Los protectores se volvieron asesinos

Por KEVIN RUIZ
Posted on enero 25, 2018, 7:00 am

El 13 de octubre de 2014 elementos de la Marina y del grupo operativo Hércules Matamoros, desaparecieron y ejecutaron a cuatro personas, tres estadounidenses y un mexicano, en el ejido Los Cuervos, en Matamoros, Tamaulipas.

Los hermanos estadounidenses, José Ángel, de 21 años de edad y Alejandro, de 22 años, salieron del domicilio de su padre, ubicado en el poblado de Control, en Matamoros, a bordo de dos camionetas, para encontrarse con su hermana Érica, de 26 años, quien se encontraba en compañía de un mexicano (José Guadalupe, de 32 años, se dijo en su momento que era su novio) en las cercanías del Puente Internacional de Comercio Lucio Blanco, mejor conocido como Puente Internacional “Los Indios”.

Se dirigían hacia Progreso, Texas, donde se encontraba su casa.

Vidal Francisco Soberón durante la entrega de la primera fase del Centro de Entrenamiento Avanzado de la Armada de México en el Estado de México en marzo de 2017.

Vidal Francisco Soberón durante la entrega de la primera fase del Centro de Entrenamiento Avanzado de la Armada de México en el Estado de México en marzo de 2017.

Una vez se hubieron encontrado, las cuatro personas intercambiaron continuaron su camino. Se encontraban entonces en las inmediaciones del Puente Internacional “Los Indios”.

Bajo el puente, que comunica con los Estados Unidos, elementos de la Secretaría de Marina (Semar), que encabeza Vidal Francisco Soberón, y de la Policía Federal, a cargo del comisionado general Manelich Castilla, mantenían un retén.

Las cuatro personas avanzaron en tres vehículos.

Sin ningún motivo, marinos y federales abordaron los tres carros, los bajaron, una revisión, rutina, pues.

Dos camionetas blancas pick up, con más elementos de la Marina y del grupo Hércules (conformado en aquel año a petición de la alcaldesa de Matamoros) se detuvieron.

No había orden de aprehensión alguna, ni los habían encontrado en fragancia de algún delito. Entonces los elementos subieron a la mujer en una de las camionetas blancas, los tres hombres fueron maniatados y asegurados.

Avanzaron en caravana como si fueran cuatro delincuentes peligrosos, las tres camionetas resguardadas iba atrás. Los desaparecieron.

Francisco Javier García Cabeza de Vaca, quien asumió la gubernatura de Tamaulipas en 2016, durante la entrega de vehículos Sand Cat para la Policía Estatal en noviembre de 2017.

Francisco Javier García Cabeza de Vaca, quien asumió la gubernatura de Tamaulipas en 2016, durante la entrega de vehículos Sand Cat para la Policía Estatal en noviembre de 2017.

Sin saber la ubicación de sus hijos, el padre de éstos comenzó la búsqueda en la PGR, Procuraduría del Estado, en instalaciones de la misma Marina y de la Secretaría de la Defensa Nacional. No encontró respuesta alguna más que la negación de los elementos y, carajo, el tiempo seguía transcurriendo.

Todas las corporaciones de seguridad que operaban en ese momento por la región negaron la participación en la detención y desaparición.

Los días 16 y 17 de octubre de 2014, el padre interpuso un juicio de amparo en contra de las incomunicaciones de sus hijos y puso una denuncia de hechos ante un Ministerio Público.

Nada, ni una mínima pista del paradero.

Mientras transitaba por las inmediaciones del Puente Internacional de “Los Indios”, se dio cuenta de que en el estacionamiento 2 con giro aduanero, estaban estacionadas las tres camionetas. Pidió explicaciones a los servidores, quienes aseguraron que dos personas las había llevado y que uno de ellos solicitó el trámite para regularizarlas.

Todos los testimonios fueron recabados por visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y ratificados con las investigaciones ministeriales.

Aquel 13 de octubre de 2014, aproximadamente entre las 11:30 y 12:00 horas, los tres hermanos y su acompañante se estacionaron a una distancia de 30 metros de un comercio en el cruce con la carretera Valle Hermoso, cercano al puente de “Los Indios”. Luego fueron detenidos arbitrariamente.

Renato Sales durante la Sesión Extraordinaria de la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal, celebrada en Monterrey, Nuevo León, en agosto de 2016.

Renato Sales durante la Sesión Extraordinaria de la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal, celebrada en Monterrey, Nuevo León, en agosto de 2016.

Dieciséis días después, el 29 de octubre, fueron encontrados los cuerpos en el ejido Los Cuervos, Matamoros, ejecutados con disparos de arma de fuego en la cabeza.

La identidad de los cuerpos se corroboró con pruebas genéticas de ADN. Las necropsias realizadas establecieron que la causa de la muerte fue “traumatismo craneoencefálico, con fractura de cráneo secundario a herida producida por proyectil disparado por arma de fuego”. Los habían sido ejecutados en un lapso de 2 a 4 semanas anteriores a su localización.

La Procuraduría estatal informó entonces que los cuerpos de los jóvenes estaban quemados, con impactos de arma de fuego en la cabeza y en avanzado estado de descomposición.

Personal de la CNDH recabó toda la información de los hechos el 5 de noviembre de ese año.

Encontró que “la detención arbitraria de las víctimas, perpetrada por servidores públicos y la negativa de las autoridades que se haya llevado a cabo la detención, configuran los elementos del hecho violatorio de la desaparición forzada de las cuatro personas.

“De igual manera, las características, objetos y forma en que fueron encontrados los cuerpos de las víctimas, resulta de gran importancia para concluir que la última vez que se les vio con vida, fue en el momento en que fueron privados de la libertad por miembros de la Secretaría de Marina y del Grupo Hércules, lo que indiciariamente los hace responsables de su desaparición”.

La CNDH señaló que cuenta con los elementos que les permite determinar las violaciones de los derechos humanos a la libertad, integridad y seguridad personal, principalmente al derecho a la vida; así como la responsabilidad de los elementos navales, del Grupo Hércules y de la Policía Federal, quienes presenciaron la detención.

Presentación del Grupo Hércules

Presentación del Grupo Hércules

La Comisión emitió la recomendación 77/2017 por el caso de la detención arbitraria, desaparición forzada y ejecución arbitraria en agravio de las cuatro personas en el poblado de Control, Matamoros, Tamaulipas, dirigida al Secretario de Marina, Vidal Francisco Soberón; asimismo al gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca; al Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia y al presidente municipal de Matamoros.

La recomendación fue notificada a los funcionarios públicos y en el caso específico del Gobernador de Tamaulipas, la Comisión solicitó las propuestas contenidas en el Informe Especial de la Comisión Nacional de Los Derechos Humanos sobre desaparición forzada de personas y fosas clandestinas en México.

Dicha recomendación es emitida cuando apenas ha sido presentada a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, una controversia por la Ley de Seguridad Interior, que da las facultades a elementos de las Fuerzas Armadas para que realicen funciones de seguridad pública, defendida, entre tantos otros, por el Almirante Vidal Francisco Soberón.

***

Leave a Reply

  • (not be published)