Plataformas endosan impuesto al usuario

Staff/GC
Posted on mayo 09, 2020, 3:42 pm

Plataformas digitales como Netflix y Spotify, Uber y DiDi, Sin Delantal y Rappi, Amazon y MercadoLibre, así como Airbnb, juegos de azar, clubes en línea, páginas de citas y enseñanza a distancia, aplicarán formalmente, a partir de junio próximo, la retención del IVA exigido por la autoridad federal y algunas endosarán dicha medida a sus usuarios.

Uno de esos casos es Netflix, que dio a conocer el jueves pasado que a partir del 7 de junio aumentarán los precios de sus suscripciones, por lo que el plan básico pasará de 129 a 139 pesos, el estándar de 169 a 196 pesos y el premium de 229 a 266 pesos.

De acuerdo con La Jornada, diversas empresas de tecnología han denunciado que la aplicación de esta medida no tendrá como tal un impacto sobre sus ganancias, si no que los afectados serán los consumidores, y se prevé que en las siguientes semanas, diferentes plataformas comiencen a dar anuncios a sus usuarios sobre el incremento de precios en sus servicios.

Uber informó a El Financiero que la plataforma de transporte no trasladará a los usuarios el Impuesto al Valor Agregado (IVA), sino que el impuesto será absorbido por los conductores.

La ley del IVA establece que tratándose de los servicios digitales prestados por residentes en el extranjero sin establecimiento en México, “se considera que el servicio se presta en territorio nacional cuando el receptor del servicio se encuentre en dicho territorio” y se consideran como tales cuando “se proporcionen mediante aplicaciones o contenidos en formato digital a través de Internet u otra red, fundamentalmente automatizados, pudiendo o no requerir una intervención humana mínima, siempre que por los servicios mencionados se cobre una contraprestación”.

La medida fue aprobada durante la discusión del paquete presupuestal aplicable para 2020 y luego de que se llevara a cabo un programa piloto entre la Secretaría de Hacienda, el SAT y plataformas de transporte en el segundo semestre del año pasado, para diseño de las reglas operativas de retención del impuesto.

“Con la publicación de las reglas operativas, que forman parte de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2020, las plataformas digitales contarán con un periodo de transición de seis meses antes de comenzar a cumplir con las disposiciones legales en materia de economía digital previstas para el 1 de julio de este año”, informó Hacienda a principio de enero de este año.

De acuerdo con El Economista, el SAT publicará bimestralmente en su portal y en el Diario Oficial de la Federación (DOF), a más tardar los primeros 10 días de enero, marzo, mayo, julio, septiembre y noviembre de cada año el listado de los residentes en el extranjero que proporcionan servicios digitales en el país.

“En el caso de los servicios digitales de intermediación entre terceros —como aquellos que prestan su plataforma a diversas personas para que den servicios o vendan productos— también deberán inscribirse en un padrón de contribuyentes y deberán actualizar su actividad económica y obligación frente al fisco. Además, deberán emitir una factura a cada persona física a la que le retengan el Impuesto sobre la Renta (ISR) o IVA”, informó El Economista.

En marzo del año pasado, en Santiago de Chile, se presentó el Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2019, publicación anual de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que analiza la tributación y fiscalización de la economía digital en la región con el fin de mostrar los puntos débiles que favorecen la erosión de los ingresos fiscales. En particular, se revisan las medidas unilaterales que países en la región han adoptado que apuntan a cerrar los espacios de elusión y cobrar los impuestos derivados de las actividades de la economía digital.

“En América Latina el peso de la economía digital también es importante, aunque menor que en los países desarrollados. En un informe de Accenture Strategy y Oxford Economics, elaborado para Chile, se compara el peso de la economía digital en México, la Argentina, el Brasil y Chile correspondiente a 2016 y proyectado a 2021. Según este estudio, la participación digital en 2016 era de un 15.9% del PIB en México, un 16.2% en la Argentina, un 21.6% en el Brasil y un 22.2% en Chile. Pero también se proyectaba una capacidad de crecer entre 2 y 3 puntos porcentuales para 2021”, señala el informe presentado en el marco del XXXI Seminario Regional de Política Fiscal de la CEPAL.

Durante dicho encuentro, Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, enunció el impulso de la adopción de impuestos a la economía digital como uno de los instrumentos para ampliar espacio fiscal.

Para entonces, de acuerdo con el informe, sólo 3 de 16 países analizados aplicaban IVA a los servicios digitales (Argentina, Colombia y Uruguay) y otros tres estaban en vías de hacerlo (Chile, Costa Rica y Paraguay).

“Es importante que los demás países también hagan esfuerzos por avanzar en esta materia, siguiendo las prácticas recomendadas internacionalmente. Ello requerirá, en la mayor parte de los casos, modificar la legislación interna para que los servicios suministrados por empresas no residentes queden alcanzados por el IVA y, al mismo tiempo, diseñar los procedimientos administrativos para asegurar una recaudación efectiva. En esta línea, se sugiere adoptar la recomendación de la OCDE, en cuanto a diseñar un sistema simplificado para la incorporación de las empresas no residentes al registro de contribuyentes del IVA, de forma tal que sean esas empresas las encargadas de declarar y pagar el IVA por los servicios que suministran a los consumidores finales de cada país”, señala el informe.

Para agosto de 2019, el diputado federal Alfonso Ramírez Cuéllar, entonces presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, planteó que el comercio electrónico aumentó considerablemente en los últimos años en México, por lo que se hizo necesario discutir y adecuar los ordenamientos fiscales y regulatorios.

En México, de acuerdo con la Asociación de Internet, en 2017 las ventas de comercio electrónico fueron de 396.04 mil millones de pesos (mayor en 20.1 por ciento al 2016) y en el primer semestre de 2018 mostraron un incremento de 18 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior; además, el 41 por ciento de los compradores en México obtuvo algún bien o servicio proveniente de alguna plataforma electrónica fuera del país.

“Los organismos internacionales han discutido ampliamente sobre la forma y tipo de fiscalización que deben tener estas empresas y, en su caso, establecer al país que le compete la facultad recaudatoria; la problemática se centra en determinar el lugar en el que se lleva a cabo la transacción por la venta, compra de bienes y servicios; y donde se obtiene la renta, ya que regularmente intervienen sujetos de diversas jurisdicciones fiscales”, señaló el legislador de Morena.

En este sentido, recordó que la OCDE y el Grupo de los 20 (G20) en su documento denominado “Plan de acción contra la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios”, señalan respecto a los impuestos indirectos, como el ISR, que la digitalización puede exacerbar las oportunidades para la elusión y la evasión fiscal dada la dificultad de fiscalizar y atribuir los ingresos generados en operaciones multinacionales a las jurisdicciones en las que dichas operaciones tienen injerencia.

Por ello, la propuesta de México, en línea con las recomendaciones de la CEPAL y la OCDE, va encaminada a que los residentes en el extranjero que prestan sus servicios en territorio nacional paguen impuestos por los ingresos que reciben de los consumidores mexicanos, por concepto de IVA.

***