Ante 2018, una democracia devaluada

Staff/GC
Posted on diciembre 11, 2017, 7:00 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 13 mins

México enfrentará en 2018 las elecciones más competidas de su historia en medio del de la desilusión ciudadana por la democracia, provocada por la corrupción, la crisis económica, la inseguridad, la desigualdad social, los partidos débiles y políticos sin liderazgo que, a su vez, ha derivado en una enorme desconfianza en las instituciones públicas y sus funcionarios y en que el valor del voto sea cada vez más devaluado.

El Latinobarómetro (una encuesta que se elaboró mediante 20,200 entrevistas cara a cara en 18 países entre el 22 de junio y el 28 de agosto 2017) da cuenta del desencanto por la democracia en la región y en México.

“El declive de la democracia se acentúa en 2017, con bajas sistemáticas del apoyo y la satisfacción de la democracia, así como de la percepción de que se gobierna para unos pocos”, señala el estudio difundido a principios de noviembre de este año.

Señala que apenas el 18% está satisfecho por la democracia en México y da cuenta de la pérdida de apoyo a la democracia pasó de un 60% en el año 2002 a 38% en 2017.

“La mayor pérdida se produce en México con 10 puntos porcentuales menos que en 2016 llegando a 38% en 2017”.

Adicional a la crítica al tipo de régimen y a su desempeño –agrega- existe la percepción de que se gobierna para los intereses de unos pocos.

En México el 90% considera que el país está gobernado por unos cuantos grupos de poderosos para su propio beneficio.

“Este indicador aumenta por segundo año consecutivo de 73% en 2016 a 75% en 2017 (en 2015 era 67%). Los gobiernos son crecientemente criticados porque no defienden los intereses de la mayoría”, señala.

En cuanto al sufragio, revela que existe una gran dispersión del valor del voto en la región. Un 64 % cree en el secreto del voto, desde un 80% en Guatemala, seguido de 75% en Ecuador, y 71% en Bolivia, en contraste con sólo un 45% en Venezuela, un 48% en México y un 50% en Honduras.

“La confianza en los partidos políticos es la más baja de la lista de instituciones de la democracia. Sólo un 15% de los latinoamericanos confía en los partidos políticos”, señala el Latinobarómetro.

El país que más confía en los partidos políticos es Uruguay con 25%, y el que menos Brasil con 7%. En México la confianza es del 9%.

Se acuerdo con el estudio, existe una “democracia diabética” que no alarma, con un lento y paulatino declive de múltiples indicadores según el país que, en conjunto, revelan un deterioro sistemático y creciente de las democracias de la región.

Para demócratas, los vikingos

En febrero de este año, el Índice de Democracia de The Economist Intelligence Unit, difundido por el Foro Económico Mundial, daba cuenta que los países nórdicos representaban cuatro de las cinco democracias más sólidas del planeta.

Noruega, Islandia, Suecia y Dinamarca ocuparon los lugares 1, 2, 3, y 5, respectivamente, del índice que mide el estado de la democracia al calificar los procesos electorales y el pluralismo, el estado de las libertades civiles, el funcionamiento del gobierno, la participación política y la cultura política en más de 160 países.

Alertó que, en 2016, 72 países experimentaron una caída en los valores democráticos, superando a los que se volvieron más democráticos en más de 2 a 1.

De acuerdo con el Índice, México experimenta una “democracia defectuosa”. Nuestro país se colocó en el lugar 67 de 167 naciones evaluadas, y fue superado por países como El Salvador (60), Filipinas (50), Lituania (38) y Botswana (27).

El Latinobarómetro señala que, así como se acentúa el desencanto por la democracia, los gobiernos latinoamericanos cada año son menos aprobados.

Lo anterior lo constató el Pew Research Center en septiembre, cinco días antes del sismo del 19S.

En un estudio dio cuenta de las “malas calificaciones” para el presidente Enrique Peña Nieto y los partidos políticos, pues apenas el 28% de los mexicanos expresaba una opinión favorable del Presidente mexicano, menos de la mitad de la que lo apoyó en 2011 (61%).

“La calificación actual marca una caída de 16 puntos porcentuales desde 2015 y una caída de 28 puntos desde la encuesta del Centro de 2012, realizada unos meses antes de ser elegido Presidente.

“Las opiniones del partido político de Peña Nieto han empeorado durante su mandato. Aproximadamente uno de cada cuatro (27%) tiene opiniones favorables del PRI ahora, en comparación con aproximadamente la mitad (49%) en 2013.

“Mientras tanto, las opiniones favorables del PAN centro-derecha mejoraron de 29% en 2015 a 38% en 2017. El partido socialdemócrata PRD también obtuvo apoyo, de 23% en 2015 a 29% en 2017. La izquierda del centro el partido Morena, relativamente recién llegado a la escena política, se ve favorablemente en un 37%”, difundió Pew Research.

De acuerdo con el estudio, la aprobación de EPN sobre temas específicos también disminuyó en los últimos dos años.

El entusiasmo por el Pacto por México se desvaneció y los ciudadanos siguen esperando sus beneficios.

El entusiasmo por el Pacto por México se desvaneció y los ciudadanos siguen esperando sus beneficios.

“Ocho de cada diez mexicanos desaprueban la forma en que está lidiando con la economía, un aumento de 12 puntos desde 2015. Gran parte de los mexicanos también desaprueba la forma en que su Presidente está manejando la corrupción y el crimen”, señala.

Condoleezza Rice, ex asesora en Seguridad Nacional del Presidente de EU George W. Bush, advierte que la corrupción es un problema para la democracia.

“No soy ciudadana mexicana y no me toca juzgar a sus gobernantes. La corrupción es un impuesto a los pobres, es un problema para la democracia y depende de los ciudadanos que la corrupción se quite de abajo hacia arriba o donde se encuentre”, expresó el 28 de noviembre ante estudiantes de la Universidad del Valle de México, campus Coyoacán.

La democracia, dijo a los estudiantes, es la única forma de gobierno donde es posible lograr un cambio en forma pacífica.

“Se tiene el derecho a elegir quien los va a gobernar, pero tienen que salir y hacerlo activamente, tienen que votar, y tienen que votar no sólo por un capricho por lo que se les ocurra ese día, sino con base en la educación de los temas, habiendo escuchado a los candidatos, habiendo tomado una decisión inteligente e informada sobre quien los va a gobernar”, expuso.

Otálora, discurso y realidad

Al rendir su informe de labores ante la Suprema Corte de Justicia el 14 de noviembre, la magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine Otálora Malassis, expuso que la democracia es el único sistema que logra la inclusión de todas las voces y cuerpos; la representación de las agendas, aspiraciones e intereses de la ciudadanía; privilegia la deliberación y la solución pacífica ante las diferencias y las disputas por el poder.

Afirmó que en el Tribunal Electoral están preparados para llevar los procesos electorales del 2018 con firmeza e independencia para impartir justicia que dé certeza a la democracia.

Janine Otálora, en la inauguración de la IX Conferencia Iberoamericana sobre Justicia Electoral, en San Miguel de Allende, Guanajuato, el 8 de noviembre pasado.

Janine Otálora, en la inauguración de la IX Conferencia Iberoamericana sobre Justicia Electoral, en San Miguel de Allende, Guanajuato, el 8 de noviembre pasado.

“Hoy en día, la democracia es receptora de la decepción generada por el actuar de las autoridades públicas. Esto merma la confianza y la participación de la ciudadanía en los procesos electorales. Por ello, es importante distinguir lo que le corresponde al buen gobierno y lo que le corresponde a la democracia.

“Al buen gobierno le compete resolver los conflictos, así como garantizar la seguridad, la libertad y la paz; mientras que las elecciones democráticas son el mecanismo por el que la ciudadanía determina quiénes la representarán en la toma de decisiones; por ello, nos compete contribuir a la integridad de las elecciones.

“Nuestra justicia electoral es el reflejo de quienes la impartimos”, expuso.

Sin embargo, apenas el 29 de noviembre, consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) acusaron a los Magistrados de Tribunal Electoral de favorecer la opacidad en el gasto de los partidos, la simulación e, incluso, de medir con distinta vara a los partidos.

El consejero Ciro Murayama, presidente de la Comisión de Fiscalización, denunció que la Sala Superior del TEPJF confirmó la sanción impuesta por el INE a Morena por 773 mil 260 pesos porque fue extemporánea la respuesta de dicho partido cuando se le requirió la presentación de sus formatos de comprobantes; sin embargo, se revoca para otro actor político (la coalición por un Coahuila Seguro, liderada por el PRI) algo similar.

“Creo que un principio de la impartición de justicia es tener la misma vara para todos los actores y aquí yo veo una diferente. La verdad legal la ha definido el Tribunal, los hechos que observó el INE prácticamente ahí están y permanecen”, dijo.

Sin embargo, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, señaló que el Instituto tiene todos los elementos y los criterios para enfrentar el desafío de la fiscalización de la elección del próximo año.

Añadió que “la buena llegada a puerto de la democracia mexicana en estas elecciones también pasa porque los partidos políticos mejoren su compromiso democrático, que como lo ha enseñado la fiscalización hasta ahora no ha sido, necesariamente, la altura de las expectativas”.

Ciro Murayama entre las consejeras electorales Pamela San Martín y Dania Paola Ravel.

Ciro Murayama entre las consejeras electorales Pamela San Martín y Dania Paola Ravel.

***

Leave a Reply

  • (not be published)