Escalando el pico

Staff/GC
Posted on agosto 07, 2020, 10:14 pm

México aún se encuentra en el proceso de alcanzar el pico de la pandemia causada por el Covid-19 debido a la inefectividad de las medidas tomadas para controlar la transmisión.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) aseguró que el pico de la pandemia será en este mes de agosto tanto en México como en otros países de América Latina.

“Esperamos que el pico sea en agosto para que puedan controlar la transmisión del contagio, pero después tienen que ofrecer también sistemas de control después del pico”, informó Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS, quien afirmó que el patrón de transmisión en AL ha sido distinto al ocurrido en Europa.

“En algunos países de Europa como Italia, Alemania o Francia, tuvimos una explosión de casos muy fuerte, pero que con las medidas fuertes de distanciamiento social que fueron adoptadas, esas medidas fueron muy efectivas para lograr, después de 4-6 semanas una tendencia de reducción de casos, lo que configura una primera ola bien identificada.

“En América Latina la transmisión tiene otra dinámica. Las medidas adoptadas fueron importantes para reducir la velocidad de la transmisión, pero no alcanzaron hasta ahora la efectividad en la mayoría de los países para controlar la transmisión y reducir la curva que va bajando hasta tener solamente casos aislados”, dijo el especialista de la OPS.

En la misma sesión virtual sobre Covid-19 del 4 de agosto, la directora de la OPS, Clarissa Etienne, informó que, al 3 de agosto, la región de las Américas contabiliza 9.7 millones de casos, más de 365 mil muertes y los números continúan aumentando.

La Directora informó que casi todos los países de Mesoamérica están presenciando picos en los casos de Covid-19, y muchos países luchan por manejar los picos. En todo el Caribe, agregó, los países han logrado controlar sus brotes iniciales, pero la mayoría ha registrado nuevos casos.

“América Latina se enfrenta a una paradoja de salud pública: muchos países están reportando un número récord de nuevas infecciones, una clara señal de que el virus aún se está propagando rápidamente; sin embargo, existe una creciente presión para abrir las economías y las escuelas y continuar con la vida como siempre”, señaló Etienne. “Covid-19 no desaparecerá pronto. Esta pandemia es una realidad a la que debemos adaptarnos, continuando implementando activamente medidas para controlar el virus y utilizando datos sobre la propagación del virus y el estado de nuestros sistemas de salud para calibrar nuestras acciones”.

Agregó que la pandemia tampoco es el único problema de salud que enfrenta la región, pues existen “señales de advertencia del impacto devastador que la pandemia ha tenido en otras enfermedades”.

Los servicios de salud, abundó la Directora, están siendo interrumpidos en los países de las Américas a medida que los trabajadores de salud son redirigidos para atender a los pacientes con Covid-19, las personas dudan en buscar atención de rutina debido al temor a las infecciones y a las cadenas de suministro mundiales.

“Sin médicos y enfermeras disponibles para ofrecer otros servicios esenciales en el primer nivel de atención, incluida la atención relacionada con el embarazo y el manejo de afecciones crónicas como diabetes o enfermedades infecciosas como el VIH, la tuberculosis y la malaria, estos servicios se ven gravemente afectados o peor aún, se detuvo por completo”.

En 27 países, se detuvo la mitad de los programas de diabetes e hipertensión a nivel de atención primaria, según una encuesta, y las visitas relacionadas con el embarazo se redujeron en un 40%. Hoy, 11 países de las Américas tienen menos de tres meses de suministro de antirretrovirales. “Si no se reponen pronto, las personas que viven con el VIH pueden tener que interrumpir su tratamiento. Quedarse sin estos suministros simplemente no es una opción, dijo.

Los últimos datos sobre estimaciones de cobertura de vacunas en 2019 muestran que mejoras como la expansión de la vacuna contra el VPH a 106 países y una mayor protección para los niños contra más enfermedades están en peligro de decaer.

Por ejemplo, cifras recientes de la Organización Mundial de la Salud apuntan a una caída sustancial en el número de niños que completan tres dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina. Se trata de la primera vez en 28 años que el mundo podría ver una reducción en la cobertura de esa inmunización.

Debido a la pandemia, al menos 30 campañas de vacunación contra el sarampión han sido canceladas o corren el riesgo de ser canceladas, lo que podría provocar nuevos brotes en 2021 y los años siguientes.

Según una nueva encuesta de UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y la organización Gavi, realizada en colaboración con los Centros para el Control de Enfermedades de los EE. UU., el Instituto de Vacunas Sabin y la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, tres cuartos de los 82 países que respondieron informaron interrupciones en sus programas de inmunización a partir de mayo de 2020 relacionadas con COVID-19.

***