Víctimas de Covid…Primero los pobres

Staff/GC
Posted on julio 19, 2020, 3:14 pm

Al reconocer que la epidemia tiene efectos diferenciados en cada lugar y que éstos varían de acuerdo con una serie de características poblacionales, académicos de la UNAM desarrollaron un índice de vulnerabilidad en México ante la COVID-19, el cual integra los principales aspectos demográficos, socioeconómicos y de salud de la población, a nivel municipal.

William Lee Alardín, coordinador de Investigación Científica de la UNAM y responsable de la elaboración de este mapeo, explicó que el índice hace uso de información pública y bases de datos que están disponibles y que se combinan de una manera interesante y dinámica.

El documento sugiere que, aunque toda la población es susceptible al contagio, existen grupos sociales más vulnerables que otros. Con esto en mente, dicho índice considera tres dimensiones de vulnerabilidad: demográfica, de salud y socioeconómica.

Señaló que la dimensión demográfica integra características de la población municipal que pueden ser factores que aumentan la vulnerabilidad, tales como el porcentaje de población mayor a 60 años.

El índice clasifica cuatro grados de vulnerabilidad: medio, alto, muy alto y crítico, y revela que el 63 por ciento de la población mexicana vive en municipios con vulnerabilidad media, en grandes centros urbanos que cuentan con la mayor infraestructura de salud, y la mayor capacidad económica.

Para octubre, más de 90 mil muertos en México.

De acuerdo con las proyecciones del IHME (Institute for Health Metrics and Evaluation), México sobrepasará las 90,000 defunciones por COVID-19 a principios de octubre de 202069.

Con un corte al 30 de junio, los investigadores reportaron una tasa de sobremortalidad con un número de decesos 3.5 veces mayor al número de fallecidos contabilizados por la SSA a causa de la COVID-19. La tasa de mortalidad resulta 126% superior al promedio observado en los últimos cuatro años, con un máximo de 219% en la semana del 18 al 24 de mayo. Este exceso supera en términos absolutos los reportados en Londres o Madrid, y en términos relativos (porcentaje de variación contra años anteriores) los reportados en Londres, Santiago de Chile y la región de París. Si bien el aumento de sobremortalidad puede estar ocultando un subreporte de los casos de COVID-19, también puede resultar indicativo de una crisis del sector salud en la atención a otros padecimientos o condiciones preexistentes entre la población que, a su vez, magnifican la vulnerabilidad ante la COVID-19.

Los invisibles para el gobierno de la 4aT.

El 29.3 por ciento de la población nacional se ubica en los grados alto y muy alto de vulnerabilidad, lo cual incluye a municipios con localidades urbanas de tamaño medio, infraestructura de salud escasa, producción económica precaria y acceso limitado a medios de comunicación.

El 7.5 por ciento de la población nacional presenta un grado crítico de vulnerabilidad, pues se concentra en municipios rurales con el porcentaje más alto de personas mayores de 60 años y una importante población indígena, además de que dichos municipios cuentan con escasos servicios de salud y presentan tasas de marginación muy por arriba de la media nacional.

La mayor vulnerabilidad se concentra por ello en los municipios más marginados del país, en Oaxaca, GuerEero y Chiapas, donde el acceso a servicios de salud es limitado, en la Huasteca Veracruzana y Poblana, así como en el sur de Durango, Sierra Tarahumara y en Yucatán.

“Los municipios que están en situación crítica son 607, solo 71 tienen contagios; 611 están en vulnerabilidad muy alta y 131 tienen contagios; en vulnerabilidad alta son 619 y hasta el sábado había 188 con contagios

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) informó el 11 de mayo pasado que sólo 2l .9% de la población mexicana (menos de la cuarta parte) no es pobre ni vulnerable por carencias sociales o por ingresos.

De acuerdo con el informe del Coneval, 41.9% de la población mexicana se encuentra en situación de pobreza (7.4 en pobreza extrema y 34.5 en pobreza moderada); 29.3% se encontraba vulnerable por carencias sociales y 6.9% vulnerable por ingresos.

“En otras palabras, 78.1% de los mexicanos son pobres y/o vulnerables”, difundió Jonathan Heath.

La crisis sanitaria, de acuerdo con el Coneval, incrementaría la pobreza por ingresos (las personas cuyo ingreso es insuficiente para adquirir una canasta alimentaria, bienes y servicios básicos) entre 7.2 y 7.9%  (entre 8.9 y 9.8 millones de personas), “teniendo un incremento de la población en situación de pobreza extrema por ingresos entre 6.1 y 10.7 millones de personas para 2020, mientras que para la pobreza laboral se estima un aumento del 37.3% a 45.8% en el segundo trimestre de este año”.

Advierte que sin políticas públicas que atiendan a la población con ingreso medio, la cantidad de personas en situación de pobreza por ingreso puede aumentar, y que la crisis podría provocar que la población que en 2018 no era pobre ni vulnerable, tenga afectaciones que los lleven a encontrarse en alguna de estas condiciones.

De las 34 colonias que ayer el Gobierno de la Ciudad de México colocó en el estatus de Atención Prioritaria por el elevado porcentaje de casos de contagio de la pandemia, 27, es decir 80 por ciento, están catalogadas como de muy alto o alto grado de marginación, de acuerdo con el Sistema de Información de Desarrollo Social (Sideso).

80 por ciento de las colonias con más casos covid-19 tienen muy alto o alto grado de marginación

Al realizar un desglose del total de las colonias con más casos covid-19, Excélsior encontró que 12 están catalogadas como de muy alto grado de marginación (35 por ciento); 15, como de alto grado de marginación (44 por ciento); seis, como de grado medio de marginación (17.6 por ciento), y una colonia no está catalogada por nivel de marginación.

El índice de marginación del Sideso considera cuatro rubros: educación, vivienda, distribución de la población e ingresos monetarios.

Más de 12 millones de empleos perdidos.  

Las personas con ingresos bajos son quienes pagan el precio más alto, advierte la OCDE.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en su informe Prespectivas de empleo 2020, señala que la pandemia de la Covid-19 ha desencadenado una profunda crisis económica no vista desde la Gran Depresión.

“La pandemia de la Covid-19 se está convirtiendo en una crisis del empleo mucho más grave que la de 2008”, difundió la organización y su secretario general, José Ángel Gurría, afirmó que “ahora los países deberán hacer todo lo posible por evitar que esta crisis del empleo se transforme en una crisis social a gran escala. Es preciso que las políticas macroeconómicas sigan siendo solidarias a lo largo de la crisis para minimizar el riesgo de afrontar una recesión prolongada y una generación perdida de jóvenes cuyas perspectivas laborales resulten lesionadas de manera duradera”.

Durante el confinamiento, señala, los trabajadores mejor pagados tenían en promedio 50% más probabilidades de trabajar desde casa que aquellos con sueldos menores. Al mismo tiempo, los trabajadores con ingresos bajos tenían dos veces más probabilidades de dejar de laborar por completo, en comparación con sus pares con mayores ingresos.

Añade que las mujeres han resultado más perjudicadas que los hombres durante esta crisis, ya que muchas de ellas trabajan en los sectores más afectados y en grado desproporcionado tienen empleos precarios; los trabajadores autónomos y quienes tienen contratos temporales o parciales se vieron particularmente expuestos a pérdidas de empleo y de ingresos, y los jóvenes egresados de escuelas o universidades tendrán dificultades para encontrar empleo y corren el riesgo de sufrir daños de largo plazo en su potencial de ingresos.

“Todas las personas podemos enfermarnos, pero los efectos negativos de la emergencia impactan más a los grupos y personas sistemáticamente excluidas. Personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo, pueblos indígenas, afrodescendientes, la comunidad LGBTQIA+, personas con discapacidad, personas con empleos precarios, mujeres que viven violencia de género.

Todos estos grupos están enfrentando situaciones extraordinarias que requieren atención particular. La crisis más invisible es la crisis social y su origen es el racismo, clasismo, homofobia, machismo, xenofobia y, en general, la ausencia de una sociedad y un Estado verdaderamente igualitarios, en leyes y hechos”, agrega Oxfam en su informe “Vivir al día: medidas para combatir la epidemia de desigualdad en México”.

Estrategia fallida en Educación

Las estrategias de la SEP para continuar con el ciclo escolar consideran el uso de medios digitales y tecnológicos, con lo que las y los estudiantes de todos los niveles educativos han tenido que cursar sus estudios en línea. Sin embargo, en México, solo el 44.3% de los hogares cuentan con equipo de computación y únicamente 56.4% cuenta con conexión a Internet89. En el ámbito rural, las cifras son considerablemente menores: 20.6% y 23.4% de los hogares cuentan con computadora y con conexión a Internet, respectivamente. Asimismo, las diferencias en materia de posesión de una computadora y de acceso a Internet son muy pronunciadas. Mientras que casi nueve de cada 10 hogares del nivel socioeconómico alto cuentan con conexión a Internet, solo dos de cada 10 hogares del estrato bajo cuentan con conexión (ver Gráfica 7)90.

Lo anterior tiene implicaciones importantes en la formación de aprendizajes, de capital humano y de generación de ingresos en el largo plazo. Para el tema educativo en específico, la ausencia de los medios tecnológicos para sumarse a alguna de las estrategias del Gobierno de México podría contribuir a que las y los estudiantes trunquen y abandonen sus estudios formales.

A diferencia de las políticas implementadas por los países desarrollados, el gobierno mexicano no implementó un esquema ambicioso para desincentivar despidos masivos por parte de las empresas. En parte, esto se explica por el efecto que tuvo la crisis sobre sus ingresos petroleros, la baja recaudación fiscal y la decisión de no adquirir deuda.

En materia de ingreso, la pandemia llegó a un México con una perspectiva de crecimiento moderada y en un entorno social y económico adverso. Las medidas que las autoridades tomaron para hacer frente a la crisis sanitaria trajeron como consecuencia una desaceleración en la economía, con grandes impactos en los ingresos de las familias mexicanas. Las desigualdades se hicieron evidentes en la población que no contaba con un ingreso fijo, principalmente entre las personas que trabajan en el sector informal, y que, por causa de las medidas de confinamiento vieron su actividad desaparecer o reducirse drásticamente.

La mayoría de las muertes por covid-19 en México corresponden a personas con baja escolaridad y que se desempeñaban en trabajos no remunerados, según la UNAM

La mayoría de los muertos por coronavirus en México se concentran en personas con bajo nivel de estudios y que se desempeñan como amas de casa, trabajadores públicos o conductores de vehículos, detalló un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El documento universitario se creó con las estadísticas de mortalidad de la Secretaría de Salud federal y el sistema de información que se alimenta de los certificados de defunción expedidos en el país, donde la principal causa o antecedente sea la palabra cov o covid al 27 de mayo de 2020.

Indicó que 71% de las personas fallecidas por covid-19 en México tenían como escolaridad máxima la primaria o ningún grado de estudios.

Lee también: OMS advierte sobre desconfinamientos apresurados en países como México

Aunque el Inegi reporta que un porcentaje similar sobre la población que cuenta con dicha escolaridad, la máxima casa de estudios refiere que el número de defunciones de covid-19 por edad les muy diferente al de la población nacional, por lo que se debe asumir una selectividad del padecimiento por el nivel de estudios.

Señaló que casi el 84% de los decesos por este padecimiento se concentran en personas que se desempeñaban como amas de casa, jubilados, empleados del sector público, conductor y profesionales no ocupados.

Además, los individuos que no desempeñan un empleo o realizan una actividad no remunerada suman en su conjunto el 46% de las defunciones.

Sobre el lugar donde ocurren las muertes, La UNAM indicó que el 55.7% se concentran en la Ciudad y el Estado de México, mientras el 89% en 11 entidades federativas.

Sin respuesta del gobierno de México.  

Hasta la tercera semana de abril de 2020, el número de contagios se presentaba en municipios de marginación media, por tratarse de grandes centros urbanos que concentran una mayor disponibilidad de servicios de salud y mayor capacidad económica.

No obstante, la vulnerabilidad de los municipios donde aún no hay contagios es la más alta y crítica, lo que podría tener fuertes efectos negativos en las economías locales. Es en estos municipios en los que se debe buscar prevenir con mayor importancia los contagios, ya que además de la precariedad económica, los servicios de salud están en gran medida ausentes.

En ese sentido, es imperativo aumentar y mantener las medidas de prevención del contagio en municipios con vulnerabilidad muy alta y crítica, aunque no presenten casos, dado que los efectos en estos municipios serán más graves.

Adicionalmente, se desprende que es importante evaluar el posible levantamiento anticipado de las medidas de mitigación de contagio en municipios de vulnerabilidad muy alta o crítica sin haber controlado la epidemia en otros municipios, específicamente aquellos con los que tengan mayores vínculos socioeconómicos.

También se propone realizar campañas especiales en municipios con un alto grado de migración de retorno, por tener un mayor grado de exposición.

Por último, se sugiere plantear la elaboración de planes de protección económica para los municipios más vulnerables, que les permita resistir la contingencia y recuperarse posteriormente.

En el desarrollo de este índice participaron académicos de los Institutos de Geografía (IGg), Geofísica (IGf) e Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y Sistemas (IIMAS), así como de las Facultades de Medicina (FM) y Ciencias (FC), además de la Coordinación de la Investigación Científica (CIC) de la UNAM.

Aquí el documento https://www.igg.unam.mx/covid-19/Vista/archivos/vulnerabilidad.pdf