Navidad, pesadilla para automovilistas

Staff/GC
Posted on diciembre 14, 2019, 1:47 am

Cada día, en la Zona Metropolitana del Valle de México se realizan 34.56 millones de viajes, de los cuales 7.29 millones son en transporte privado y 15.57 millones en transporte público y si se le agrega que en la Ciudad de México existen 5 millones 471 mil autos el resultado es un coctel que incluye horas pico borradas (a cualquier hora, en cualquier parte de la metrópoli, el ciudadano puede enfrentarse a un cuello de botella); traslados lentos que pueden durar hasta tres horas; desplazamientos a 15 kilómetros por hora, o 6 k/h en horas de mayor saturación, y riesgos serios para la salud emocional de la ciudadanía.

Y en Navidad se pone peor.

El maratón Guadalupe-Reyes no es un mito. Las arterias viales dan cuenta que el maratón ya arrancó. Se nota en el incremento de viajes, vialidades saturadas, ciudadanos estresados.

El diagnóstico de movilidad en la Ciudad de México, elaborado por la última Legislatura de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, calculó que el número de vehículos de transporte privado, dada su longitud promedio, ocupan un total de 4,880 kilómetros de longitud; “prácticamente, la mitad del meridiano terrestre”.

Ahora imagina esa enorme flota de vehículos en el maratón Guadalupe-Reyes.

El diagnóstico de la Asamblea Legislativa advierte que los automóviles que circulan diariamente en la capital utilizan el 85% del espacio vial ocupado y el Transporte público el restante 15%.

La aplicación de movilidad Waze advierte que en temporada navideña se registra un incremento del congestionamiento vehicular de hasta 50% en las inmediaciones de centros comerciales.

“Sin embargo, los conductores y vías que más sufrieron fueron aquellos aledaños a zonas restauranteras, aumentando el tráfico en un 55%, contrario a al ánimo fiestero y nocturno, los atascos se presentaron mayormente de las 9 de la mañana y hasta la 1 de la tarde. Los aeropuertos no se salvaron y registraron entre las 11:00 am y las 3: 00 pm el mayor aumento de automóviles; finalmente, las iglesias tuvieron una afluencia de un 14% mayor por todos aquellos devotos”, señala un reporte de Waze del 2016.

“Si se contempla el número de viajes en los que se utiliza cada uno de los modos de transporte, se puede obtener una razón de eficiencia en cuanto a viajeros–uso de espacio. En este sentido, el auto particular es el modo más ineficiente ya que 30% de los viajes en algún momento suceden en este tipo de transporte, pero ocupa el 85% del espacio vial. A excepción del Taxi, todo el transporte público es mucho más eficiente en cuanto al uso de espacio. Si se toma en cuenta al Taxi, el automóvil ocupa 5 veces más espacio que el transporte público. Si se omite al Taxi, entonces el automóvil ocupa 15 veces más espacio que el transporte público”, señala el diagnóstico de la extinta ALDF.

Así, en la mayor parte de los recorridos, sea en transporte público, taxi o automóvil, el tiempo que se invertirá es incierto, pues basta que un vehículo sufra una descompostura para que trastorne la movilidad de un eje vial, del Circuito Interior o del Periférico.

La Encuesta Origen Destino (EOD) 2018, elaborada por el INEGI, la UNAM y los gobierno de la Ciudad de México y del Estado de México, estima que en un día se realizan 6.60 millones de viajes en automóvil, que el promedio de ocupantes por auto es de 1.5 personas (considerando el inicio de los viajes) y que es entre las 6:00 y las 8:59 horas cuando se aprecia la mayor actividad de viajes hacia el trabajo y la escuela.

“En el caso de la CDMX, 6 de cada 10 viajes tardan de 31 minutos a 2 horas, en tanto que en los municipios conurbados, el 7.2 % de los viajes emplean más de 2 horas”, informa la EOD.

Aunque la Encuesta señala que las horas de mayor afluencia para ir al trabajo es entre las 6:00 y las 8:59 horas por la mañana y las 18:00 y 18:59 horas por la tarde, los atascos son evidentes en ejes viales y arterias que supuestamente son de “alta velocidad”.

El Periférico, Avenida Revolución, Calzada de Tlalpan, Paseo de la Reforma, Avenida Constituyentes, Viaducto y Circuito Interior llegan a tener velocidad es inferiores a 15 kilómetros por hora, señala El Poder del Consumidor.

Desde 2014, esta ONG ha destacado que en diversos estudios en corredores de transporte público las velocidades promedio de recorrido de los autobuses llegan a ser menores de 13 km/h en horas de máxima demanda.

La organización ha advertido que, debido a la falta de un proyecto integral de transporte y vialidad, la Ciudad de México se está sumergiendo en un colapso vial.

Y esto se incrementa en el maratón Guadalupe-Reyes, pues con los aguinaldos en la bolsa las idas a los estrenos en el cine, las compras para la cena de Navidad, posadas y convivios laborales se incrementan y, con ello el uso de transporte.

El investigador del Instituto de Geografía de la UNAM Federico Fernández Christlieb afirmó desde hace cinco años que en la Ciudad de México circulaban cinco millones de automóviles que derivaban en efectos destructivos relacionados con la contaminación ambiental, ruido, tráfico y división social.

“El crecimiento de la población y de la mancha urbana en esta ciudad, asociado a una acelerada motorización, con un uso indiscriminado de automóviles particulares, combinado con un transporte público ineficiente logística y operativamente, está generando un problema de movilidad urbana insostenible”, señala El Poder del Consumidor en su documento “ZMVM. Hacia el colapso vial”.

Ha advertido que la entrada en circulación de más de 200 mil vehículos en la CDMX cada año es el claro reflejo de la ausencia de políticas públicas de movilidad y de transporte relacionadas con la planificación territorial y urbana tomando en cuenta conceptos como sustentabilidad, medio ambiente, accesibilidad y equidad como referentes para acceder a los distintos bienes, servicios y actividades que ofrece la ciudad.

El Instituto Belisario Domínguez (IBD) señala en su estudio “Movilidad urbana en México” que la “gran saturación” de las vialidades primarias significa efectos a la salud, mayor consumo de combustible y emisiones contaminantes, y que n transporte público eficiente es la salida.

“46% de los encuestados reconoce abiertamente que el tiempo de traslado ha influido negativamente en su desempeño académico y/o laboral y prácticamente la mitad de los entrevistados reconoce llegar tarde frecuentemente a su destino (escuela o trabajo) por problemas con el tráfico o transporte (57% llegó tarde en una o más ocasiones en la semana anterior a participar en la encuesta, como consecuencia de una manifestación en la Ciudad).

Este año, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) advirtió que, contrario a las mejores prácticas nacionales e internacionales, “la gran mayoría de las autoridades locales de México han privilegiado el uso del automóvil particular. Como resultado de esta política y de acuerdo con estimaciones del IMCO, entre 1990 y 2015 el parque vehicular a nivel nacional aumentó a una tasa promedio anual del 5.3%, mientras que la población lo hizo a un ritmo del 1.5%. Asimismo, estas políticas han llevado a un crecimiento desordenado de las ciudades,  al uso ineficiente de recursos públicos en la construcción de infraestructura, a problemas de congestionamiento y a pérdidas sociales en la relación tiempo/calidad de las personas por los prolongados periodos de desplazamiento”.

En este contexto, mientras el Medidor INRIX de Tráfico Global 2017 ubicaba a la capital mexicana en el número 16 de las 25 ciudades más congestionadas de 38 países, el informe TomTom Traffic Index 2017 ubicaba a la capital mexicana con mayor congestión de autos en el mundo.

El Plan Estratégico de Movilidad para la Ciudad de México 2019 reconoce que la capital enfrenta una crisis en este rubro, pues la administración enfrenta “fragmentación institucional y de los distintos sistemas de movilidad; severas ineficiencias y abandono de la infraestructura y servicios de transporte público, no motorizado y carga, e inequidad en los tiempos de traslado y condiciones de viaje”.

***