Residuos de Covid-19, contaminación a la vista

Staff/GC
Posted on junio 12, 2020, 8:10 pm

Los residuos del material que se utiliza para la protección contra la Covid-19 deben ser tomados en cuenta como un elemento adicional a la contaminación de los océanos. Guantes y cubrebocas que ahora son artículos de primera necesidad y en muchos casos de uso obligatorio, se suman por millones a los desechos que al no tener un manejo adecuado, pueden llegar a mares y costas del planeta, advirtió Raquel Briseño, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM.

La especialista resaltó que antes de la pandemia la basura que llegaba a estas masas de agua era una preocupación, y ahora los restos de estos insumos se sumarán a los que llegan a mares y costas del planeta.

En las campañas para donar material de protección hospitalario, señaló, “las estadísticas muestran que en un día, una sola persona trabajando en áreas COVID-19 puede requerir hasta 16 cambios de guantes, cuatro batas, cuatro cubrebocas desechables, una mascarilla N-95 y cubrebotas.

“Si estas cifras se extrapolan a cada hospital del país, a nuestra región y a nivel global, podemos tener otro ángulo para visibilizar la magnitud de generación de estos residuos.

“La Covid-19 es una advertencia dolorosa en términos de pérdida de vidas humanas, economías trastocadas y problemas sociales en niveles inesperados. Ha obligado a mirar con otros ojos y adquirir mayor conciencia sobre nuestra vulnerabilidad. El efecto boomerang tiene muchas aristas negativas para la sociedad, por lo que esta experiencia debe conducirnos a repensar nuevas formas de relacionarnos con la naturaleza”, subrayó.

Durante un viaje de reconocimiento a las islas de Soko, en la región de Hong Kong, el equipo de OceansAsia encontró masas de máscaras quirúrgicas en la costa.

OceansAsia realiza varios proyectos de investigación de contaminación plástica en la zona debido a su lejanía. Dos veces al mes, el equipo visita las islas para llevar a cabo registros de microplásticos, así como análisis de la acumulación de basura en la playa e investigaciones sobre la composición de los escombros, en busca de pistas sobre su origen.

Un elemento que fue muy notable como una nueva adición a la gran cantidad de desechos marinos son las máscaras quirúrgicas. Con el tiempo, el equipo ha visto cubrebocas; sin embargo, esta vez estaban a lo largo de la línea de la marea alta y en la playa con nuevas llegadas con la corriente.

“Cuando de repente tienes una población de 7 millones de personas con una o dos máscaras por día, la cantidad de basura generada será considerable”, advierte la organización.

The Guardian ha informado que grupos conservacionistas han advertido que la pandemia de coronavirus podría provocar un aumento en la contaminación del océano, lo que se suma a un exceso de desechos plásticos que ya amenaza la vida marina, después de encontrar máscaras desechables flotando como medusas y guantes de látex esparcidos por los fondos marinos.

La organización francesa sin fines de lucro Opération Mer Propre, cuyas actividades incluyen recoger basura regularmente a lo largo de la Costa Azul, comenzó a hacer sonar la alarma a fines de mayo.

Los buzos habían encontrado lo que Joffrey Peltier, de la organización, describió como “basura Covid”: docenas de guantes, máscaras y botellas de desinfectante para manos debajo de las olas del Mediterráneo, mezcladas con la basura habitual de vasos desechables y latas de aluminio.

Las cantidades de máscaras y guantes encontrados estaban lejos de ser enormes, dijo Peltier. Pero le preocupaba que el descubrimiento insinuara un nuevo tipo de contaminación, una que se volvería omnipresente después de que millones en todo el mundo recurrieran a plásticos de un solo uso para combatir el coronavirus. “Es la promesa de la contaminación por venir si no se hace nada”, dijo Peltier a The Guardian.

De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México, el miedo ante la Covid-19 llevó a que las personas corrieran a consumir cubrebocas al por mayor, y entre los efectos perjudiciales se encuentra la contaminación ambiental generada por desecharlos irresponsablemente.

“¿Dónde terminarán los cubrebocas desechables usados en la temporada COVID-19? La respuesta es fácil. Si los entregamos al servicio de limpia de la Ciudad de México, llegarán a los rellenos sanitarios a los que se destinan diariamente los residuos que se generan en la ciudad. Si por otro lado no los depositamos adecuadamente, podrán llegar a terrenos baldíos, barrancas, ríos, drenajes y hasta los océanos junto a otros residuos plásticos”, informó la dependencia.

Las secretarías de Medio Ambiente (Sedema) y de Salud (Sedesa) de la CDMX, pide a la ciudadanía separar correctamente sus residuos en orgánicos, inorgánicos reciclables, así como inorgánicos no reciclables y sanitarios, con la finalidad de evitar la propagación de la Covid-19 y proteger a los trabajadores de limpia.

Correcta separación de residuos sanitarios en los hogares, de acuerdo con Sedema y Sedesa:

• Colocar en una bolsa los cubrebocas, guantes, pañuelos desechables, chicles, cepillos dentales, cigarros, envases de medicamentos, jeringas, apósitos y gasas. Todos estos residuos se nombran como no reciclables y sanitarios.

• La bolsa que contenga estos residuos debe rociarse por dentro y por fuera con una solución de agua clorada (se recomienda utilizar una solución clorada a 400 ppm, la cual se obtiene al añadir 10 mililitros de cloro comercial en un litro de agua).

• Se sugiere marcar la bolsa con un plumón permanente, escribiendo la leyenda “Residuos sanitarios”.

• Después de esto, puede entregarse al camión o a la persona que recolecta la basura.

***