionales de mantenimiento, talleres mecánicos, salones de belleza, lavanderías y servicios al público en general, que no sean de entretenimiento, y aclaró que estas actividades y las de la fase naranja podrán funcionar con un aforo máximo de 60%.

“En resumen, la fase roja, sólo actividades esenciales; en la naranja, manufactura y comercio con un aforo máximo del 30 por ciento; en la amarilla, se suman las actividades de servicios y se incrementa el aforo al 60 por ciento, y en la fase verde, todas las actividades, incluidas las de entretenimiento”, señaló el Gobernador mexiquense.

Las actividades que actualmente se llevan a cabo en la fase roja son  servicios de salud y de asistencia social; abarrotes, tiendas de autoservicio y productos de cuidado a la salud; logística y servicios de transporte; manejo de residuos, servicios funerarios; bancos y se agregaron construcción, venta de bicicletas y producción de cerveza con su cadenas de producción.

Las actividades que se podrán realizar cuando el “semáforo” esté en naranja son, entre otras: restaurantes (al 30% de su capacidad); comercio de productos no esenciales en micronegocios y pequeños negocios (menos de

30 empleados); hoteles (al 30% de su capacidad), notarías y bufetes de abogados; trámites y servicios de gobierno; eventos deportivos sin público para ser televisados, previa prueba con resultado negativo de los participantes; cines y teatros (al 50% de su capacidad), servicios religiosos (al 30% de su capacidad), trabajadoras/es del hogar, espacios públicos: parques al 30% de su capacidad.

Actividades Amarillas: restaurantes (al 60% de su capacidad), hoteles (al 60% de su capacidad), tiendas departamentales (al 60% de su capacidad), asociaciones y organizaciones civiles y políticas (al 60% de su capacidad), cines y teatros (al 60% de su capacidad), peluquerías y estéticas, corporativos y oficinas de servicios privados, oficinas gubernamentales, servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos al 60% de su capacidad de aforo), parques y explanadas al 60% de su capacidad.

Y finalmente, hasta que el semáforo esté en verde podrán activarse los gimnasios, antros y bares.

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, destacó el color del semáforo dependerá de la tendencia y ocupación hospitalaria que se registre en la capital del país, en coordinación con los municipios conurbados del Estado de México.

“Se sobreponen los colores (de semáforos) porque esta no es una ciencia exacta y depende mucho del comportamiento responsable que tengamos en la ciudad de todos los habitantes y al mismo tiempo, de cómo se va comportando la capacidad hospitalaria. Entonces hasta el 15 de junio es esta situación, pero probablemente del 15 al 30 de junio puedan entrar el naranja y también algunas actividades del amarillo, en julio, en agosto y en septiembre”, explicó.

También, dijo, que a partir del 1 de junio se contempla abrir -con un porcentaje menor a la capacidad- diversos parques y espacios públicos, para salir a caminar o desarrollar actividades físicas con sana distancia y contribuir generar una mejor salud mental de los habitantes en la metrópoli.

“Hasta el 15 de junio estamos estimando que sigue el semáforo rojo y las actividades educativas no inician en junio. Y estamos esperando, de acuerdo al comportamiento de la hospitalización, que probablemente inicien hasta agosto”, afirmó Sheinbaum.

***