Guterres: ‘La gente sufre y está enojada’

Staff/GC
Posted on septiembre 20, 2017, 6:15 pm

El Secretario General de la ONU, el portugués António Guterres, esbozó el escenario sombrío en el que se encuentra el mundo, llamó a las naciones a centrarse en la política para la resolución de los conflictos, censuró a quienes causan división y llamó a que, en unidad y con base en los principios de la Carta de las Naciones, afrontar los grandes desafíos y se promueva la dignidad humana para todos.

«Nosotros, los pueblos», y las Naciones Unidas, nos enfrentamos a graves desafíos. Nuestro mundo está en problemas. La gente está sufriendo y está enojada. Ven crecer la inseguridad, crecer la desigualdad, la propagación de conflictos y el cambio climático. La economía global está cada vez más integrada, pero nuestro sentido de comunidad global puede estar desintegrándose. Las sociedades están fragmentadas. El discurso político está polarizado.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, se dirige a la Asamblea General. Foto: ONU/Cia Pak.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, se dirige a la Asamblea General. Foto: ONU/Cia Pak.

“La confianza interna y entre países está siendo dirigida hacia abajo por aquellos que demonizan y dividen. Somos un mundo en pedazos. Necesitamos ser un mundo en paz. Y creo firmemente que, juntos, podemos construir la paz. Podemos restaurar la confianza y crear un mundo mejor para todos”, dijo el Secretario al iniciar los trabajos del 72 periodo de sesiones de la Asamblea General.

António Guterres, ex Primer Ministro de Portugal, pronunció por primera vez el discurso de apertura del debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU ante representantes de los 193 Estados miembros de la Organización.

El actual Secretario General de la ONU asumió el cargo el 1 de enero, en sustitución de Ban Ki-Moon y fue electo por aclamación por los 193 estados miembros de la Organización después de que su candidatura consiguió la aprobación de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia) en octubre de 2016.

En su alocución, el titular de la ONU abordó el avance del terrorismo y afirmó que para combatir ese flagelo son cruciales tanto la cooperación internacional como políticas que aborden la pobreza e injusticias que facilitan la radicalización y los discursos de odio.

Afirmó que la creciente desigualdad está socavando los cimientos de la sociedad y el pacto social, a pesar de que la integración de las economías mundiales, la expansión del comercio y los avances tecnológicos han traído beneficios.

“Más gente ha salido de la pobreza extrema que nunca. La clase media global también es más grande que nunca. Más gente vive una vida más larga y saludable.

“Sin embargo, las ganancias no han sido iguales. Vemos enormes dispares en los ingresos, las oportunidades y el acceso a los frutos de la investigación y la innovación. Ocho hombres tienen la misma riqueza que la mitad de la humanidad. Regiones enteras, países y comunidades permanecen lejos de las olas de progreso y crecimiento, dejadas atrás en los cinturones de óxido de nuestro mundo”.

Esta exclusión, advirtió, tiene un precio que se traduce en frustración, alienación e inestabilidad.

El Secretario General destacó a la migración como un reto que, bien gestionado, podría ayudar a la unidad mundial, pero en la actualidad la comunidad internacional enfrenta una crisis de solidaridad en la que algunos países han cerrado sus puertas y respondido con hostilidad.

“Necesitamos hacer más para apoyarlos. También tenemos que hacer más para hacer frente a los desafíos de la migración.

Miroslav Lajčák (centro), Presidente del 72º período de sesiones de la Asamblea General, abre el debate general anual de la Asamblea de la ONU. Lo acompañan el Secretario General, António Guterres, y Catherine Pollard, subsecretaria General para la Asamblea General y Gestión de Conferencias. Foto: ONU/Cia Pak.

Miroslav Lajčák (centro), Presidente del 72º período de sesiones de la Asamblea General, abre el debate general anual de la Asamblea de la ONU. Lo acompañan el Secretario General, António Guterres, y Catherine Pollard, subsecretaria General para la Asamblea General y Gestión de Conferencias. Foto: ONU/Cia Pak.

“Desde mi experiencia, puedo asegurar que la mayoría de la gente prefiere realizar sus aspiraciones en casa. Seamos claros; no vamos a poner fin a las tragedias en el Mediterráneo, el mar de Andamán y en otros lugares sin crear más oportunidades para la migración regular.

“Yo mismo soy un migrante, como muchos de ustedes en esta sala. Pero, nadie esperaba que arriesgara mi vida en un barco con fugas o cruzar un desierto en la parte trasera de un camión para encontrar trabajo fuera de mi país de nacimiento. La migración segura no puede limitarse a la élite global. Los refugiados, los desplazados internos y los migrantes no son el problema; el problema radica en el conflicto, la persecución y la pobreza desesperada”.

Censuró que la forma en que refugiados y migrantes han sido estereotipados y convertidos en chivos expiatorios por figuras políticas que alimentan el resentimiento en busca de ganancias electorales.

Con respecto a los conflictos en Siria, Yemen, Sudán del Sur, Afganistán y otros países, reiteró que ninguna de las partes ganará esas guerras ni erradicará el terrorismo, aseverando que en todos los casos la solución debe ser política.

Entre los asuntos más urgentes, Guterres mencionó los lanzamientos balísticos de Corea del Norte y el peligro de una catástrofe nuclear. Insistió en que la solución a las tensiones en la península de Corea debe ser pacífica y emanar del diálogo.

La escalada de tensiones sectarias en el estado de Rakhine, en Myanmar, fue otra de las graves crisis abordadas en la alocución del titular de la ONU, quien enfatizó la violencia que ha generado un éxodo de la minoría Rohingya hacia Bangladesh, colocando en riesgo la estabilidad de la región.

“Nadie está ganando las guerras de hoy. Desde Siria hasta Yemen, desde Sudán del Sur hasta el Sahel, Afganistán y otros lugares, sólo las soluciones políticas pueden traer paz. No deberíamos tener ilusiones. No podremos erradicar el terrorismo si no resolvemos los conflictos que están creando el desorden en el que florecen los extremistas violentos”, alertó el Secretario General.

António Guterres y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Foto: ONU/Mark Garten.

António Guterres y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Foto: ONU/Mark Garten.

“Sería estupendo felicitarlos”

Los tres ejes centrales en los que se ha de centrar el 72º periodo de sesiones de la Asamblea General, indicó Miroslav Lajcák, Presidente del máximo órgano de deliberación de la ONU, son la paz y la prevención de conflictos, trabajar en favor de las personas y la prosperidad del planeta.

Sin embargo, Lajcák lanzó un mensaje pesimista en su discurso de apertura del segmento de alto nivel de la Asamblea el lunes 19 de septiembre.

“Me gustaría poder indicar una larga lista de ejemplos exitosos de mediación y prevención que sirvieran para evitar conflictos. Preferiría hablar sólo de las personas que emigran por elección propia, no por desesperación. Sería estupendo felicitarlos por cumplir sus compromisos relacionados con el clima. Espero que alguien sea capaz de pronunciar un discurso como este aquí algún día, pero no puedo ser yo”, dijo.

A pesar de ello, Lajcák destacó como positivos para la humanidad la firma de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el acuerdo de paz en Colombia y el Pacto Climático de París.

Entre los grandes retos a los que se enfrenta resaltó el proceso de adopción del primer Pacto Mundial para la Migración y el terrorismo internacional, e indicó que la única manera de tener éxito en ambas áreas será centrarse en el trabajo en favor de las personas en lugar de adherirse a posiciones individuales.

***

Leave a Reply

  • (not be published)