Solidarios, #QuedándoseEnCasa

Staff/GC
Posted on abril 25, 2020, 10:44 pm

En un frente de batalla, el uniforme y las armas son los principales elementos que se deben asegurar para enfrentar al enemigo.

Desde que se dio a conocer el 19 de marzo pasado que debíamos prepararnos para recibir a un virus mortal y que el sistema de salud estaba en plena reconstrucción, colapsado, comenzaron a conocerse carencias y más carencias en clínicas y hospitales. Médicos y enfermeras, trabajadores de intendencia, camilleros, socorristas, internistas y policías evidenciaron carencias.

La respuesta, tardía y dispersa por parte del gobierno expuso a un ejército de la salud indefenso, sin armas suficientes para ir a la guerra donde la vida, es lo más valioso para defender.

Gaceta Ciudadana, un espacio de divulgación del quehacer ciudadano, reúne tres ejemplos de resiliencia, cuyo encierro en su casa, canceló sus actividades profesionales y cotidianas para reinventarse y dedicar recursos, creatividad y esfuerzos para ayudar al ejército de la salud que pelea con todo en contra del mortal coronavirus, pero al mismo tiempo, da empleo a personas que se han quedado sin el.

De los escenarios, al taller de costura

De coser vestuarios para grandes compañías de artes escénicas en México y el extranjero, la fábrica del ex bailarín Aureleano Cantú reinventó la vocación y ahora produce cubrebocas.

La periodista Erika P. Bucio del diario Reforma, platicó con la soprano más conocida en los escenarios internacionales, mientras se elaboran en los talleres cubrebocas para el personal de salud, que habrá de requerirlo.

El reportaje detalla que, tras caer el telón de la cuarentena, había que idear la forma en que se harían de recursos para pagar sueldos de su empresa Odaki Dance Wear, que por años ha fabricado vestuarios para producciones de Francia, Rusia y Cuba, así como para importantes agrupaciones en Estados Unidos, como el New York City Ballet, y las compañías de Martha Graham o el Cirque du Soleil en Canadá. En México, es reconocido por elaborar vestuarios para producciones en México de las compañías nacionales de Danza y Ópera, o para el Ballet Folklórico de Amalia Hernández.

Cantú cuenta con la ayuda de su compañera de vida, la soprano mexicana más reconocida en todo el mundo, Olivia Gorra quien habilitó su casa en la colonia del Valle para instalar un pequeño taller de costura que elabora cubrebocas.

Cantú desmanteló la fábrica y llevó una máquina a la casa de cada uno de sus trabajadores y los capacitó para apoyar en la fabricación de los cubrebocas. Cada uno de estos aditamentos, cuesta de tres capas y un filtro, y el modelo está tomado de un prototipo de careta profesional para personal médico. Su meta, es de fabricar hasta 5000 cubrebocas al mes.

De regreso a los hospitales

Raymundo Zamora, pensionado del IMSS regresa para ayudar a sus compañeros, voluntariamente.

Raymundo Zamora es un jubilado que trabajó como enfermero a lo largo de 35 años. Con la emergencia que ha originado el coronavirus (COVID-19) en México, sabe que el personal de salud que atiende a los infectados está en riesgo.

Por ello decidió, junto a un grupo de familiares, ayudar a enfermeros y doctores. ¿De qué manera?, fabrica caretas para donarlas al personal médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Para llevar a cabo su plan, Raymundo invirtió cinco mil pesos para comprar plásticos, remaches y demás material necesario para la construcción de las caretas.

Su meta es donar a mil 500 caretas en la Fase 3 de la contingencia por el COVID-19. Hasta el momento lleva donadas casi 400 piezas al IMSS y al Hospital Juárez de la Ciudad de México.

Seguridad, para estar seguros

El Observatorio de Seguridad Ciudadana Pro México y Mask of Hope de Houston, Texas emprendieron una nueva empresa, dotando de cubrebocas de tela y kit de limpieza a elementos de la policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México.

Dichos aditamentos se elaboraron con la asesoría de doctores del Hospital ABC de Santa Fe y del Ángeles de Interlomas, quienes elaboraron un modelo especial para que los policías capitalinos puedan usarlos y lavarlos.

Trinidad Belaunzarán, una de las integrantes del Observatorio, comentó que para hacer estos cubrebocas recibieron un video de los voluntarios de Masks of Hope de Houston, el cual fue repartido a todos los vecinos que forman parte de los chats de seguridad que tienen las 90 colonias que forman parte del Observatorio de Seguridad Ciudadana Pro México.

Peor más allá de brindar equipamiento a policías, el Observatorio ha empleado a costureras de las Alcaldías de Miguel Hidalgo y Cuajimalpa.