Documenta INEGI deficiencias de cárceles en México.

Por. KEVIN RUIZ
Posted on agosto 01, 2017, 3:11 pm

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) realizó por primera vez la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) en México, con la finalidad de generar información estadística, sobre las condiciones en que los internos en cárceles mexicanas llevan su proceso.

Del mismo modo, busca generar certeza sobre las características sociodemográficas y socioeconómicas, de la población penitenciaria, sus antecedentes jurídico-penales y sus expectativas de salida.

La ENPOL se aplicó a 58 mil internos de todo el país. Foto: SegobCDMX

Para el levantamiento de la ENPOL se visitaron 338 cárceles de los ámbitos, federal, estatal y municipal en las 32 entidades federativas, con lo que se cubrió la totalidad de los centros habitados en el país. El marco muestral fue de 211 mil personas.

Así, de viva voz 58 mil internos contaron las condiciones de reclusión en las que viven, la situación judicial en la que se encuentran, así como los protocolos de actuación policiales que se implementaron durante su detención, y posterior presentación ante las autoridades ministeriales y judiciales.

Más de la mitad de los reclusos encuestados refirieron violencia al momento de su detención. Fuente: ENPOL-INEGI

Más de la mitad de los reclusos encuestados refirieron violencia al momento de su detención. Fuente: ENPOL-INEGI

Los internos compartieron con los encuestadores de INEGI, las carencias no sólo a las que son sometidos dentro de algún centro penitenciario federal o local, sino también la ausencia de los protocolos institucionales por parte de los elementos policiacos durante su internación.

De entre los resultados más relevantes, destacan que, al ser aprehendidos, el 21.5 por ciento contaron que fueron sustraídos de un lugar “privado” sin ninguna orden de detención expedida por un juez, en tanto que el 20 por ciento fue detenido en la calle.

Del mismo modo, siete de cada 10 internos en 2016, sufrieron violencia psicológica al momento de su arresto, seis recibieron alguna agresión física -en su mayoría patadas o puñetazos- y cuatro fueron golpeados con algún objeto.

También señala que seis de diez, fueron incomunicados o aislados durante su arresto y cinco de diez, fueron amenazados por la autoridad con sembrarle cargos falsos.

Los principales cuerpos policiacos que mayor participación tuvieron en los arrestos fueron en orden descendiente, la Policía Ministerial o Judicial con 33.6 por ciento, seguido de la Policía Preventiva, 32.6 y tan sólo el 15 por ciento por autoridades federales.

Al ser presentados ante el MP, los encuestados refieren diversidad de agresiones. Imagen: ENPOL-INEGI

Al ser presentados ante el MP, los encuestados refieren diversidad de agresiones. Imagen: ENPOL-INEGI

Importante de destacar, es también que sólo el 49 por ciento de los internos encuestados, fue presentado ante un Ministerio Público en un lapso de 4 horas o menos; mientras que el 11.8 por ciento fue presentado después de haber transcurrido más de 48 horas.

Además, se estima que, a nivel nacional, sólo seis de cada diez internos fueron informados del motivo por el que se les acusaba, y sólo dos pudieron contactar con un abogado en esta etapa del proceso.

La mayor parte de los jueces, incumplen con el tiempo que marca la ley para dictar sentencias. Imagen: ENPOL-INEGI

La ENPOL señala también que siete de cada diez internos fueron interrogados al llegar a un MP, siete pudieron identificar al Agente que los interrogó; seis pudieron rendir su declaración, cuatro fueron sometidos a presiones por parte de policías para dar otra versión de los hechos y, por si fuera poco, únicamente cuatro de cada diez de los encuestados, dijo que la autoridad “apuntó exactamente lo que dijo”.

A nivel nacional, la mitad de los reos encuestados que rindieron su declaración ante el Ministerio Público se declaró culpable, en tanto que el cuatro por ciento, lo hizo, pero no reconoció los hechos y el uno restante se declaró inocente.

Las vejaciones durante el arresto de los encuestados mostró cifras muy elevadas. Imagen: ENPOL-INEGI

Las vejaciones durante el arresto de los encuestados mostró cifras muy elevadas. Imagen: ENPOL-INEGI

Respecto a las sentencias en firme, ya dictadas, sólo siete de diez encuestados la recibieron en tiempo y forma. De ellos, el 27.5%  obtuvo una condena de 21 años o más; 43.4%  de los encuestados se encuentran en espera de una sentencia desde hace dos o más años, en tanto que el 10.8 por ciento, lleva 6 meses o menos en espera de obtener su sentencia.

Sobre la jurisdicción en la cual cometieron sus delitos, el 84.6 de los encuestados son procesados por delitos del fuero común, mientras que 17.7 fue sentenciada por delitos del fuero federal.

De la población en proceso de obtener sentencia, 68.9 por ciento está recluida por delitos del fuero común, mientras que el 34 por ciento están recluidas por delitos del fuero federal.

 

Vida Intracarcelaria

Una vez dentro de la cárcel, la mitad de los encuestados dijo que recibió algún “bien básico” por parte del Centro Penitenciario, en su mayor parte, refirieron que lo que recibieron fue el uniforme.

Cuatro de cada diez, refirieron haber observado la separación entre internos sentenciados e internos procesados. Esta cifra se ubicó en 47.7% para el caso de Centros Penitenciarios Federales, mientras que para Centros Penitenciarios Estatales y Municipales fue del 44.2 por ciento.

Una vez internados, las actividades deportivas son las de mayor demanda entre la población. Foto: SegobCDMX

Respecto de las actividades que realizan los internos dentro del penal donde siguen su proceso, siete, de cada diez dijo realizar alguna actividad ludica o de divertimento, la mayoría actividades deportivas como atletismo, futbol y basquetbol. El resto, dividió preferencias entre la lectura o alguna actividad artesanal.

Después de los deportes, la lectura es un pasatiempo idóneo para los internos. Imagen: ENPOL-INEGI

Cabe destacar que siete de cada diez entrevistados, dijeron recibir su visita conyugal al menos dos veces a la semana, siendo los hombres quienes más reciben esta visita en una proporción de siete a tres, en relación con la población femenina.

Finalmente, y respecto a la corrupción que se vive al interior de los penales de México, 4 de cada diez encuestados confesaron haber sido víctimas de extorsiones en al menos una de las diferentes etapas de su proceso.

El dato exacto es que de cada mil internos encuestados, 108 confesaron haber sido víctimas de extorsión, la mayor parte, por personal de custodia del mismo penal.

En Centros Penitenciarios Federales, fue de 17 víctimas de extorsión por cada mil internos y en Centros Estatales y Municipales, fue de 119.

Sobre los actos de corrupción perpetrados por los mismos internos, seis de cada diez confesaron haber pagado por exentar el pase de lista, ocho por obtener algún bien o servicio, o bien algún permiso.

7.4 por ciento del total de pagos ilegales para obtener un servicio,  beneficio o permiso al interior del Centro Penitenciario.

Leave a Reply

  • (not be published)