No todo es culpa de la basura

Staff/GC
Posted on septiembre 02, 2017, 12:53 am

La devastación que causan las lluvias en la Ciudad de México suele confrontar a autoridades y ciudadanos.

Donde las autoridades (Sistema de Aguas y Obras) ven “encharcamientos”, los ciudadanos ven inundaciones.

Las primeras culpan a los segundos por la basura que se acumula en las calles -pues regularmente atribuyen a esa circunstancia que las vialidades se inunden- y a las lluvias “atípicas”, mientras los ciudadanos regresan tarde a sus casas, se quedan varados en avenidas o en el Metro y aguas negras les destruyen sus enseres domésticos.

Sin embargo, David K. Adams, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, tiene una refutación contundente a ,os argumentos de las autoridades:

Las inundaciones no sólo es por la basura que arrojan los mexicas a las calles, también contribuyen la falta de infraestructura, omisiones gubernamentales y escasez de árboles; además, agrega, si bien los aguaceros han sido intensos, se encuentran en un rango normal.

A vecinos de la colonia Moctezuma Segunda Sección, por tercera ocasión en 10 años, sufrieron la invasión del agua a sus viviendas. Foto: GC.

A vecinos de la colonia Moctezuma Segunda Sección, por tercera ocasión en 10 años, sufrieron la invasión del agua a sus viviendas. Foto: GC.

“Climatológicamente, las actuales lluvias en el país son normales, pues la temporada comienza en mayo, generalmente con precipitaciones intensas, incluso con granizo. Continúan en junio y julio, y a mediados de julio y en agosto reducen su frecuencia durante la canícula (periodo más caluroso del año), aunque la intensidad es variable. Así que son lluvias fuertes, pero no anormales”, detalló.

A finales de agosto, dijo, vuelven las precipitaciones en esta zona del país, y dentro de este periodo pueden ser muy intensas, como las que están ocurriendo.

Sin embargo, subrayó Adams, las inundaciones dicen mucho de la infraestructura y modo de vida en la capital y su zona conurbada, pues para que ocurran contribuyen factores como llenar el drenaje de basura, y el exceso de cemento. “Si sembráramos más árboles, no dejáramos que crecieran tanto las zonas con asfalto y se limpiaran los drenajes, se evitarían”.

Luego de que las lluvias pusieron de cabeza a la Ciudad el miércoles pasado, el director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Ramírez de la Parra, comentó que en Cuajimalpa llovió 73 litros por metro cuadrado, que representa el tercer mayor registro histórico, solo superando los 80.7 que se presentaron en septiembre de 2001 y los 76.2 de septiembre de 2015.

Aunque el aeropuerto estaba parado, los viajeros intentaban llegar a la terminal aérea. Foto: GC.

Aunque el aeropuerto estaba parado, los viajeros intentaban llegar a la terminal aérea. Foto: GC.

“Ello, generó un volumen de tres millones 272 mil metros cúbicos, equivalente a llenar en 1.8 veces el Estadio Azteca.

“En la Gustavo A. Madero, la lluvia que se precipitó, también en un periodo muy corto de aproximadamente dos horas y 15 minutos, fue de 65 litros por metro cuadrado”, informó el funcionario federal.

Ramírez afirmó que lo anterior dio un volumen de agua de tres millones 392 mil metros cúbicos, equivalente a 1.9 veces el Estado Azteca, siendo este el segundo registro más alto histórico, sólo debajo de agosto de 1969, con 69 litros por metro cuadrado.

En Venustiano Carranza, dijo, se precipitaron 58.4 litros por metro cuadrado en promedio, con un volumen de un millón 977 mil metros cúbicos, equivalente a 1.1 veces llenar el Estadio Azteca.

Ese día no hubo ni siquiera un tiut del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, que dirige Ramón Aguirre, inventor del pretexto “lluvias atípicas” y culpar a la basura de las inundaciones.

Ese miércoles el saldo fue desastroso en la capital:

El Aeropuerto tuvo que cerrar operaciones durante cuatro horas; el Circuito Interior estuvo inoperante; en distintos puntos de Avenida Zaragoza -como siempre- presentó anegaciones; hubo inundaciones en las colonias Pensador Mexicano, CTM, Aragón, Providencia, Arenal, Revolución, el Boulevard Puerto Aéreo estuvo colapsado, el Metro –como siempre- estuvo anegado en distintas estaciones y su funcionamiento resultó afectado.

Las brigadistas de Desarrollo Social sí se mojaron los zapatos para atender a los ciudadanos afectados. Foto: Twitter Desarrollo Social.

Las brigadistas de Desarrollo Social sí se mojaron los zapatos para atender a los ciudadanos afectados. Foto: Twitter Desarrollo Social.

La Agencia de Gestión Urbano informó que atendió con 60 vehículos y 250 personas vialidades como Viaducto, Avenida Gran Canal, Calzada de Tlalpan, Calzada Ignacio Zaragoza, Eje 3 Oriente, Oceanía, entre otras, “en las cuales recolectó 114 toneladas de desechos”.

El jueves las autoridades activaron protocolos de atención a la población afectada por las lluvias.

Tan solo en Pensador Mexicano, donde el Sistema de Aguas reportó “encharcamientos”, una mujer murió en un puesto de periódicos inundado; 18 brigadas atendieron a familias de 118 viviendas afectadas, personal de Salud suministró medicamentos para la prevención del cólera y enfermeras aplicaron vacunas contra tétanos y difteria.

Protección Civil reportó 28 colonias afectadas y cerca de 140 vialidades primarias y secundarias; daños en viviendas en las colonias 25 de julio, Nueva Atzacoalco, San Felipe de Jesús, Providencia y González Romero de la GAM, e informó que hubo afectaciones en Iztapalapa y Tláhuac debido al desbordamiento del Canal de Chalco.

Pero la lluvia regresaría el jueves, ahora por la zona sur de la Ciudad.

El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, anunció que se destinarán 14 millones de pesos a productores de la delegación Xochimilco que se vieron afectados por las lluvias.

«Básicamente los que son productores de flores; flor de nochebuena, cempasúchil propia para las fiestas de muertos», dijo MAM.

El “encharcamiento” en el túnel Mixcoac-Insurgentes. Foto: Twitter.

El “encharcamiento” en el túnel Mixcoac-Insurgentes. Foto: Twitter.

Pero lo que jalaría reflectores fue la inundación (o encharcamiento grandote) del flamante desnivel Mixcoac-Insurgentes, apenas estrenado el martes.

Pues resultó que ese “encharcamiento”, registrado en sólo 40 metros de los 1.3 kilómetros que mide el túnel, provocó que fuera cerrado en sentido oriente-poniente de las 22:20 horas a las 00:35 horas.

En julio, durante una mesa de trabajo con la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa, el secretario de Obras, Edgar Tungüí, informó que el túnel contaría con un cárcamo de bombeo que evitaría inundaciones por lluvia.

Cuando fue reabierto el desnivel, Edgar Tungüí aseguró que el encharcamiento fue “resultado del taponamiento de basura en el drenaje”.

“El cárcamo se activó desde el inicio de las lluvias, lo que evitó una ‘inundación’ mayor”, informó la dependencia que regentea Tungüí.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estuvieron muy activos y solidarios. Foto: Twitter.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estuvieron muy activos y solidarios. Foto: Twitter.

La falla le costó su puesto a Ricardo Olvera, subdirector de Construcción de Obras Públicas, quien, informó Obras, fue cesado de su cargo “por las omisiones cometidas”; además, la empresa Operadora y Mantenedora del Circuito Interior OMCI, S.A de C.V. fue multada con 3 millones de pesos y a la empresa supervisora EXORDIUM se le rescindió el contrato.

En este contexto, el Jefe de Gobierno insistió en que es indispensable que se termine la obra del Túnel Emisor Oriente y dos subtúneles en las zonas de Indios Verdes y Miramontes.

“Ha sido una obra muy tardada que se pensó inaugurar en el sexenio pasado, es una obra que debe llevar destinados arriba de 33 mil, 34 mil millones (de pesos), es una obra que vale la pena recordar se está financiando con un fideicomiso, el fideicomiso 2029 en donde aporta Estado de México, Ciudad de México, 50 por ciento entre los dos y el otro tanto la Federación”, explicó.

Una vez que se eche a andar la segunda etapa del Túnel Emisor Oriente, dijo, este sistema evitará la saturación del drenaje profundo durante la temporada de lluvias.

“Va a ser un alivio cuando funcione la segunda etapa de TEO. El próximo año en septiembre ustedes van a notar un cambio sustancial si es que tenemos ya funcionando el TEO; permitirá que toda el agua del drenaje profundo pueda entrar por las compuertas y desahogar 150 metros cúbicos de agua hacia esta zona”, dijo el Jefe de Gobierno, quien ya prepara sus maletas para dejar el cargo y contender por una candidatura a la Presidencia de la República.

***

Leave a Reply

  • (not be published)