Femicidios, México bajo el escrutinio internacional

Staff/GC
Posted on febrero 14, 2020, 9:30 pm

Las representaciones en México de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres), de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) y de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), todas ellas agencias que participan en la Iniciativa Spotlight para prevenir y eliminar el feminicidio, condenaron enérgicamente el feminicidio de Ingrid Escamilla y de las demás mujeres y niñas que han sido asesinadas en México por razones de género.

Mediante un comunicado difundido desde Ginebra, las agencias firmantes exhortaron a las autoridades mexicanas a investigar el feminicidio de Ingrid Escamilla con perspectiva de derechos humanos y de género, con un entendimiento amplio de la dignidad de la víctima y tomando como referencia el “Protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género (femicidio/feminicidio)” y la Sentencia de la Suprema Corte de Justicia en el caso de Mariana Lima Buendía. Esto incluye investigar la filtración de las imágenes e información del caso y sancionar a quienes resulten responsables.

El exhorto también alcanzó a los medios de comunicación mexicanos, para que se abstengan de difundir contenidos que revictimicen, estereotipen, discriminen y estigmaticen a las mujeres y niñas, como lo son imágenes explícitas de sus cuerpos violentados que vulneran su privacidad y dignidad, titulares que sugieran que la violencia sufrida es por su propia responsabilidad o que minimicen o justifiquen de alguna manera los actos cometidos en su contra.

“La difusión cotidiana de información sin perspectiva de derechos humanos y de género contribuye a la perpetuación de los estereotipos de género y la normalización y justificación de las diversas formas de violencia que se ejercen contra millones de mujeres, niñas y adolescentes en México”, señala el documento que fue dirigido al gobierno de México.

Las agencias firmantes recordaron que existe un marco jurídico nacional e internacional que obliga al Estado mexicano a elaborar estrategias para eliminar los estereotipos discriminatorios contra las mujeres en los medios de comunicación.

En este sentido, en las Observaciones finales sobre el noveno informe periódico de México (julio 2018), el Comité sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) externó su preocupación sobre la normalización de la violencia contra las mujeres en la mayoría de los medios de comunicación, por lo que le recomienda al Estado mexicano una estrategia de formación de profesionales para alentar una cobertura informativa que tenga en cuenta las cuestiones de género.

El exhorto de la ONU, se enmarca en un contexto de incremento de la violencia de género que se vive en el país, y en medio de un descontento generalizado por la frivolidad con la que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha tomado los casos más recientes de feminicidio.

Tan sólo de enero a septiembre de 2019, dos mil 833 mujeres fueron asesinadas en el país, aunque sólo el 25 por ciento de esas muertes se investigó como feminicidio (el resto fue tratado como homicidios dolosos), según estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Pese a la frialdad estadística, en días recientes despertó un rechazo generalizado la propuesta del Fiscal General Alejandro Gertz de eliminar del Código Penal el delito de feminicidio y modificar el marco normativo para clasificar como agravante del delito de homicidio, cuando éste fuera cometido contra una mujer.

El debate alcanzó al Presidente de la República, quien de inmediato rechazó la sugerencia del Fiscal, y ha reaccionado molesto en dos ocasiones durante su conferencia matutina, a los cuestionamientos sobre la forma en que el gobierno está combatiendo este flagelo.

“Ese es otro tema, ahorita estamos hablando del avión”, dijo con tono de enfado el primer mandatario, cuando fue interrumpido en la explicación que hizo sobre la forma en que será vendido el avión presidencial, para que explicara a fondo la postura de su administración respecto a la violencia de género que vive el país.

Esta actitud, volvió a sacar a las mujeres a las calles y el pasado viernes, diversos grupos de feministas realizaron marchas y protestas para exigir al gobierno castigo a los responsables del feminicidio de Ingrid Escamilla y un alto a la violencia de género en planteles escolares de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ingrid, Abril y Elena

En los últimos tres meses, la sociedad mexicana se ha estremecido por la violencia con la que se han perpetrado ataques a estas tres mujeres. De ellas, sólo una está viva, Elena, quien sobrevivió a un ataque con ácido del que fue víctima. Las otras dos mujeres murieron: una a tiros- enfrente de sus hijos- en calles de Coyoacán; la otra, desollada en un departamento de la Gustavo A. Madero.

Los tres casos coinciden en que los presuntos autores tanto materiales como intelectuales, fueron, o eran al momento de la agresión, parejas sentimentales de las mujeres.

Por la muerte de Abril aún no hay detenidos; por la agresión con ácido a la oaxaqueña María Elena están detenidas dos personas, presuntos autores materiales del ataque (el señalado de ser el intelectual está prófugo); hoy, por el feminicidio de Ingrid, Francisco “N” fue vinculado a proceso tras ser acusado de asesinarla y desollarla.

Ingrid Escamilla

Entre la noche del sábado 8 y la madrugada del domingo 9 de febrero, a Ingrid, de 25 años, la asesinó su pareja sentimental, según la confesión del hombre, quien detalló que, para tratar de ocultar su crimen, aventó restos del cuerpo a la taza del baño, después de haberla desollado.

De acuerdo con su testimonio, Francisco “N”, originario de Puebla, mató a Ingrid, menor que él, tras una discusión que sostuvieron, luego de que ella le reclamara por llegar ebrio a su casa.

Abril, acribillada frente a sus hijos

El 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Abril fue asesinada en calles de la Ciudad de México.

Dos sujetos, hasta el momento desconocidos, le dispararon desde una motocicleta mientras la mujer circulaba en un vehículo sobre Circuito Interior Churubusco, mientras estaba acompañada de dos de sus hijos, de 16 y 14 años de edad

Según el testimonio de la familia de Abril, ésta luchó contra la violencia infligida por su esposo, y quien es señalado de ser el autor intelectual del crimen, durante muchos años.

El mismo año de su asesinato, Abril fue atacada con un bate por su esposo y por la gravedad de las heridas tuvo que ser hospitalizada. Al salir, acusó al hombre de intento de asesinato, en la modalidad de feminicidio, y así logró que a su agresor se le interpusiera prisión preventiva, como medida cautelar.

Sin embargo, en septiembre, un juez reclasificó el delito como violencia intrafamiliar y lesiones, lo que permitió que el hombre saliera libre. Dos meses después, Abril fue asesinada.

Ácido, el odio hacia María Elena

De 26 años de edad, el 10 de septiembre la saxofonista María Elena fue atacada con ácido por un sujeto que ingresó a su casa y le roció la sustancia corrosiva sobre su cuerpo.

Al ataque está ligado, como presunto autor intelectual, un exdiputado quien fuera pareja sentimental de la joven. Hasta el momento, el también empresario Juan Vera Carrizal está prófugo de la justicia, y a quien se le acusa de ejercer violencia contra María Elena cuando formaban una pareja.

Según el testimonio de la hermana de la saxofonista, ésta manifestó, durante los primeros días de su hospitalización, que le habían truncado sus sueños, que no sabía para qué vivir, que mejor la hubieran matado a dejarla así, con las marcas sobre su rostro y cuerpo.

Feminicidio en México

Los hallazgos proporcionados por autoridades y recopilados por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, revelan que las mujeres víctimas de feminicidio en México fueron objeto de actos crueles y degradantes, al momento de ser asesinadas.

“Sus cuerpos demuestran que una gran mayoría de ellas fueron golpeadas con objetos contusos, también sufrieron violencia sexual y quemaduras, fueron desmembradas, amordazadas, descuartizadas, asfixiadas, cortadas con objetos punzo-cortantes como cuchillos y desarmadores; otras más fueron asesinadas con armas de fuego”, detalla en su más reciente reporte el Observatorio.