Beisbol, entre el virus y la pared

Staff/GC
Posted on mayo 22, 2020, 10:35 pm

El beisbol nacional se encuentra entre la espada que ha significado la crisis de salud provocada por el coronavirus Covid-19 y la pared de las férreas medidas sanitarias impuestas por autoridades federales y locales.

El presidente de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), Horacio de la Vega, ha expuesto que una campaña sin público en las gradas sería inviable, y mantiene los escenarios para celebrar una temporada corta 2020 a puerta abierta cuando lo permitan las autoridades federales del sector salud.

“Nosotros mantenemos en escenarios de sí poder tener temporada, si es que la autoridad de salud federal y los distintos gobiernos lo permiten cuando pueda ser a puerta abierta. Reitero que un escenario de jugar a puerta cerrada para nosotros es un escenario poco probable, poco viable por cuestiones financieras, por otras cosas, pero no quitamos el dedo del renglón”, indicó De la Vega a Multimedios.

En la Ciudad de México, mientras cines y teatros dejarán el confinamiento al 50% de su capacidad, el beisbol (y otros deportes profesionales) deberá hacerlo sin aficionados.

Cuando se agudizó la pandemia en México, De la Vega expuso que las organizaciones del circuito se encontraban preparadas y coordinadas para iniciar la temporada 2020 después de la fecha fallida de arranque de temporada y con el objetivo de tener la mayor cantidad de juegos posibles.

Será hasta el 2 de junio, cuando se reúnan los directivos de los equipos con Horacio de la Vega, cuando se pondría a votación lo que sucederá con la pelota caliente este año.

Se ha informado que el presidente de la LMB sostiene conversaciones activas con las autoridades de Salud federal y con las dirigencias de los equipos para cumplir con los protocolos para poder tener la temporada en los diamantes, respetando la reactivación de tareas económicas y sociales que han proyectado las autoridades.

“Otro punto fundamental reside en apuntalar a peloteros, integrantes del cuerpo técnico y umpires. En este caso, los dueños de los equipos han hecho esfuerzos importantes y así brindar, en el corto plazo, apoyos a los integrantes de los respectivos rosters, para que puedan enfrentar de manera digna el tiempo de espera para arrancar la temporada 2020”, difundio el presidente de la LMB después de que se cancelara el arranque de la temporada.

En este contexto, Miguel Ojeda, presidente adjunto de los Diablos Rojos del México, reprochó a los equipos de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) por estar más al pendiente por arrancar su temporada el 12 de octubre, en lugar de preocuparse por sus jugadores y apoyarlos en estos momentos de crisis económica derivada de la crisis de salud.

“Sería importante en este momento que los equipos de la LMP, qué ellos están contando que su temporada arrancará el 12 de octubre como lo han hecho durante tantos años. Creo que deberían de preocuparse un poquito por sus jugadores que a final de cuentas son los mismos y que no los están apoyando tampoco en estos momentos”, expresó a un medio de Sinaloa.

El dirigente ha informado que a pesar de la crisis de salud, existe monitoreo y contacto virtual con los jugadores.

“Hemos estado trabajando con ellos, midiéndoles la resistencia, la fortaleza, dándoles programas de tiro, entonces si esto se da con el favor de Dios el tema de la pandemia reduce y las curvas de contagio igualmente reducen, y toca la buena voluntad de Dios de que nos toque jugar esta temporada nos va a costar muy poco llegar preparados o prepararnos al 100 % para el arranque de la temporada, los muchachos están muy muy cerca, sería cuestión de días para que ellos se declaren listos y tener un resultado positivo para la organización”, dijo Ojeda en una entrevista difundida por la organización escarlata.

Para Miguel Ojeda, el mejor escenario sería jugar con público, pues los juegos sin aficionados no serían rentables a la organización.

“Lo mejor sería esperar a que se pueda jugar con cierta capacidad, con cierto aforo; no tiene que ser con estadio lleno pero sí con algo de gente y separarlos, tenerlos en todo el estadio divididos para que ellos también estén más seguros, entendiendo que es un tema que va para largo”.

***