Agua de las verdes matas, epicentro de la fiesta en Tlaxco

Texto y Fotos: ADRIÁN ARÉVALO/Gaceta Ciudadana Tlaxcala
Posted on agosto 26, 2017, 7:00 am

Tlaxco. El nombre de este municipio tlaxcalteca proviene de la palabra náhuatl tlachco, que se integra con los vocablos tlachtli, que quiere decir “juego de pelota” y co, que denota lugar. De esa forma, Tlaxco significa «en el lugar del juego de pelota».

Sin embargo, cuando Porfirio Díaz inauguró el Palacio Municipal el 28 de enero de 1894, Tlaxco ya se distinguía por sus haciendas pulqueras.

Para 1932, Tlaxco ocupaba el segundo lugar nacional como productor de pulque, pues anualmente su producción era de 8,872,627 litros, mientras que el primer lugar lo ocupaba Calpulalpan con una producción anual de 20,767,500 litros. En la actualidad hay haciendas que producen 4 mil litros a la semana de pulque.

Las artesanías no pueden faltar en la feria.

Las artesanías no pueden faltar en la feria.

Con esos antecedente, en 1956 se inicia la feria regional y apenas en 2015 se convirtió en Pueblo Mágico.

La feria ahorita está en su apogeo. Tlaxco arrancó su fiesta patronal el 19 de agosto y continuará hasta el día 29.

La Feria de Tlaxco contempla 100 eventos artísticos, culturales, musicales, deportivos, ecuestres y de entretenimiento, además de juegos mecánicos y un desfile nocturno con carros alegóricos.

Uno de los eventos importantes en el marco de estas festividades es Feria del Queso, la madera y el pulque.

La festividad es en honor a San Agustín, el santo patrono de la localidad, quien es el santo de “los que buscan a Dios”.

A ella acuden muchos “peregrinos” no precisamente a buscar a Dios, sino al pulque, bebida con gran arraigo y tradición en el estado, “la bebida de los dioses”.

Quizá ahí radica la confusión de miles de “peregrinos”.

La parroquia de San Agustín, el patrono de Tlaxco.

La parroquia de San Agustín, el patrono de Tlaxco.

El pulque se consume en el Altiplano desde hace más de 700 años como alimento y medicina, anteriormente consumida sólo por los nobles, sacerdotes y reyes.

Picardía asociada a la venta de la “bebida de los dioses”.

Picardía asociada a la venta de la “bebida de los dioses”.

En uno de los recintos estamos puro plebeyo, degustando el “agua de las verdes matas” en sus diversas presentaciones: aguamiel, natural -suave, medio y fuerte-, curados de uva, maracuyá, avena, apio, limón, jitomate, fresa, mango, mamey, mazapán… el límite es la imaginación y todos ellos de excelente calidad, dice el sommelier del “dulce tormento”.

La música en vivo acompaña en todo momento a los asistentes, desde la trepidante banda hasta suave trova. Todo el zócalo se convierte en una pista de baile donde gente de todas las edades baila hasta en el kiosco.

Los “matachines” bailan y bailan al sonido del teponaxtle durante los nueve días previos a la fiesta principal.

“Agua de las verdes matas, tú me tumbas, tú me matas, tú me haces andar a gatas”, la frase inspirada en el pulque es aplicada a muchos de los asistentes, “víctimas” de las delicias de productores locales y de Atotonilco, Las Mesas, El Peñón, Santa Rosa, Singuilucan, Villalta, Xochuca, Altzayanca, Chignahuapan, Puebla, y Tula, entre otros.

Tlaxco se ubica en una región montañosa que estuvo habitada por los otomíes desde fines del siglo XIV y es una ciudad con aire porfiriano, un municipio con mucha historia, escenario de batallas con el ejército francés y de revolucionarios.

Ahora la feria del Pulque en Tlaxco permite unir voluntades, entre barbacoa de carnero, de pollo en mixiote, carnitas de puerco, queso de tenate, tlacoyos, tamales de maíz, chile atole, gusanos de maguey, mole de guajolote, quesadillas de flor de calabaza y huitlacoche, gastronomía que da sentido de pertenencia e identidad a los pobladores de este pueblo con magia.

***

Leave a Reply

  • (not be published)