Valle de México, enclave de la inseguridad

Staff/GC
Posted on enero 17, 2020, 9:02 pm

Un municipio del Estado de México y tres demarcaciones de la Ciudad de México ocupan cuatro de los cinco primeros lugares donde más del 50% de los hogares tuvieron al menos un integrante víctima de la inseguridad.

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el INEGI en la primera quincena de diciembre de 2019, revela que a nivel nacional, 35.3% de los hogares contó con al menos una víctima de robo y/o extorsión durante el segundo semestre de 2019.

“Las ciudades con mayor porcentaje de hogares con al menos una víctima fueron: Tláhuac, Tlalnepantla de Baz, Puebla de Zaragoza, Coyoacán y Gustavo A. Madero con 55.7, 55, 53.2, 52.1 y 51.9%, respectivamente”, se observa en la ENSU.

El INEGI señala que 35.3% de los hogares en zonas urbanas tuvo integrantes que fueron víctima de al menos un delito de robo total o parcial de vehículo, robo en casa habitación, robo o asalto en calle o transporte público (incluye robo en banco o cajero automático), robo en forma distinta a las anteriores, o extorsión.

“Durante el segundo semestre de 2019, en 16.1% de los hogares de las ciudades de interés, al menos un integrante del hogar sufrió Robo o asalto en la calle o en el transporte público. Por otra parte, en 12.6% de los hogares al menos un integrante del hogar sufrió Extorsión y 12.6% de los hogares fue víctima de robo parcial de vehículo”, informó el instituto.

El estudio da cuenta de un alto porcentaje de mujeres mayores de 18 años víctimas de acoso personal y/o violencia sexual. El porcentaje de mujeres víctima fue del 27.2% durante el segundo semestre de 2019, mientras que en hombres fue de 10.1%,

La percepción de inseguridad no disminuye en el país y son las mujeres que esta situación afecta más a las mujeres.

De acuerdo con los resultados del vigésimo sexto levantamiento de la ENSU, en diciembre del año pasado 72.9% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

“En diciembre de 2019 las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron: Puebla de Zaragoza, Tapachula, Ecatepec de Morelos, Uruapan, Fresnillo y Tlalnepantla de Baz, con 92.7, 92.1, 92, 92, 91.9 y 90.9%, respectivamente. Cabe destacar que la percepción de inseguridad siguió siendo mayor en el caso de las mujeres con 77.2%, mientras que en hombres fue de 67.8 por ciento”, informa el INEGI.

Por otro lado, las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: Mérida, San Pedro Garza García, San Nicolás de los Garza, Saltillo, Los Cabos y Puerto Vallarta, con 18.9, 18.9, 31.7, 32.1, 32.7 y 34.2%, respectivamente.

Por otro lado, las ciudades con menor porcentaje de hogares victimizados fueron: Tampico, Juárez, San Francisco de Campeche, Mérida y Los Mochis, con 13.3, 16.6, 17.7, 19 y 19.1%, respectivamente.

El INEGI señala que la sensación de inseguridad por temor al delito y las expectativas que tiene la población sobre la seguridad pública se generan por la influencia de diversos factores, como la atestiguación de conductas delictivas o antisociales que ocurren en el entorno donde se desenvuelve la población. Asimismo, el temor al delito puede hacer cambiar las rutinas o hábitos de la población, así como la percepción que se tiene sobre el desempeño de la policía.

En este contexto, el estudio arroja 81.6% de la población manifestó sentirse insegura en los cajeros automáticos localizados en la vía pública, 74.3% en el transporte público, 68.9% en el banco y 65.3% en las calles que habitualmente usa.

Pero ningún renglón está exento de la sensación de inseguridad, ya que existen elevados porcentajes de percepción de inseguridad en la carretera,  en los mercados, en los parques recreativos, centros comerciales, en el automóvil y en el trabajo, en la escuela y en la casa.

Y no existe confianza entre la ciudadanía de que la situación se revierta.

“En diciembre de 2019, 33.6% de la población de 18 años y más, residente en las ciudades de interés, consideró que en los próximos 12 meses la situación de la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal. Por otra parte, 28.9% de la población refiere que la situación empeorará en los próximos 12 meses, lo que representa un cambio estadísticamente significativo de 9.9 y 2.5 puntos porcentuales respecto de diciembre de 2018 y septiembre de 2019, respectivamente”.

Es tal el temor a ser víctima de la delincuencia que 65.1% de la población de 18 años y más modificó sus hábitos respecto a “llevar cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito” por temor a sufrir algún delito; mientras que 53.5% reconoció haber cambiado hábitos respecto a “caminar por los alrededores de su vivienda, pasadas las ocho de la noche”; 53% cambió rutinas en cuanto a “permitir que sus hijos menores salgan de su vivienda” y 36.6% cambió rutinas relacionadas con “visitar parientes o amigos”. Con respecto al cuarto trimestre 2018 se tiene un aumento estadísticamente significativo de 3.7 puntos porcentuales respecto a cambio de hábitos como llevar cosas de valor y de 2 puntos porcentuales respecto a visitar parientes, una disminución de 3.2 puntos porcentuales respecto a permitir que menores salgan de su vivienda; con respecto al tercer trimestre de 2019 se tiene un aumento de 5.4 con respecto a cambio de hábitos como llevar cosas de valor, de 3.6 respecto a cambio de hábitos caminar en los alrededores de su vivienda y de 1.7 respecto a visitar parientes o amigos.

En cuanto a víctimas de actos de corrupción por parte de autoridades de seguridad pública, durante el segundo semestre de 2019 se estima que el 14.6% de la población de 18 años y más tuvo contacto con alguna autoridad de seguridad pública, del cual 48.3% declaró haber sufrido un acto de corrupción por parte de éstas.

***