Rescatan «negociazo» amigos de AMLO

Staff/GC
Posted on febrero 07, 2020, 12:02 am

El Gobierno de la Ciudad de México llegó un acuerdo para terminar el litigio por el pago de 2 mil 150 millones de pesos de adeudo hacia los desarrolladores del parque La Mexicana de Santa Fe.

En conferencia de prensa la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que logró un convenio con las empresas  Danhos y Grupo Copri, para que desistan del cobro de un adeudo, reconocido por el entonces Oficial Mayor, Jorge Silva, durante la administración de Miguel Ángel Mancera.

La Jefa de Gobierno celebró la cancelación del adeudo. Foto: GCDMX

«Ha quedado sin efectos, el Gobierno de la ciudad no va a dar un centavo», dijo la mandataria quien, acompañada del Consejero Jurídico, Néstor Vargas Solano recordó que el parque fue construido como contraprestación para permitir a los desarrolladores la construcción de edificios con departamentos en Santa Fe, pero que por el rechazo de vecinos y recursos legales interpuestos por los mismos, tuvo que ser suspendida.

El acuerdo se logró después de más de un año de litigio entre el Gobierno capitalino y las desarrolladoras y fue suscrito por parte de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, la Secretaría de finanzas, la Consejería Jurídica y los vecinos de Santa Fe.

Con este acuerdo, los empresarios aprobaron renunciar al cobro de la deuda a cambio de retomar la construcción de un centro comercial aledaño a La Mexicana que se encontraba detenido y la de dos conjuntos residenciales de lujo.

En 2017, el predio La Mexicana, se concedió mediante un Sistema de Actuación por Cooperación (SAC) a las empresas citadas, para que en el 70 por ciento de la superficie del terreno se construyera un parque ecológico, a cambio de cederle el 30 por ciento restante para su explotación.

Pero en diciembre de 2018, un año después de su inauguración, el Tribunal de Justicia Administrativa suspendió cualquier trabajo de construcción en el predio, por considerar que se violentaba “el derecho a la ciudad” y en atención a un recurso de amparo promovido por vecinos de la zona. para impedir la edificación de mil 600 viviendas de lujo como contraprestación por haber realizado el parque.

En su resolución, el Tribunal de Justicia Administrativa ordenó que las autoridades demandadas –las secretarías de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), Medio Ambiente y la alcaldía de Cuajimalpa– se abstuvieran de emitir cualquier acto administrativo relacionado con dicho predio. También pidió al Registro Público de la Propiedad y de Comercio realizar la custodia de folios reales relacionados, con lo que se impide realizar trámites sobre dicho terreno.

En su demanda, los quejosos solicitaron suspender las obras de construcción con el argumento de que las edificaciones y la actividad comercial no son las más ventajosas para la capital, esto debido a que consideró que no existe certeza de que la concesión y contratos que se efectuaron con las empresas generen un beneficio real y económicamente respeten el derecho a la ciudad y constituyan una efectiva medida de utilidad pública, sino que al contrario, estén revestidos de ilegalidad.

El 12 de septiembre de 2017 el gobierno capitalino celebró la firma de un fideicomiso de administración con contratos posteriores con las inmobiliarias Copri y Danhos, así como la Asociación de Colonos de Santa Fe. En ellos se convino que en el predio La Mexicana, con una superficie de 28 hectáreas, se construiría un parque en 70 por ciento del terreno y en el resto mil 650 viviendas a cargo de los grupos inmobiliarios, mientras que la asociación vecinal se haría responsable del mantenimiento del área verde con recursos provenientes de la explotación de locales comerciales en dicho espacio.

Aunque las empresas accedieron a invertir 2 mil millones de pesos, las 12 hectáreas que le entregó el gobierno tienen en un costo en el mercado de 5 mil 670 millones de pesos.

En su momento, los vecinos representados por la Asociación de Colonos estuvieron de acuerdo en el convenio, pero otros, que no forman parte de este grupo, decidieron acudir a los tribunales pues se enteraron que los proyectos inmobiliarios serían “de lujo” y que violaban el uso de suelo autorizado para la zona.

Tras lograr su cometido, la suspensión comenzó a causar pérdidas a las empresas constructoras, motivo por el cual, requirieron al gobierno de la ciudad de México el pago de la inversión realizada en el parque y la cancelación del mecanismo de contraprestación. La deuda, fue aceptada por el Oficial Mayor de la administración pasada, pero con el cambio de gobierno el caso dio un nuevo giro.

El negociazo del consorcio Danhos-Copri

Una inversión de poco más de dos mil millones de pesos en el “Parque La Mexicana” puede sonar a mucho dinero, pero haciendo consultas con expertos del mercado inmobiliario, pudimos comprobar que el negocio que cerró Grupo Danhos para obtener la concesión del predio, fue un gran acierto pues la plusvalía de la zona y el costo de los departamentos que se construirán, superan por mucho «la pobre» inversión en este parque.

Cada metro cuadrado del terreno en esa zona se cotiza en promedio en 45 mil pesos, y considerando la superficie sobre la cual se construye el centro comercial y los edificios de apartamentos, el costo supera los 5 mil 670 millones de pesos.

De acuerdo con los mismos expertos, el gobierno de la capital puso en manos del consorcio empresarial un negocio que representa por los menos 20 mil millones de pesos, pues un departamento en esa zona tiene un costo promedio de 12 millones de pesos, esto sin considerar lo que valdría el resto de las áreas en que se construirán oficinas y un centro comercial.

¿Conflicto de interés?

Cuando Claudia Sheinbaum inició los trabajos de transición con la administración del actual senador Miguel Ángel Mancera, su amigo personal y Consejero Jurídico Héctor Villegas le informó del adeudo que tenía pendiente el gobierno de la CDMX con las empresas Danhos y Copri de poco más de 2 mil 500 millones de pesos.

La doctora Sheinbaum ordenó de inmediato el avalúo del parque construido y pidió a su Consejero, buscara una salida jurídica al litigio que mantenía suspendidas las obras de los desarrolladores inmobiliarios y evitar cumplir con el pago reclamado.

El acuerdo sería sencillo, pues uno de los grupos que reclamaban el adeudo -Grupo Danhos- es un grupo empresarial muy cercano al Presidente Andrés Manuel López Obrador y a su partido político.

La empresa de origen judío, pertenece a los hermanos Elvira y Salvador Daniel. La primera, se integró a la vida política de la capital en 2001, cuando a través de Alejandra Barrales y a sugerencia de su amigo, el entonces Jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador, aceptó una candidatura para ser diputada en la Asamblea Legislativa en 2003 y aunque perdió, salió ganando pues fue recompensada por el propio mandatario capitalino con la Dirección General de Servicios de Transportes Eléctricos.

Elvira Daniel Kabaz, dueña de Grupo Danhos, y militante de Morena.

En su campaña, Sheinbaum recibió el apoyo de la comunidad judía que le reunió Elvira Daniel.

La empresaria apareció tres años después en la lista de aportaciones a la campaña de López Obrador junto con su hermano, Salvador Daniel, como parte del grupo de empresarios que apuntaló las aspiraciones políticas del tabasqueño. Ambos personajes crecieron como empresarios al lograr los permisos para construir los centros comerciales Reforma 222, Parque Delta, Parque Tezontle y Parque Lindavista, todos durante la administración de López y de Marcelo Ebrard.

Elvira Daniel, retomó su carrera política efímeramente en 1917, cuando ganó una diputación por Morena para el Congreso Constituyente de la CDMX. En 2018, su nombre sonaba como posible candidata de la coalición “Juntos Haremos Historia” para buscar la alcaldía de Miguel Hidalgo, pero la candidatura quedó en manos de Víctor Hugo Romo.