Dictan histórica sentencia a cura pederasta en la CDMX

Por KEVIN RUIZ
Posted on marzo 13, 2018, 8:13 pm

El juzgado 55 en materia penal con sede en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México dictó una pena de 63 años de presión al ex cura Carlos López Valdes por el delito de violación equiparada en contra de un menor.

No obstante, la sentencia sólo podrá ser cumplida por los próximos 40 años, toda vez que en la capital del país, es la máxima pena que puede imponerse a un delincuente.

Los hechos ocurrieron en 1994 y en contra de Jesús Romero Colín, quien desde hace 10 años decidió denunciar ante el Ministerio Público los abusos sexuales que cometió en contra de su persona el sacerdote, ex comulgado ya por el Vaticano.

Carlos López, de 72 años de edad y quien lleva 19 meses en prisión, deberá cumplimentar la pena de acuerdo a la máxima por “violación equiparada” que también involucra a dos obispos en activo, señalados por conocer los abusos y no denunciar.

Jesús Romero Colín (al centro) en conferencia de prensa con sus abogados en el centro Cencos. Foto: Cencos

 

El sacerdote quien lleva ocho años de no fungir como presbítero, fue denunciado hace 10 años por Jesús Romero Colín y en 2016 fue detenido; el hoy sentenciado seguía oficiando misas en la capital y en Morelos, a pesar de haber sido ex comulgado y expulsado de la Iglesia por el Vaticano.

Jesús Romero Colín comentó en conferencia de prensa que esta sentencia sienta un precedente histórico para que otros casos sean resueltos de la misma manera; por su parte, David Peña, uno de los abogados de la víctima e integrante del “Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social”, señaló que esta es la primera sentencia condenatoria contra un cura pederasta.

Otro de los abogados, Luis Ángel Salas, quien también forma parte de la defensa de Romero Colín dijo que tuvieron que durante todos estos años, tuvieron que enfrentarse a una red de protección y complicidades para que el ex sacerdote fuera acusado, detenido y sentenciado, además de que su cliente, familia y amigos, tuvieron que soportar durante una década, diferentes obstáculos y objeciones jurídicas.

De sus 35 años de edad, los últimos diez fueron un calvario para Jesús Romero, quien se enfrentó a todo un aparato de impunidad. Foto: Twitter

La Iglesia de San Judas Tadeo, al norte de la CDMX , donde Jesús conoció a Carlos López Valdés. Foto: CDMX

Durante el proceso, los abogados pudieron sustentar los hechos de su víctima con dos testimonios claves de Obispos en funciones, Jonás Guerrero de Culiacán, Sinaloa, y Marcelino Hernández, obispo de Colima, quienes tuvieron conocimiento de los actos delictivos del sacerdote antes de que se interpusiera la demanda y no hicieron nada por denunciar al religioso ante los tribunales.

Jesús Romero, aseveró que esta sentencia no sólo es simbólica para su proceso y lucha, sino “para que sea un instrumento que permita romper la burbuja de protección e impunidad que hasta hoy mantenían muchos curas pederastas”.

David Peña señaló que el ex procurador capitalino Rodolfo Ríos protegió a sacerdotes criminales pues, dijo, tenía acuerdos e intereses políticos con la jerarquía católica capitalina.

Romero Colín, concedió una entrevista al diario español El País, en el que narra el calvario que tuvo que sortear durante diez años para alcanzar esta histórica sentencia.

“Cuando conocí la sentencia, rompí a llorar. Ni siquiera pensaba en todo lo que me hizo Carlos, sino en el martirio que pasé después por denunciar. El Ministerio Público hizo desaparecer pruebas, me trató mal, me humilló, me citó en vacaciones o intentaba convencerme de que el delito había prescrito”, dijo al rotativo con quien compartió su historia.

En 1994, él tenía 11 años y quería ser misionero. Conoció al padre Carlos López en la Iglesia de San Judas Tadeo y fue invitado para ser acólito. Recuerda que un día el párroco pidió permiso a sus padres para que lo acompañara a su casa en Cuernavaca, Morelos, donde dice fue “manoseado” por López Valdes, hasta obligarlo a hacerle el sexo oral.

Los abusos continuaron durante cinco años, hasta que un día encontró una caja donde guardaba fotografías que le tomaba el párroco mientras dormía desnudo y las intercambiaba con otros sacerdotes.

El Obispo de Culiacán, Sinaloa Jonas Guerrero, está señalado de encubrir y no denunciar los abusos de López Valdes. Foto: Twitter

El obispo de Colima Marcelino Hernández, otro de los implicados. Foto: Twitter

La historia de Jesús Romero, fue retomada para realizar un documental por parte de Alejandra Sánchez Agnus Dei: Cordero de Dios, en el que se narra la historia de abusos, impunidad y arreglos para que López Valdes pudiera seguir gozando de su vida como presbítero, aunque en 2016, le fueron retirados los hábitos luego de que los tribunales eclesiásticos de El Vaticano conoció los detalles de su actividad como pederasta.

En marzo de 2016 Romero intentó hablar con el papa Francisco cuando éste visitó México, pero nunca recibió respuesta de la Nunciatura Apostólica, así que le hizo llegar una carta.

Cuatro meses después, el 19 de julio de ese año, Jesús Romero Colín recibió una respuesta en una carta de puño y letra del pontífice. En ella Francisco le dice:

“Tengo recibida su carta. Con dolor y vergüenza la releí y también con los mismos sentimientos la respondo. Perdón en nombre de la Iglesia, así con sencillez se lo pido. No me sale otra palabra”.

“Rezo por usted y por todos los que pasaron por este martirio. Quiero estar cercano. En usted y en los que han sufrido lo mismo veo la cara de Cristo ultrajada”

La batalla de Jesús y sus abogados, continuó, hasta que el pasado 8 de marzo, finalmente un juez dictó sentencia al párroco violador.

Más recientemente, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina, detuvo al sacerdote Saúl “T”, párroco de la iglesia de la señora de San Juan de Lagos y Cristo del Obrero, en la colonia Buenos Aires, en la delegación Cuauhtémoc, por haber violado a una menor de 12 años, quien había asistido a su clase de catecismo.

Una vez que la madre se marchó del lugar, el sacerdote, mediante engaños, llevó a la niña a la parte trasera del recinto donde tenía su casa y dentro de una recámara, frente al altar de la virgen, abusó sexualmente de ella.

Actualmente se encuentra vinculado a proceso en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente de esta capital, esperando la fecha en que se le dicte sentencia.

El siguiente video, es el documental completo.

Leave a Reply

  • (not be published)