¡ Feliz día parteras !

Staff/GC
Posted on mayo 10, 2020, 7:14 pm

A medida que el planeta entero libra una batalla contra el Covid-19, las mujeres continúan quedando embarazadas y siguen naciendo bebés. Los partos no se detienen ante la pandemia, y lo mismo puede decirse las parteras. Ellas se encuentran trabajando de manera incansable en la primera línea de la respuesta en maternidades, centros de salud y albergues para mujeres en el mundo entero, en donde arriesgan su vida y su bienestar para salvar las vidas de mujeres y recién nacidos.

En muchos de los países que se han visto severamente afectados por la crisis de la pandemia existen parteras que están muriendo a causa de la falta de equipo de protección personal (EPP) y la falta de apoyo en general. En muchos establecimientos de salud se ha reubicado a las parteras para integrarlas a la respuesta al virus, lo cual deja a las mujeres sin acceso a servicios vitales en los que factor tiempo es decisivo. En el marco de la respuesta general del sector sanitario ante la pandemia, la salud materna y neonatal debe ser una prioridad.

La pandemia del coronavirus está limitando los servicios de salud sexual y reproductiva en todo el mundo. En varios países, los centros de salud y maternidades se han convertido para dar respuesta a la pandemia y las mujeres a punto de dar a luz rehúyen la atención en las instalaciones sanitarias por temor a exponerse al virus, o encuentren obstáculos para su atención.

Si, este domingo celebramos a las mujeres que se han hecho madres, pero también queremos hemos querido voltear a ver a esas trabajadoras sanitarias que les ayudan a iniciarse en la maternidad cuyo día internacional se conmemora cada 5 de mayo. Sin embargo, a medida que la pandemia del Covid-19 azota al mundo, estas celebraciones llegan con una nota sombría. Con sistemas de salud funcionando a paso forzado, con restricciones a la movilidad y el miedo a exponerse a un contagio. Las madres y las parteras están arriesgando su propia salud y sus propias vidas para traer al mundo nueva vida.

Embarazadas en una pandemia

En días de pandemia, las mujeres embarazadas viven en una suerte de limbo, suspendidas entre la esperanza y el miedo.

“No estaba preocupada por la labor de parto, ni por cuál hospital elegir, pero todo cambió”, aseguró Reem Salama, de 27 años, en Egipto.

“Ahora tengo que preocuparme por el hospital que elija, y asegurarme de que no se hayan notificado casos allí”. La señora Salama suspendió su tratamiento de maternidad porque se notificaron casos de Covid-19 en la aldea donde se encuentra su médico.

Pocos lo saben, pero hoy las embarazadas corren más riesgo de infección de Covid-19 que la población general. Los efectos sobre los sistemas de salud han puesto en peligro a las mujeres y a quienes las atienden.

“Para nosotras, las embarazadas, especialmente para mí que espero gemelos, tengo miedo”, manifestó Enxhi Merkaj, de 25 años, en Albania. “¿Cómo voy a dar a luz? Tengo mucho miedo.

Las parteras en primera línea

Las parteras de todo el mundo esperan que alguien las tome en cuenta. En Etiopía, Genet Azmach se mantiene firme en la atención que presta a las embarazadas y a las nuevas madres, pero le preocupa que ella y sus colegas no tengan suficiente equipo de protección personal para mantener a raya la pandemia.

En Sudán del Sur, el partero Justine Mangwi compara la pandemia con la guerra de independencia del país: “Este es el turno de los trabajadores de la salud de pelear la guerra del coronavirus por nuestro país”.

El Sr. Mangwi es uno de 26 parteros de la UNFPA del proyecto Strengthening Midwifery Services (Fortalecimiento de los servicios de partería), cuyo objetivo es reducir la elevada tasa de mortalidad materna del país. Él y otros parteros sabían que pasarían sus carreras salvando las vidas de mujeres en situaciones angustiosas, lo que no sabían era que también se pondrían en riesgo a sí mismos.

Ofrecen no sólo atención prenatal y de parto seguro, sino también una gama completa de servicios de salud sexual y reproductiva, desde asesoramiento en planificación familia. También prestan atención a las sobrevivientes de la violencia de género. Todos estos servicios podrían reducirse si los sistemas de salud sufren excesiva presión a causa de la pandemia.

También se necesitan inversiones en partería para proteger la salud y el bienestar de las mujeres y los recién nacidos. La atención de partería de calidad podría evitar más del 80 % de todas las muertes maternas, mortinatos y muertes neonatales.

UNFPA está trabajando para asegurar los suministros de higiene y los productos de salud sexual y reproductiva necesarios para que las parteras y otros trabajadores de la salud presten constantemente atención de calidad a todas las mujeres. En la actualidad, una campaña mundial está recaudando fondos en favor de estas actividades.

Tradicionalmente, las parteras han jugado un papel vital en la respuesta a las pandemias. En un momento en el que los sistemas de salud de muchos países están completamente saturados, las parteras están demostrando su valor y resiliencia al seguir ayudando a las mujeres en edad de procrear, incluso en las circunstancias más adversas.

Ahora más que nunca, debemos emprender acciones para lograr el reconocimiento de las parteras como promotoras incansables de la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y las niñas.

Hagamos un frente común —con y a favor de las parteras— para priorizar y proteger la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, incluso en estos momentos tan difíciles.