Tláhuac, ingobernable desastre

Por: CRISTIAN NÚÑEZ
Posted on octubre 02, 2017, 3:59 pm

El sismo del pasado 19 de septiembre, dejo al descubierto varias viviendas inhabitables y la ingobernabilidad que padece desde aquel 22 de julio, en que la Marina Armada de México encabezo un operativo policiaco que terminó con la muerte de Felipe de Jesús Pérez Luna  (a) ‘El Ojos’.

Antes, esta demarcación, una de las más empobrecidas de la capital mexicana, sólo ha sido noticia por el linchamiento de un par de policías federales en 2004, en donde se evidenció la incapacidad de las autoridades para evitar la tragedia; o en el 2012, cuando el mismo culpable de la ejecución de los policías federales por su omisión, fue señalado como el artífice de una obra mal hecha y cobijada por la corrupción. Su nombre, Marcelo Ebrard y su Línea Dorada.

Hoy, el gobierno delegacional, recáe en Rigoberto Salgado del partido Morena, sujeto a proceso de remoción en la Asamblea Legislativa por presuntos vínculos con la organización delictiva que encabezaba ‘El Ojos’.

Las irregularidades en la construcción de viviendas en Tláhuac. Foto: Cristian Núñez/GC

Las irregularidades en la construcción de viviendas en Tláhuac. Foto: Cristian Núñez/GC

Desde que la tierra se sacudió en esta Delegación, no se le ha visto. Nadie sabe que acciones dispuso para atender a la población afectada. Luego de que aparecieron grietas en las calles Gitana, Sirena, Pingüino, Aleta y Camarón, esta última de grandes dimensiones, en la colonia Del Mar comenzaron a reportarse los daños estructurales. Primero, en una fábrica, después en varias viviendas; se rompieron muchas tuberías y los vecinos no saben qué hacer con sus casas porque no les han informado nada desde hace dos semanas.

“La situación es desastrosa, aquí no ha venido nadie a auxiliarnos, no ha venido nadie a ver qué es lo que pasa. Los helicópteros ven solamente la parte de arriba y como no hay edificios ni perdidas en cuestión de vidas, no ven, no han caminado, la problemática que está debajo del suelo”, comentó María Zúñiga, vecina de esta colonia.

Al realizar un recorrido sobre las calles, más de 15 cuadras que están dentro del perímetro de esta colonia presentan graves afectaciones en el pavimento y en las casas, derivadas de enormes grietas que ocasionaron que la tierra se levantara o hundiera en algunos tramos.

Antes esta situación, los vecinos han acordonado los tramos donde la tierra se ha hundido, mientras que las familias que viven en las casas que se encuentran en estos lugares sacan con rapidez sus pertenencias y  por eso “estamos obligados a cerrar nuestras calles porque todas nuestras casas están a punto de colapsarse y las vibraciones de los automóviles, camiones hasta el caminar de las personas provocan que las casas se muevan, con el peligro de un derrumbe más”, señaló María.

A dos semanas del sismo, así lucen las casas en la Colonia Del Mar. Foto. Cristian Núñez/GC.

A dos semanas del sismo, así lucen las casas en la Colonia Del Mar. Foto. Cristian Núñez/GC.

De acuerdo con los vecinos afectados de la delegación Tláhuac, las autoridades de no se han presentado para informarles acerca de su situación o qué hacer, tampoco personal de Protección Civil capitalina ha visitado la colonia para dictaminar si son o no habitables sus casas y ante ello, sólo reciben consejos o puntos de vista de las organizaciones civiles sobre la situación de sus viviendas, sin dejar ningún papel oficial que de fe de algún derrumbe.

“Hasta ahorita han venido distintas personas que solamente nos dan informes, voluntarios, bomberos, hasta topos alemanes y todos ellos sólo nos dan un consejo o punto de vista sobre la situación pero nadie, ninguna autoridad, nos ha dejado un dictamen o número de folio o información sobre dónde podemos acudir para recibir una respuesta de la colonia.

“Si quieres sácale una foto a tu dictamen porque nos vamos a llevar la hoja, no se la van a quedar. Eso nos dijo un Director Responsable de Obra, de una organización civil, de muchas que afortunadamente han venido a ayudarnos, porque ni siquiera son los de Protección Civil de la delegación o de la CDMX”, apuntó Gabriela, otra vecina afectada por el sismo.

María Zúñiga, declaró que el Jefe Delegacional de Tláhuac, Rigoberto Salgado está más preocupado por su futuro político que por el bienestar de la sociedad que habita esta demarcación por su presunta implicación con el crimen organizado y su relación con «El Ojos»

“La delegación ni sus luces y hago un llamado porque el señor está más preocupado por su desafuero, así como al diputado Raymundo Vite, también de Morena con el tema del Ojos, que si hacemos memoria, a ninguno de los dos representantes de esta delegación jamás se le ha visto en la colonia (Del Mar) pero sí para pedir el voto hasta casa por casa al iniciar su campaña, aventando su basura electoral. Esa fue la única vez que lo vimos aquí, desgraciadamente votamos por él y creímos en él.

La gente vive literalmente en la calle pues temen se derrumbe su vivienda. Foto: Cristian Núñez/GC

La gente vive literalmente en la calle pues temen se derrumbe su vivienda. Foto: Cristian Núñez/GC

“Los funcionarios, ellos no saben qué es vivir aquí, qué se siente dormir aquí. Pedimos que no seamos ignorados, no estamos mintiendo, se sigue moviendo el piso, parece que estamos en un sismo constante, no podemos ni dormir. No estamos hablando de unas cuentas vidas, como sucedió en otros lugares de la capital, que lamentablemente así fue, sino que estamos hablando de una colonia entera que se puede hundir, colapsar y llevarse a familias completas y si nos hacen caso podríamos evitar una tragedia aquí”, expresó.

Según los vecinos de la colonia Del Mar, la problemática también está en el suelo al ser una zona fangosa y lacustre de la ciudad, además de las fallas geológicas que se han presentado con mayor eventualidad en los últimos tiempos y temen sobre la posición de sus casas pues  “no sabemos en donde están situadas, por eso necesitamos geofísicos, necesitamos personas que nos vengan a decir cómo está el terreno” se escuchó a lo lejos a Enrique, un voluntario que repartía agua en la colonia.

Los vecinos se organizaron sin asesoría de alguna autoridad para censar sus viviendas. Foto: Cristian Núñez/GC.

Los vecinos se organizaron sin asesoría de alguna autoridad para censar sus viviendas. Foto: Cristian Núñez/GC.

La problemática del drenaje es otro de los temas que no se han atendido en esta demarcación desde antes de que pasara el sismo ya que por las lluvias y los constantes movimientos telúricos de ocasiones pasadas se han fracturado y eso ha ocasionando inundaciones, fugas de agua y eso, para muchos vecinos es una preocupación constante,  una de las causas que hicieron que varias casas se colapsaran.

Los vecinos cerraron calles para evitar el paso de vehículos pesados pues el suelo sigue vibrando. Foto: Cristian Núñez/GC.

Los vecinos cerraron calles para evitar el paso de vehículos pesados pues el suelo sigue vibrando. Foto: Cristian Núñez/GC.

“No queremos que sólo vengan a rellenar las calles, que pasen máquinas y que vengan a hacer lo mismo de siempre, nosotros queremos un estudio completo geofísico, porque es muy fácil rellenar, aplanar si esto va a pasar cada vez que se presente una situación similar a esta, el drenaje tiene fracturas y eso está reblandeciendo más el suelo, a eso agrégale las torrenciales lluvias que estamos viendo.

“Ha sido un sismo emocional que hemos vivido todos, injusto, porque no hemos tenido información concreta, han sido muchas las personas que han venido que sólo desinforman a la colonia, pues no hay ya a quién le podamos creer. Y a mí el miedo que me da es que la propia desinformación y desatención de las autoridades haga que los propios vecinos comiencen a arreglar sus casas, sin saber en dónde estamos parados. Que perdamos la fuerza de la atención”, expresó María Zúñiga, quien acompañó en todo el recorrido a Gaceta Ciudadana.

Por este “sismo emocional”, han muerto dos personas después del terremoto y por el pánico –según los vecinos- por el miedo que este provoco y que las autoridades están provocando al no venir a realizar estudios y evaluaciones sobre las casas, el suelo y la vida de las personas que viven en Tláhuac.

“Nosotros hemos llamado la atención por medios tradicionales y redes sociales pero no ha sido suficiente para que vengan las autoridades competentes  y tan sólo vengan a tomarse la foto, no estamos cerrados y venga quien venga,  más que el rechazo por su incompetencia recibiremos su ayuda, porque realmente la necesitamos” dijo María.

Leave a Reply

  • (not be published)