Ricos y pobres, ensanchan brecha en aprovechamiento de la lactancia

Staff/GC
Posted on mayo 13, 2018, 4:50 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 12 mins

A pesar de las campañas para promover el consumo de leche materna entre madres de familia, particularmente en países desarrollados, cada vez son menos los bebes que adquieren los beneficios de este alimento.

Un nuevo análisis de la Unicef indica que al menos 7.6 millones de bebes al año, no se benefician del amamantamiento.

Agrega que el 21% de los bebés de los países de altos ingresos nunca han recibido leche materna, en tanto que en los países de bajos y medianos ingresos, la tasa es del 4%.

Celia Virginia Flores de 37 años, sostiene a su bebé de siete días. Fotos: Unicef/ Ilvy Njiokiktjien

 

“La lactancia materna es el mejor regalo que una madre, rica o pobre, puede dar tanto a su bebé como a sí misma”, dijo Shahida Azfar, Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF.

El análisis señala que es mucho más probable que los bebés reciban leche materna al menos una vez en países de bajos y medianos ingresos como Bhután (99%), Madagascar (99%) y Perú (99%) que en países como Irlanda (55%), los Estados Unidos (74%) o España (77%). Solo en los Estados Unidos hay más de un tercio de los 2,6 millones de bebés que no han sido amamantados nunca.

En contraste, los bebes de las familias más pobres tienen tasas de lactancia materna a los 2 años que son 1,5 veces más elevadas que los de las familias más ricas. Las brechas son más amplias en África occidental y central y en América Latina y el Caribe, donde las tasas de lactancia materna de los bebés de las familias más pobres a los 2 años son casi el doble que los de las familias más ricas.

Fatoumata Coulibaly, de Mali, sonriendo, se sienta con sus gemelas de 1 día en un hospital de Sudán. Foto: Unicef/ Ilvy Njiokiktjien

“Sabemos que las madres ricas de los países pobres tienen menos posibilidades de amamantar a sus hijos, pero de alguna manera, paradójicamente, estamos viendo indicios de que en los países ricos son las pobres quienes tienen menos probabilidades de hacerlo”, dijo Shahida Azfar, Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF.

“Estas brechas en la lactancia materna en todos los niveles de ingresos revelan de manera fehaciente que los países, independientemente del nivel de riqueza, no están informando y capacitando a todas las madres para que amamanten a su bebé”.

Los factores que conducen a mayores tasas de lactancia materna varían. Países como la India y Viet Nam han implementado políticas sólidas para proteger y promover la lactancia materna. Otros, como Turkmenistán, tienen tasas muy altas de madres que dan a luz en hospitales públicos. Casi todas las madres en Nueva Zelanda y Sri Lanka dan a luz en clínicas públicas.

Por medio de su campaña mundial Cada vida cuenta, que exige soluciones en favor de los recién nacidos del mundo, UNICEF exhorta a los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil a promover el financiamiento de campañas de promoción para motivar a madres de familia a amamantar a sus bebes hasta los dos años, a establecer medidas jurídicas firmes para regular la comercialización de la leche sustituta, así como de biberones y tetinas.

También propone promulgar licencias familiares remuneradas y aplicar políticas de lactancia en el lugar de trabajo, que incluyan descansos remunerados para amamantar; poner en práctica los diez pasos de una lactancia materna eficaz en las maternidades y proporcionar leche materna a los recién nacidos enfermos.

Namjilmaa Naransuren con su bebé de5 días, en la sala de partos en el centro de salud en Murun, Mongolia Fotos: Foto: Unicef/ Ilvy Njiokiktjien

La incomprensible paradoja.

Adentrándose al análisis de la UNICEF, se explica que en los países en desarrollo, las madres más pobres amamantan más tiempo a sus hijos que las más pudientes.

Las clases sociales con mayores rentas tienden a emular los hábitos de los países industrializados y vemos que hay madres que eligen no amamantar a sus hijos sobre todo entre los estratos más ricos. En América Latina y el Caribe, las tasas de lactancia materna de los bebés a los 2 años en las familias más pobres es casi el doble que los de las familias más ricas.

Para los hogares de ingresos muy bajos, comprar leche artificial a menudo no es ni siquiera una opción, pero UNICEF cree que esto tiene más ventajas que inconvenientes, sobre todo en lugares donde el agua puede estar contaminada o no se pueden esterilizar bien los biberones y tetinas.

“La leche materna está diseñada específicamente para cada niño, no hay dos leches maternas iguales. No solo es todo el alimento que el niño necesita, sino un líquido milagroso que protege al niño o la niña contra infecciones porque refuerza el sistema inmunológico. En medios en los que la infección y la contaminación son muy elevados, la protección de la lactancia materna es una maravilla tanto para el niño como para la madre”, destaca el análisis de UNICEF.

Un bebé de 24 días, es acunado por su madre, Hawa Diawara de 18 años, en el Community Health en el Centro de Koumatou en Africa. Foto: Unicef/ Ilvy Njiokiktjien

 

Los expertos dicen que la inversión en lactancia, que ayuda a impedir la muerte súbita e incrementa el desarrollo físico y el coeficiente intelectual, podría salvar cientos de miles de vidas infantiles y aportar importantes beneficios económicos.

Los beneficios no son sólo para los bebés, sino también para las madres. La ciencia es cada vez más clara indicando que las mujeres que amamantan tienen menos riesgo de cáncer de ovario y útero, de depresión postparto, diabetes.

Ningún país en el mundo cumple plenamente las normas recomendadas para la lactancia materna, según reveló en un informe de UNICEF y de la Organización Mundial de la Salud en colaboración con el Colectivo Mundial para la Lactancia Materna.

Estas organizaciones encontraron que solo el 40 % de los niños menores de seis meses se alimenta únicamente de leche materna y solo 23 países registran índices exclusivos de lactancia materna por encima del 60 %. Entre esos países, únicamente hay dos latinoamericanos, Bolivia y Perú, y ningún europeo.

Bayarmaa con su bebé de apenas 2 semanas, en su sala de lactancia en Murun, Mongolia. Foto: Unicef/ Ilvy Njiokiktjien

Sin permiso de maternidad, la lactancia se complica

UNICEF y la Organización Mundial de la Salud recomiendan que los bebés se alimenten exclusivamente de leche materna hasta los seis meses de edad.  Los niños no deben tomar otros tipos de leche, ni jugos, ni alimentos blandos o sólidos, ni siquiera agua.

“Si esto es lo que esperamos, tenemos que apoyar y lo más importante es que haya un permiso de lactancia que cubra por lo menos esos 6 meses para que esa mujer, con su compañero, pueda hacer realidad la recomendación”, se explica en el documento de UNICEF, que recuerda que los países que protegen por ley este periodo tienen tasas de lactancia exclusiva más elevadas.

Aunque prácticamente todos los países cuentan con legislación que protege la maternidad, solo 42 (23 %) cumplen o superan la recomendación de la Organización Internacional del Trabajo de otorgar una licencia de 18 semanas con goce de sueldo.

Según el informe la Lactancia materna en el Siglo XXI de la organización Panamericana de la Salud, un permiso de maternidad breve (por menos de seis semanas) aumenta en un 400 % las probabilidades de no amamantar o de interrumpir tempranamente la lactancia materna. La licencia por al menos seis meses aumenta en un 8,9 % la lactancia materna exclusiva.

Además, los estudios señalan que asignar salas y  hacer pausas en el trabajo para amamantar son intervenciones de bajo costo que pueden reducir el ausentismo, y mejorar el desempeño y la retención de la fuerza laboral. Por ejemplo, en Estados Unidos estas facilidades se asocian con un aumento del 25 % de la lactancia materna a los seis meses.

En países como India y Vietnam, los Gobiernos han apoyado la lactancia garantizando por ley la baja maternal pagada de seis meses y legislando la publicidad de leches en polvo, biberones y tetinas.

La diferencia entre amamantar o no puede incluso decidirse en el hospital. Las madres necesitan información y ayuda para comenzar a dar de mamar justo tras el parto. En Sri Lanka y Turkmenistán, se promocionan los “hospitales amigos de los niños” que cumplen las recomendaciones de UNICEF y la OMS. Ambos países tienen tasas de amamantamiento cercanas al 100 %.

 

Leave a Reply

  • (not be published)