El México bárbaro cabalga en el Valle

Por KEVIN RUIZ
Posted on julio 13, 2017, 11:41 am

Hemos perdido la capacidad de asombro ante la muerte y la violencia.

Cuatro casos atroces, de tantos que suceden en la Ciudad, han dejado ver que habitamos un valle de la muerte, una ciudad de la noche roja, calles que se vuelven titular de la nota policiaca por la mañana.

El México bárbaro destapa las arterías macabras de una de las Ciudades más grandes del mundo. Los habitantes del Valle de México mantienen una fe ciega, un padre nuestro y un ave maría para protegerse al salir de casa…

***

El número 907 de la calle San Bernabé en la colonia San Jerónimo Lídice, en La Magdalena Contreras, se mantuvo sin movimientos hasta las 22:00 horas del 7 de junio. Elementos de Protección Civil de esa demarcación fueron los primero en asistir al llamado de una persona.

Aquella noche a los habitantes de la casa no se les vio mucho, como en otras ocasiones.

Mireya Agraz yacía al lado de sus tres hijos, el niño de 10 años y las gemelas de 8 y 10 años de edad. Al otro extremo sus padres. Minutos atrás, ella proporcionaría un coctel de medicamentos que los llevaría a la muerte.

La escena, terrible y sencilla: recostados sobre una cama matrimonial, tapados, los tres pequeños parecían estar dormidos. Al lado de ellos reposaba una biblia con un crucifijo de madera y un folder con una carta póstuma donde se podía leer: “Si los niños sobreviven, ahí está la pistola con las balas, no los dejen que sufran”. Encima la pistola calibre .25.

El infanticidio había sido planeado; todo estaba calculado, un testamento, un fajo de billetes para gastos funerarios, escrituras y otra carta extensa escrita por Enrique Agraz, abuelo de los niños, lo demostraba.

Apenas unas horas y la noticia estuvo al filo de la navaja de la opinión pública, la información circuló alrededor de una semana y días en todos los medios.

Se dijo que un mes atrás Mireya, la madre de los niños, había perdido la patria potestad.

Un juicio familiar derivó en tragedia en la familia de la colonia San Jerónimo Lídice.

Un juicio familiar derivó en tragedia en la familia de la colonia San Jerónimo Lídice.

El Juzgado 11 de lo familiar concluyó que la hoy occisa tenía antecedentes de trastorno psicológico, así como haber influenciado (alineación parental) en la conducta de los niños para denigrar la interacción con el padre.

El litigio llevaba más de cinco años en proceso, engordando en hojas y pasando por numerables abogados.

Durante ese tiempo, Mireya denunció abuso sexual de Leopoldo, padre de los niños, ante la Fiscalía para la Atención de Delitos Sexuales; ventiló la presunta omisión de las autoridades durante una entrevista en un programa noticioso, frente a la Fiscal Alicia Rosas.

Las denuncias por abuso sexual no fueron sólidas para el Ministerio Público aún cuando fueron entregadas las pruebas psicológicas hechas al niño de 10 años, la famosa prueba Bosty o de Antenas, en donde un muñequito virtual logra que el infante relate el abuso al que fue sometido.

La prueba Bosty ha recibido premios por ser fidedigna y precisa a tal grado de lograr en un par de sesiones lo que otras pruebas psicológicas logran en años, aún así el MP consideró que las pruebas eran insuficientes.

Mireya Agraz actúo para defenderse de todo esto tras perder la tutela de sus hijos.

Todos murieron, excepto la abuela, esperando resoluciones justas. La madre de Mireya no ha proporcionado todavía su declaración.

UN DÍA DESPUÉS…

En el Estado de México se reportó la desaparición de una niña de nombre Valeria en el municipio de Nezahualcóyotl.

Los padres de la menor acudieron al Ministerio Público de esa entidad. Enseguida encontraron un trato hostil por parte de los servidores, argumentando que posiblemente la hoy occisa de 11 años de edad podía estar con su novio.

Valeria viajaba con su padre en una bicicleta cuando una leve llovizna los hizo resguardar. El padre subió a su hija a una vagoneta de la Ruta 40 para verla calles más adelante a donde nunca llegó.

La inmovilidad de las autoridades del Estado de México indignó a ciudadanos y medios. Foto tomada del muro de la comunidad de Facebook Justicia para Valeria – NEZA.

La inmovilidad de las autoridades del Estado de México indignó a ciudadanos y medios. Foto tomada del muro de la comunidad de Facebook Justicia para Valeria – NEZA.

Horas de angustia y desesperación. Autoridades con base en los protocolos, tardaron en emitir la Alerta Amber por desaparición de una menor de edad.

Al día siguiente, 9 de junio, aún con la conmoción por el caso Mireya, el cuerpo de la menor fue encontrado dentro de la combi de la Ruta 40 en la calle la Zandunga de la colonia Benito Juárez en Nezahualcóyotl. El cadáver mostraba huellas de abuso sexual.

La Alerta Amber llegaría un día después, cuando ya no valía la pena.

El 10 de junio, una vez despierto el interés y el acecho de la opinión pública, fue detenido el conductor de la unidad de transporte y principal responsable, José Octavio Sánchez Razo, quien ingresó al Centro de Preventivo y de Readaptación Social Nezahualcóyotl Bordo.

Dos días y tres noches duraría en aquel penal, pues el 15 de junio, a eso de las 5 de la mañana, fue encontrado en su celda colgado de una cuerda. El principal sospechoso del caso yacía muerto por “edema cerebral consecutivo, secundaria a asfixia mecánica en su modalidad de ahorcamiento”, reportó la Fiscalía municipal.

Pasados unos días, el sábado 17 de junio, la Juez de Control de Distrito Judicial en el municipio dio carpetazo al caso.

Últimos tres meses, al mes de mayo, de casos de violación registrados en el Estado de México por la organización Semáforo Delictivo.

Últimos tres meses, al mes de mayo, de casos de violación registrados en el Estado de México por la organización Semáforo Delictivo.

RITUALES, OMISIONES y EURÍPIDES

Los operadores del sistema judicial en nuestro país caen en ritualismos burocráticos por su estricto legalismo, dejan de observar y prevenir a las víctimas, asegura el abogado penalista Gabriel Regino García, quien identifica sociopatía en los casos relatados.

“La sociopatía es un desorden conductual que puede generar que las personas no tengan una percepción normal de los instintos y reglas convencionales de convivencia social, lo que genera que aprovechen determinadas circunstancias que a su entender son propicias para sacar tenciones no controladas”, dice en entrevista con Gaceta Ciudadana.

Diversas manifestaciones se realizaron en Nezahualcóyotl para que se encontrara al culpable del asesinado y violación de la joven.

Diversas manifestaciones se realizaron en Nezahualcóyotl para que se encontrara al culpable del asesinado y violación de la joven.

En su análisis del caso Valeria, señala que en el país no existen mecanismos de control para aquellas personas que están realizando un servicio público como el del transporte.

“Hay empresas que procuran que sus futuros choferes no tengan antecedentes de naturaleza agresiva más que en el tema sexual. Diferentes análisis han demostrado que las mujeres sufren el mayor ataque sexual al utilizar el transporte público y la procuración de justicia hace caso omiso” dice el criminalista.

Para el caso Mireya, detecta otra conducta sociópata además de lo que en psicología forense se denomina Síndrome de Medea, un término que tiene origen en la tragedia griega de Eurípides, quien sufre la muerte de sus hijos por parte de su esposa Medea, sacerdotisa, quien castiga de esa forma la traición de su esposo.

Mireya perdió la custodia de sus hijos.

Mireya perdió la custodia de sus hijos.

“Este síndrome está muy presente en mujeres que se sienten vulneradas, deshechas y desintegradas, cuando la pareja por la que desembocan toda su atención les es infiel o traiciona”, asegura.

Para el abogado, en ambos casos sale a relucir la omisión, la burocracia, el estricto legalismo y un “desaseo” en todo el sistema de procuración de justicia por no tener mecanismos que prevenga conductas sociópatas, una vez que este rasgo patológico es evidente.

CONEXIONES y DESCONEXIONES

Los niños de cinco años apenas experimentan este mundo, juegan y aprenden a desenvolverse.

Para Anthony la primera experiencia con el mundo fue atroz: vivía encadenado, sin ropa, sin comida.

El 27 de junio, en la delegación Gustavo A. Madero, fue rescatado en un operativo realizado gracias a una denuncia anónima entregada al delegado Víctor Hugo Lobo, cuando él se encontraba en un acto protocolario.

El niño permanecía encadenado en un sótano oscuro y con muestras de maltrato en su piel; tenía quemaduras de cigarro y desnutrición.

El padre del pequeño es indocumentado en Estados Unidos; dejó a su hijo en Guerrero y terminó con la familia salvaje de la Gustavo A. Madero.

El padre del pequeño es indocumentado en Estados Unidos; dejó a su hijo en Guerrero y terminó con la familia salvaje de la Gustavo A. Madero.

Fueron detenidos los tíos, Juan Carlos Loaeza y Olivia Castro, quienes declararon que el padre de Anthony les encargó a su hijo y dijeron desconocer las razones del estado del pequeño.

Hasta el momento se sabe que el padre del niño vive como indocumentado en Estados Unidos, que había encargado al menor con su abuela en Guerrero pero luego lo mandaron con sus tíos a la capital del país para que fuera a la escuela.

Anthony nació en Estados Unidos y se encuentra al resguardo de la Procuraduría capitalina.

“Pobres de nosotros”, dice un joven que se detiene a ver un periódico de nota roja que cuelga en un puesto de revistas y se entera de la noticia, para después seguir su camino.

− ¿Existe ya una costumbre ante estos hechos?, preguntamos a una psicóloga, quien accede a opinar sobre estos acontecimientos atroces sin ser mencionada.

− Ya no somos impresionables, vivimos en un tiempo en el que somos sensibles ante casi nada y tomamos estas noticias como algo intrascendente, y mucha culpa la tiene la televisión, los medios, la misma impartición de justicia que no es eficiente.

“Estamos muy conectados con la tecnología, pero muy desconectados con la humanidad. Lamentablemente la sociedad está siendo cada vez más indiferente ante este tipo de casos y son tan recurrentes que por eso ya no lo ven como algo tan atroz”.

− ¿Estamos entrando a una decadencia como sociedad?

− “No es algo a lo que estemos entrando, se vive desde hace muchísimos años, sólo que los estragos ahora son tantos que por eso empezamos a notarlos. Estos casos pueden ser prevenidos, los rasgos psicópatas y sociópatas se detectan a edades tempranas, el problema es no darles atención, por eso se desencadenan crímenes, porque llegan a un punto en el que no tienen dominio sobre sí mismos”.

La organización Semáforo Delictivo señala que el grueso de los homicidios en el país ocurren en el marco de la guerra contra las drogas. El Sistema Nacional de Seguridad Pública reveló que el pasado mes de mayo fue el mes más violento del que se haya tenido registro. Más de 2 mil averiguaciones se iniciaron por homicidio doloso y 100 por secuestro a nivel nacional.

La organización Semáforo Delictivo señala que el grueso de los homicidios en el país ocurren en el marco de la guerra contra las drogas. El Sistema Nacional de Seguridad Pública reveló que el pasado mes de mayo fue el mes más violento del que se haya tenido registro. Más de 2 mil averiguaciones se iniciaron por homicidio doloso y 100 por secuestro a nivel nacional.

***

Leave a Reply

  • (not be published)