Lince dona proyecto para clínica en Sierra Occidental

Staff/GC
Posted on marzo 02, 2019, 7:24 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

A partir de un proyecto arquitectónico que integra ecotecnias y que fue donado por Fernanda Curiel, estudiante de arquitectura de la Universidad del Valle de México Campus Zapopan, la Asociación Médico Humanitaria Guimedic iniciará la construcción de la primera clínica en la Sierra Madre Occidental.

Desde 2002, la asociación Guimedic, fundada por Carolina Zuheill Candelario, ha llevado atención médica a comunidades en extrema pobreza a través de clínicas móviles, con el propósito de lograr un sistema de cobertura en salud que garantice el acceso a comunidades marginadas en los estados de Jalisco, Nayarit, Sonora, Michoacán y Chiapas.

En 2017, Candelario Rosales, recibió el premio Here For Good que otorga Laureate International Universities por brindar atención médica para la prevención y detección temprana de enfermedades en comunidades indígenas en extrema pobreza.

El premio Here For Good, reconoce cada año dos proyectos de estudiantes, graduados o profesores de la red de Laureate a nivel mundial que tengan la característica de lograr un impacto social positivo excepcional en su comunidad.

Guimedic actualmente cuenta con una red de más de 1,200 voluntarios, entre ellos 20 especialistas médicos quienes han brindado atención a más de 55 mil personas en los estados de Jalisco, Nayarit, Sonora, Michoacán y Chiapas.

Ante el proyecto de construir una nueva clínica en la comunidad Huichol de Zapote de Picacho en Nayarit, la Dra. Candelario logró el apoyo de la estudiante de Arquitectura, quien conoció el trabajo que realizan los más de 1200 médicos y voluntarios en Guimedic y fue testigo de que el espacio de salud más cercano a esta zona, se encuentra a 12 horas aproximadamente.

“Uno de los retos para llegar a Zapote de Picacho es el traslado: son 3 horas en automóvil, 40 minutos en lancha y media hora caminando”, señaló Fernanda Curiel.

Carolina Candelario expuso que la proyección es que el centro de salud brinde atención de segundo nivel, es decir, que pueda realizar cirugías menores y ampliar la atención médica 24/7; para ello, se considerará contar con un helipuerto en una zona cercana.

Fernanda Curiel, por su parte, explicó que el proyecto arquitectónico se basa en la integración de ecotecnias; para el suministro eléctrico se colocarán paneles solares, mientras que para el drenaje se construirá una fosa séptica. Respecto al sistema hidráulico, considera un sistema de captación de agua pluvial, además se conectará a la red de agua que existe alrededor de Zapote de Picacho en donde pasa el rio Santiago para asegurar el suministro de agua durante todo el año.

La edificación se llevará a cabo en un terreno de mil 20 metros cuadrados donado por ejidatarios de Zapote Picacho. Dada la dificultad para llegar a esta comunidad, la propuesta integró la utilización de materiales de la región, como el adobe; mientras que para la construcción del techo se utilizará casetón de poliestireno, nervaduras, concreto y varilla, estos materiales se trasladarán en lancha, que es como lo hacen actualmente los pobladores de la región.

Por otro lado, la estudiante de arquitectura explicó que debido a las altas temperaturas que se registran en la zona, se utilizará ventilación cruzada lo que generará que las corrientes de aire fluyan dentro del centro de salud.

La clínica contará con sala de espera, recepción, vestíbulo, sanitarios al público, área administrativa, tres consultorios de medicina general, un consultorio de nutrición, un consultorio de psicología, un consultorio dental, cuatro dormitorios y cocina comedor para los médicos voluntarios.

El proyecto se planea concluir en diciembre del 2019. En la obra participarán alrededor de 100 personas; 4 arquitectos, un ingeniero civil y pobladores voluntarios para el levantamiento de la edificación; los recursos se obtendrán a través de crowfunding, fondeo colectivo o donación del sector privado.

***

Leave a Reply

  • (not be published)