Pasea entre la fantasía de Leonora Carrington

Staff/GC
Posted on septiembre 02, 2017, 7:00 am

Catorce esculturas mágicas, y mitológicas, son parte del escenario de Paseo de la Reforma con la exposición de la artista plástica Leonora Carrington, que, a 100 años de su nacimiento, se muestra para disfrute de todo el público.

“Onirismo en bronce” permite percibir la esencia de la obra de Carrington, escritora, pintora y escultora del surrealismo cuyo tránsito en la dualidad sueño-realidad que marcó su producción es el distintivo de este conjunto de 14 piezas.

La figura de Carrington está firmemente enlazada a México y la cultura mexicana, pues, aunque nació en Inglaterra, Leonora optó por nacionalizarse mexicana y en esta ocasión se le rinde un homenaje en esta exposición que permanecerá hasta el 30 de octubre

La obra de la artista surrealista Leonora Carrington, refleja la tradición mística celta, figuras humanas y animales fantásticos que imaginó durante los últimos años de su vida.

Onirismo, define el estado de la subconciencia enla que los sueños, expresan personajes. Foto: GCDMX.

Onirismo, define el estado de la subconciencia enla que los sueños, expresan personajes. Foto: GCDMX.

 

Las últimas obras de la artista del surrealismo Leonora Carrington, fallecida en mayo de 2011, son parte de la colección del arquitecto Alejandro Velasco, quién trabajó con ella durante muchos años, quien en entrevista para la página facebook de Leonora Carrington comentó de la experiencia de vida y artística que esta colaboración le dejó.

¿Cómo fue trabajar con Leonora?

“Fue mágico, porque pude interpretar muchos de sus sueños, sus ideas, y hasta caprichos. Transformarme en sus manos, por decirlo de alguna manera, fue muy bonito”.

¿Qué es lo que caracteriza esta exposición con algunas de sus últimas piezas?

Un gato en la fantasía de la artista. Foto: GCDMX.

Un gato en la fantasía de la artista. Foto: GCDMX.

“Cuando comencé a trabajar con ella usaba mucha expresión, pero no detalle, porque decía que eso debía impregnarlo en sus pinturas. Era un poco de temor de no conocer los materiales, y poco a poco se familiarizó con el bronce y surgieron dudas de cómo se verían, si la pieza le daría el valor y el mensaje que quería. Esto fue una evolución para ella, en una ocasión le pedí que trabajáramos una pieza y si no le gustaba la fundiríamos sin problema, ella me dijo que no podíamos echar a perder eso, no había recursos para tirarlo a la basura, al final el resultado fue favorable y nos adentramos a más detalles. Ella quedó contenta”.

¿Cómo fue el proceso de trabajo para estas piezas?

“De repente llegaba y me platicaba de un dibujo, de algún personaje, me preguntaba si me gustaba, yo la convencía porque a veces ella dudaba de sus propias creaciones, empezábamos el boceto y luego si de primera vista a ella le gustaba, se hacía, si no, la dejaba y esperaba hasta tener otro sueño, otra inspiración. Era formidable porque agarraba un lápiz y generaba de la nada una pieza en minutos, hacíamos lluvia de ideas y logramos algunas de las obras. Ella buscó en su arte una secuencia y era su vicio, su alimento, una necesidad. Para ella no hacer nada era deprimente. Ella separó mucho sus técnicas, no quiso mezclar la escultura con la pintura, decía que hay muchas musas en el aire, había que agarrar algo nuevo y hacerlo. En un día ella dibujó de uno a cuatro personajes”.

Una cabra, muy diferente. Foto tomada del muro de facebook de Miguel A. Mancera.

Una cabra, muy diferente. Foto tomada del muro de facebook de Miguel A. Mancera.

¿Cuáles eran sus piezas favoritas?

“Uno de los cuadros que ella mencionó mucho fue ‘La giganta’ [1950], un personaje que sentía como un protector, dentro del mundo que creó, lo sentía como abrigador, que protegía los bosques, los animales, y fue uno de los que más quiso”.

Onirismo, refiere un estado de la conciencia, caracterizado por alucinaciones o imágenes parecidas a las del sueño que la persona vive con intensidad, y la palabra fue seleccionada para nombrar esta exposición “porque describe mucho a Leonora, a su sentir, en lo que era, fue muy atinado. Creo que a ella le hubiera gustado ver que la gente tuviera su obra al alcance, ella siempre dijo que el mejor observador que podía haber en las exposiciones eran los jóvenes, que si les enseñas el arte, la plástica, les dará por trabajar. Cuando tienen magia en su interior esto les despierta, es ayudarlos a descubrir su talento”, finalizó Alejandro Velasco.

La ubicación de las esculturas en la acera del Museo de Antropología permite el acceso a todos y a todas de manera igualitaria, en la calle, a cielo abierto y es de todas y todos los habitantes y quienes transitan por la ciudad.

Tras inaugurar la exposición, el Jefe de Gobierno capitalino Miguel Ángel Mancera dijo que la muestra, forma parte de una gala de talento,  belleza, imaginación y de símbolos.

Destacó que la obra de la artista se suma a otras exposiciones de talla mundial, como la muestra de Salvador Dalí que recientemente sorprendió a los transeúntes en esta misma avenida y que actualmente «tiene una convocatoria de cultura amplísima con el Museo Tamayo, el Museo de Arte Contemporáneo y con esto que es una galería».

El Jefe de Gobierno agradeció al empresario en Infraestructura Aérea y Marítima, Fernando Chico Pardo, por el apoyo que ha dado a la cultura en la capital del país y su compromiso en las inversiones para el desarrollo nacional, así como el cierre de filas que ha tenido sobre las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Al respecto, el empresario comentó que es un gran beneficio para los capitalinos el acercamiento del arte por medio de estos museos al aire libre.

«Aquí encontramos otra forma de cooperar con su gobierno y si usted nos lo permite, esta exposición será una de muchas por venir en un futuro cercano», expresó.

 

La dualidad realidad-fantasía se muestra en seres mitológicos y reales. Foto: GCDMX

La dualidad realidad-fantasía se muestra en seres mitológicos y reales. Foto: GCDMX

Leave a Reply

  • (not be published)