No todos los héroes usan capa, éste trae espinas

Staff/GC
Posted on marzo 09, 2019, 7:02 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el nopal es un activo valioso que puede contribuir a la seguridad alimentaria y la resiliencia de las poblaciones de zonas áridas.

“La dependencia del nopal es creciente, es usado para reducir el riesgo y mejorar la seguridad alimentaria. El nopal tiene un papel económico crucial, es una fuente de alimento humano, de forraje para animales y como combustible en algunos casos, es un medio de ingreso adicional, que incrementa la eficiencia y la viabilidad económica de pequeños agricultores de bajo ingreso”, señala el estudio Ecología del Cultivo, Manejo y Usos del Nopal elaborado por el organismo.

Ejemplifica que en la región de Tigray de Etiopía, ubicada en la frontera con Eritrea existe nopal que localmente se conoce como beles y desempeña un papel cultural y económico muy importante, dado la continua y creciente presión humana y del ganado sobre la tierra, combinada con la declinación de la productividad del suelo y los episodios recurrentes de sequía y hambruna, la dependencia del nopal es creciente, es usado para reducir el riesgo y mejorar la seguridad alimentaria.

El nopal tiene un papel económico crucial, señala el informe, ante el reto que implica el cambio climático y las sequias prolongadas y la desertificación que ello conlleva.

“Si la gente quiere sobrevivir en estas duras condiciones, sus cultivos deberán tolerar la sequía, altas temperaturas y suelos pobres”, advierte la FAO.

Y es aquí donde aparece el “súper nopal”, pues este cactus puede ser cultivado en zonas semiáridas, incrementando la seguridad alimentaria.

“El nopal encaja bien en este escenario, con una productividad 60-75 veces mayor que los pastizales naturales. El cultivo intensivo en áreas pequeñas aliviaría la presión sobre los re- cursos naturales de los pastizales, reduciendo su degradación. Al mismo tiempo más productos (carne y leche) producidos por animales alimentados con nopal pueden aliviar el hambre, incrementando la seguridad alimentaria y la resiliencia de las poblaciones viviendo en las zonas áridas”, apunta el estudio. “El nopal es capaz de crecer en tierras donde otros cultivos no prosperan. Puede ser usado para la restauración de tierras degradadas en muchos países, tales como Etiopia; es el único cultivo en el cual se puede confiar donde todos los demás han fallado.

La FAO has invitado a los responsables de las políticas nacionales alimentarias a promover el consumo del nopal.

“El cambio climático y la creciente amenaza de las sequías son razones importantes para promover el humilde cactus al estatus de cultivo esencial en muchas áreas”, aseguró Hans Dreyer, director de la División de Producción y Protección Vegetal de la FAO.

La presión prevista sobre los recursos hídricos en el futuro convierte a los cactus en “uno de los cultivos más importantes para el siglo XXI”, asegura Ali Nefzaoui, investigador del Centro Internacional de Investigación Agrícola en las Zonas Secas (ICARDA) basado en Túnez.

Cortando pencas de nopal para alimentar a las vacas en Etiopía. Foto: FAO.

Cortando pencas de nopal para alimentar a las vacas en Etiopía. Foto: FAO.

Del Códice Florentino a Sicilia

El Atlas de las Plantas de la Medicina Tradicional Mexicana de la UNAM expone que en el siglo XVI el Códice Florentino relata del nopal: “sirve para las mujeres que no pueden parir”.

Agrega que, en el mismo siglo, “Francisco Hernández señaló: extingue de modo notable las fiebres ardientes, apaga la sed y humedece las entrañas secas. Los frutos comidos detienen el flujo de vientre, sobre todo si proviene de calor, se comen principalmente por quienes sufren exceso de ‘bilis’ o destemplanza cálida. Tienen una goma que templa el calor de los riñones y de la orina. Su jugo o líquido destilado de ellos es admirable contra las fiebres biliosas y malignas, principalmente si se mezclan con jugo de pitahaya. Dicen que su jugo tomado en cantidad de media onza produce leche, cura las llagas recientes o antiguas. Sus raíces mezcladas con cierta especie de geranio, alivian las hernias, curan las erisipelas, mitigan el calor que proviene de fiebre o de cualquier otra causa, y son remedio del hígado irritado en exceso. Por otro lado, la raíz sola alivia las úlceras”.

Un estudio publicado en el Centro Nacional de Información Biotecnológica de los Estados Unidos revela que algunos estudios han demostrado que las actividades antioxidantes del nopal pueden ayudar a prevenir patologías crónicas como la diabetes.

“En la última década, científicos académicos y empresas privadas han proporcionado evidencia convincente del potencial de beneficio nutricional y para la salud de este cactus. En particular, su composición rica en polifenoles, vitaminas, ácidos grasos poliinsaturados y aminoácidos se ha destacado mediante el uso de un gran panel de métodos de extracción.

Los compuestos y derivados de cactus naturales identificados demostraron estar dotados de actividades biológicas relevantes que incluyen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, hipoglucemiantes, antimicrobianas y neuroprotectoras”.

El nopal tiene una larga tradición en México, donde su consumo anual per cápita anual, según la FAO, asciende a 6.4 kilogramos.

El cultivo se originó en México quien es todavía el mayor productor y consumidor del mundo, pero otros países, incluyendo Marruecos, Etiopia, Sudáfrica, Kenia, India y Pakistán, están incrementando su producción y uso.

Los nopales cultivados sin espinas fueron introducidos a España probablemente pocos años después del descubrimiento de América, inicialmente con propósitos ornamentales y como curiosidades en los jardines de la nobleza. Posteriormente fueron llevados a otros países del Mediterráneo así como a Sudamérica, Sudáfrica, India y Australia. Los navegantes incrementaron su distribución usándolos como hortaliza fresca que los protegía del escorbuto. La razón principal de la diseminación posterior del nopal por los humanos fue la producción de forraje en zonas áridas, el uso de frutos o cladodios para consumo humano, y la producción de cochinilla.

En la isla de Sicilia se llevan a cabo numerosos festivales alrededor de la época de cosecha (octubre-noviembre) en las poblaciones de San Cono, Biancavilla, Santa Margherita Belice y Roccapalumba.

***

Leave a Reply

  • (not be published)