La amenaza está en el aire

Staff/GC
Posted on mayo 05, 2018, 6:40 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

El aire nos amenaza a todos, ya que el 90% de los habitantes del planeta respira aire contaminado; sin embargo, a los más pobres y marginados les toca la peor parte, revela un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha pedido tomar medidas urgentes.

Las estimaciones actualizadas revelan un número alarmante de muertes de 7 millones de personas cada año causadas por la contaminación ambiental (al aire libre) y doméstica.

Más del 90% de las muertes relacionadas con la contaminación del aire se producen en países de ingresos bajos y medios, principalmente en Asia y África, seguida por los países de ingresos bajos y medianos de la región del Mediterráneo Oriental, Europa y América.

Los más pobres y marginados son los más afectados por la contaminación del aire. Foto: OMS/Y. Shimizu.

Los más pobres y marginados son los más afectados por la contaminación del aire. Foto: OMS/Y. Shimizu.

Alrededor de 3,000 millones de personas -más del 40% de la población mundial- todavía no tienen acceso a combustibles y tecnologías de cocina limpios en sus hogares, la principal fuente de contaminación del aire en los hogares.

La OMS ha estado monitoreando la contaminación del aire en los hogares durante más de una década y, aunque la tasa de acceso a combustibles y tecnologías limpias aumenta en todas partes, las mejoras ni siquiera se mantienen al ritmo del crecimiento demográfico en muchas partes del mundo, particularmente en el África subsahariana.

En la Ciudad de México cada vez son menos los días despejados.

En la Ciudad de México cada vez son menos los días despejados.

“La contaminación del aire nos amenaza a todos, pero las personas más pobres y marginadas son las más afectadas”, dice Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. “Es inaceptable que más de 3,000 millones de personas, la mayoría de ellas mujeres y niños, aún inhalen humo mortal todos los días por el uso de estufas y combustibles contaminantes en sus hogares. Si no tomamos medidas urgentes sobre la contaminación del aire, nunca nos acercaremos al logro del desarrollo sostenible “.

La OMS reconoce que la contaminación atmosférica es un factor de riesgo crítico para enfermedades no transmisibles (ENT) y causa un cuarto (24%) de todas las muertes de adultos por enfermedad cardiaca, 25% por infarto, 43% por enfermedad pulmonar obstructiva crónica y 29% de cáncer de pulmón.

Más de 4,300 ciudades en 108 países están ahora incluidas en la base de datos de calidad del aire ambiente de la OMS, lo que la convierte en la base de datos más completa del mundo sobre la contaminación del aire ambiente. Desde 2016, se han agregado más de 1,000 ciudades adicionales a la base de datos de la OMS, lo que demuestra que más países están midiendo y tomando medidas para reducir la contaminación del aire que nunca antes.

“Muchas de las megaciudades del mundo exceden en más de 5 veces los niveles de referencia de calidad del aire de la OMS, representando un riesgo importante para la salud de las personas”, dijo María Neira, directora del Departamento de Salud Pública, Determinantes Sociales y Ambientales de la Salud.

También la contaminación doméstica contribuye al deceso de millones de personas.

También la contaminación doméstica contribuye al deceso de millones de personas.

De acuerdo con la doctora María Neira, muchas de las grandes urbes quintuplican los niveles marcados en las directrices de la OMS sobre calidad ambiental del aire.

“El aumento de las ciudades que registran la contaminación del aire refleja un compromiso con la vigilancia de su calidad”, añade, pero la mayoría de estas observaciones se producen en países con alto nivel de ingresos.

A pesar de los peligrosos niveles de contaminación del aire en la mayor parte del planeta, se empiezan a apreciar avances positivos. Por ejemplo, en tan solo dos años, un proyecto gubernamental en la India ha provisto a 37 millones de mujeres que viven bajo el umbral de pobreza de conectores de gas para que puedan cambiar a una energía más limpia en sus hogares. Por su parte, la Ciudad de México ha aprobado unas normativas de polución de los vehículos más estrictas, que incluyen la prohibición de automóviles que utilizan el diésel en 2025 y el uso de autobuses menos contaminantes.

“Los líderes políticos de todos los niveles del gobierno, incluidos los alcaldes de la ciudad, ahora están comenzando a prestar atención y a tomar medidas”, agrega el Dr. Tedros. “La buena noticia es que estamos viendo más y más gobiernos aumentando los compromisos para monitorear y reducir la contaminación del aire, así como una mayor acción global del sector de la salud y otros sectores como el transporte, la vivienda y la energía”.

Este año, la OMS convocará la primera Conferencia Mundial sobre Contaminación Atmosférica y Salud (30 de octubre – 1 de noviembre de 2018) para reunir a gobiernos y socios en un esfuerzo global por mejorar la calidad del aire y combatir el cambio climático.

Una mujer utiliza cubrebocas para protegerse de la contaminación en China. Foto: Banco Mundial/Curt Carnemark.

Una mujer utiliza cubrebocas para protegerse de la contaminación en China. Foto: Banco Mundial/Curt Carnemark.

***

Leave a Reply

  • (not be published)