“Me obligaban a reclutar gente y pedir dinero para los porros”

Por. KEVIN RUIZ
Posted on septiembre 26, 2018, 6:03 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

La reiterada omisión de las autoridades del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel Sur, para hacerle frente al hostigamiento y amenazas hacia los alumnos por parte del grupo de porros GES (Grupo Estudiantil Sur), liderados por Alberto Zayd (a) “Junior”, orilló a la estudiante de quinto semestre, Artemisa “N” a romper el silencio y recurrir al Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva.

En una carta remitida el pasado 4 de septiembre al Gobierno de la Ciudad de México, la mamá de esta alumna detalla cómo un simple cruce de palabras de bienvenida de parte de un grupo de jóvenes a los estudiantes de nuevo ingreso, los hace involuntariamente miembros del grupo de porros que domina este Colegio.

En el CCH-Sur se vive el terror porril, ante la omisa atención de las autoridades. Foto: Gaceta Ciudadana

 

En la misiva se narran las peripecias que los alumnos deben librar para evitar los hostigamientos y amenazas del GES, pero también la frustración que les genera el rechazo de los alumnos de otros planteles por atreverse a denunciar la operación de este grupo y  su forma de “reclutar”, lo cual a su entender, “desprestigia al Colegio.

“(Los porros) les informan que tendrán que reclutar, léase correctamente, reclutar a otros compañeros, o de lo contrario el pago por esta falta será inclemente”, señala la madre de Artemisa N en la carta.

La estudiante, quien gusta de practicar el arte de la charrería, cuenta temerosa a Gaceta Ciudadana su miedo al haber decidido denunciar que en contra de su voluntad, formó parte de dicho grupo, que su novatada fue entrar con ropa al Río Magdalena en la delegación La Magdalena Contreras, mientras un grupo de porros de “antaño”, la amedrentaban con aplicarle descargas eléctricas.

Alberto Zayd “Junior” (a) es quien encabeza a los porros del CCH-Sur. Foto tomada de Facebook

Ella, asegura, fue reclutada cuando una compañera le pidió acompañarla con “unos amigos”. En ese momento se volvió parte del grupo  “Las Haraganas”, un grupo femenil de porros creado por “Junior”, el líder para servirles en distintas actividades.

El jefe capitalino, José Ramón Amieva, detalló hace unas semanas los abusos que grupos porriles cometen contra estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entre los que se encuentran extorsión y hasta tortura.

El mecanismo de control –refirió-inicia cuando piden a los estudiantes cantidades de dinero, que van de 10 hasta 150 pesos para la financiación de fiestas, en las que obligan a los alumnos a consumir alcohol y a estar en contacto con otras sustancias nocivas.

Los estudiantes son sometidos a castigos de todo tipo, por negarse a colaborar con los porros. Foto/Facebook

Dicho modus operandi concuerda con lo relatado para este portal por la estudiante: “Me obligaron a dar  dinero para aniversarios, jersey y para ayudar a otros integrantes del grupo”.

La violencia durante una de las fiestas de GES Grupo Estudiantil Sur, en donde resultó herido uno de los integrantes por arma punzo cortante, generó para los nuevos integrantes una deuda de cinco mil pesos, de acuerdo a lo narrado por Artemisa, quien en ese momento supo que salir de aquel grupo sería difícil.

Desesperada por el hostigamiento y las amenazas, Artemisa contó a su mamá lo que le sucedía, por lo cual ambas acudieron a la Fiscalía Desconcentrada en Investigación de la Procuraduría General de Justicia, en la delegación Coyoacán, a levantar una denuncia en contra del líder de este grupo.

Lo anterior, sólo hizo que  crecieran las amenazas en su contra, físicas, verbales y hasta académicas, pues según la alumna, el “Junior” asegura tener estrecha relación con el profesor, Ricardo Aguilar, secretario particular del director del plantel Sur.

En la carpeta de investigación con número CI-FCY/COY-1/UI-3/C/D/ 03089/08-2018, la madre de Artemisa declara que al acudir al abogado del plantel para denunciar a “Junior” éste les manifestó que “deben denunciar estos hechos porque ellos sólo se hace responsables de lo que ocurre dentro de la escuela y éste sujeto se encuentra fuera de ella”.

La carta dirigida al Jefe de Gobierno sólo logró iniciar una carpeta de investigación en la procuraduría.

Este diario digital solicitó una respuesta por parte del profesor, Ricardo Aguilar, a través de una llamada, mismo que evitó el tema referente al grupo porril del CCH Sur y remitió dirigir cualquier solicitud de información sobre el tema a la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM.

“Tendrías que dirigirte a comunicación social de la UNAM, yo no puedo emitir una posición personal.”

Al preguntarle por la supuesta relación con el grupo de porros, contestó: “Hay un documento donde firman 100 alumnos y 300 padres de familia en donde se comprueba que no tenemos nada que ver, si quiere le acerco a la persona para que se comunique con usted, yo creo que esa información es mucho más valiosa que la de una persona”

Las amenazas prevalecen, las autoridades insisten en su actitud omisa y se deslindan con el ligero argumento de “no me corresponde lo que pase afuera”, mientras tanto, los estudiantes del CCH Sur esperan que algun día el Rector Enrique Graue atienda este llamado de auxilio, al que por cierto, el Gobierno de la Ciudad de México atiende sólo a través de la denuncia presentada por la mamá de Artemisa.

Nosotros, seguiremos al tanto de ellos para seguir alzando la voz, y exigir se imponga el orden y los estudiantes puedan seguir su formación académica. .

 

 

Leave a Reply

  • (not be published)