En el desamparo, diseños indígenas

Staff/GC
Posted on marzo 02, 2019, 7:01 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 9 mins

El año 2015 fue un año de lucha para la comunidad mixe de Santa María Tlahuitoltepec, luego de que la cantante (y actualmente senadora) Susana Harp denunciara el plagio del diseño de una de las blusas originarias de la comunidad oaxaqueña.

En los primeros días de enero de ese año reconoció un huipil de Tlahui en la tienda Neiman Marcus.

Harp pasó del gusto al disgusto, pues de pensar, primero, que la prestigiosa tienda vendía ropa de su tierra, Oaxaca, terminó descubriendo que el huipil “pertenecía” a la colección primavera-verano de la diseñadora francesa Isabel Marant y para rematar, difundió “la etiqueta decía: ‘Made in India!!!’”.

El caso escaló a tal grado que Fomento Cultural Banamex le dio seguimiento.

La empresa Antik Batik, para quien la diseñadora hizo estas prendas, inició un proceso legal para reclamar la patente del diseño de los bordados, demandando a la diseñadora por argumentar que el diseño le pertenecía, a lo que Isabel Marant respondió que su diseño era “inspirado” en la comunidad de Mixe.

“Este caso es una llamada urgente: el pueblo mexicano debe exigir la creación de un marco legal para proteger los derechos de la marca colectiva de las comunidades artesanales en todo el país”, reclamó Fomento Cultural Banamex.

No obstante, los casos de plagio de diseños de comunidades indígenas se multiplican y los diseños “fusilados” son reproducidos en ropa, cerámica, botellas de bebidas y alimentos que utilizan iconografía sin consentimiento de las comunidades.

En 2016, en Change Org, diseñadores locales y ONG demandaron a la firma Rapsodia frenar el plagio de diseños indígenas.

“Desde hace algunos años hemos visto con preocupación cómo Rapsodia plagia diseños de iconografía y patrones tradicionales que son propiedad intelectual de pueblos indígenas, y sin el consentimiento de los pueblos, sin acuerdos de colaboración, sin remuneración ni reconocimiento, esta marca reproduce esta iconografía y patrones tradicionales en India u otros países en donde la mano de obra es injustamente barata. Las malas prácticas de Rapsodia afectan directamente a los artesanos textiles de nuestro país”, señala la petición firmada por diseñadores, ciudadanos y activistas.

En octubre de 2017 la marca Mango fue acusada de plagiar diseños de Tenangos hidalguenses, así como bordados de Puebla, Oaxaca y Chiapas, y en 2018 Dior utilizó diseños chiapanecos en bolsas y pulseras.

Y a pesar de los esfuerzos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, que en agosto de 2018 impulsó una jornada de trabajo sobre Patrimonio Cultural y Mercado con el propósito de proteger los saberes indígenas ante su comercialización mediante la creación de una Plataforma de Registro de Patrimonio Cultural y Mercado que visibilizaría casos en los que las comunidades sea afectada por la apropiación de su patrimonio cultural, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) alerta que faltan mecanismos de protección efectiva contra empresas nacionales y extranjeras que despojan a pueblos y comunidades indígenas de su patrimonio cultural.

Original y plagio. Fuente: CNDH.

Original y plagio. Fuente: CNDH.

En la Recomendación General 35, la CNDH solicita a los legisladores impulsar y aprueben una ley para la protección del patrimonio cultural inmaterial de pueblos y comunidades indígenas.

“Históricamente se ha distinguido una falta de protección al patrimonio cultural inmaterial. Ello no sólo afecta a los pueblos y comunidades indígenas, también genera un detrimento de la riqueza cultural al poner en riesgo los conocimientos y saberes ancestrales del país. Un pueblo que experimenta el despojo de su patrimonio cultural, es despojado también de su identidad”, reprocha la CNDH en la Recomendación.

Recuerda que empresas nacionales e internacionales de los ramos textil, de la confección de ropa y de la industria alimenticia han despojado a pueblos y comunidades indígenas de nuestro país de su patrimonio cultural inmaterial mediante la apropiación y reproducción indebida, sin autorización previa y sin consentimiento de diseños, patrones, pinturas y dibujos que forman parte de sus costumbres, de su universo simbólico, saberes ancestrales e identidad, lo que evidencia la falta de recursos, instituciones y mecanismos de protección efectiva.

Fuente: Recomendación General 35 sobre la Protección del Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas de la República Mexicana de la CNDH.

Fuente: Recomendación General 35 sobre la Protección del Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas de la República Mexicana de la CNDH.

A pesar de que las entidades federativas han legislado en la materia –señala- el reconocimiento y defensa del patrimonio cultural en el país no se encuentra homologado y el objeto de protección varía de un estado a otro.

Fuente: Recomendación General 35 sobre la Protección del Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas de la República Mexicana de la CNDH.

Fuente: Recomendación General 35 sobre la Protección del Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas de la República Mexicana de la CNDH.

“Actualmente se distingue una falta de armonización legislativa, homologación de conceptos y criterios en los ordenamientos jurídicos federal y estatal, ausencia de coordinación interinstitucional, y de coordinación entre los distintos niveles de gobierno, no hay procedimientos claros y efectivos para la protección del mencionado patrimonio cultural, incumpliendo los artículos 11 y 12 de la “Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial”, señala el organismo.

La Recomendación General 35 sobre la Protección del Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas de la República Mexicana (emitida el 28 de enero pasado) está dirigida al presidente, Andrés Manuel López Obrador, a los Gobernadores y la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, así como al Congreso de la Unión y los Poderes Legislativos de los 32 estados, y a las Presidentas y Presidentes de las Comisiones Estatales de Derechos Humanos.

La recomendación de la CNDH apunta a que derive en procedimientos y mecanismos que permitan la efectiva protección, salvaguarda, preservación integral, desarrollo y promoción de los saberes, valores, artes, dibujos, utensilios, patrones y ceremonias tradicionales ante la actuación de empresas que toman y explotan comercialmente ese patrimonio cultural.

En su investigación, la CNDH obtuvo testimonios de diferentes regiones del país y obtuvo testimonios de mujeres artesanas de Chiapas, Michoacán, Guerrero, Yucatán, Oaxaca y Chiapas, principalmente, que denunciaron la afectación económica que enfrentan como consecuencia de la inadecuada protección de su patrimonio cultural, y tiene conocimiento de los casos de las comunidades afectadas directa e indirectamente de Tenango de Doria, Hidalgo; Aguacatenango, Chiapas; Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca, y Papantla de Olarte, Veracruz.

Fuente: Recomendación General 35 sobre la Protección del Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas de la República Mexicana de la CNDH.

Fuente: Recomendación General 35 sobre la Protección del Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas de la República Mexicana de la CNDH.

***

Leave a Reply

  • (not be published)