Cristo alista su pasión virtual

Staff/GC
Posted on abril 03, 2020, 5:46 pm

Surgió en el seno de la creencia católica y como un agradecimiento del pueblo de Iztapalapa a Jesucristo, por haberles permitido superar la epidemia del cólera que azotó a nuestro país en 1833. Hoy, a 177 años de distancia, la representación de la Pasión del Cristo de Iztapalapa  no podrá llevarse a cabo, otra vez, por una plaga, por una epidemia: la del coronavirus.

En aquellos años los pobladores de los ocho barrios de Iztapalapa realizaron una manda a su patrono “El señor de la Cuevita”, para que cesara la epidemia a cambio de que los habitantes hicieran la representación, y en esta semana santa, el rito se repite para pedir a Dios, les permita superar a la actual pandemia.

Por esa razón, esta Representación será simbólica; se realizará en el mismo Santuario del Señor de la Cuevita y la escenificación de solo de algunos de sus pasajes, será transmitida por el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano y el de la Ciudad de México, y todas las televisoras privadas y públicas podrán tomar la señal para efectuar su respectiva emisión.

De acuerdo con el Comité Organizador de la Semana Santa en Iztapalapa (COSSIAC), los pasajes que así se puedan adaptar, se realizarán a puerta cerrada y de manera simbólica,  apegada a la tradición, sin acceso al público, con un número de actores reducido y con todas las medidas sanitarias para proteger la salud de todos los participantes ante el coronavirus.

“Siempre hemos sido gente de fe. La representación se debe a un milagro. Todos sabemos que en 1833 aquí en Iztapalapa nos azotó una epidemia de cólera. Con nuestra fe y amor que le tenemos al Señor de la Cuevita el día de hoy vamos a realizar un ensayo y una plegaria de todo corazón para que esta pandemia no cause estragos en nuestro país.”, dijo Tito Domínguez, vicepresidente del comité de Semana Santa en Iztapalapa, en una entrevista para el Sol de México.

La catedral de Iztapalapa, será el escenario de la Pasión 2020.

En la casa de ensayos, en el Barrio de la Asunción, se reunieron cerca de 150 personas. Aquí, el gel antibacterial mandó, incluso un hombre del comité pasó con cada uno de los asistentes para repartir un poco de una botella.

“Tenemos la fe bien arraigada y creemos que nuevamente el señor de la Cuevita nos va a proteger, no por eso no vamos a dejar de tener las medidas pertinentes, cero abrazos, cero besos, la sana distancia”, insistió Domínguez ese día.

Se trata del primer año en el que se regresará al origen de la tradición, con la representación de las estaciones tradicionales del Viacrucis.

Además se suspenderán todas las actividades comerciales, ferias, romerías y espectáculos que se realizan alrededor de la Representación y se establecerá un operativo de seguridad y vigilancia para garantizar el cumplimiento de estas medidas.

representación de Semana Santa en Iztapalapa este año se realizará de manera simbólica y apegada a la tradición en un espacio cerrado, sin acceso al público, con un número de actores reducido y con todas las medidas sanitarias para proteger la salud de todos los participantes ante el coronavirus.

La Pasión de Cristo de Iztapalapa se transmitirá vía internet y por @Capital_21 para cumplir  recomendación de las autoridades del sector salud para evitar la propagación del virus.

Se trata del primer año en el que se regresará al origen de la tradición, con la representación de las estaciones tradicionales del Viacrucis al interior del templo.

Además se suspenderán todas las actividades comerciales, ferias, romerías y espectáculos que se realizan alrededor de la Representación y se establecerá un operativo de seguridad y vigilancia para garantizar el cumplimiento de estas medidas.

¿Que vendrá después?

Una vez superada la emergencia de Covid-19, se llevará a cabo una procesión de agradecimiento, en la que repondrán los recorridos por los ocho barrios de la demarcación, así como en el Cerro de la Estrella.

Asimismo, en esta procesión, se instalarán las romerías y ferias que originalmente operaban como parte del festejo de semana Santa.

Tito Domínguez, vicepresidente del Comité Organizador de Semana Santa de Iztapalapa, señaló que los actores principales de la representación atienden las indicaciones del sector salud, por lo que se encuentran en sus casas.

Los entrenamientos se encuentran suspendidos y será este domingo, con una ceremonia simbólica de Domingo de Ramos, con lo que de inicio la Representación de la Pasión de Iztapalapa, de manera virtual

Cristo, esperanzado

Mauricio Luna, es el Cristo virtual que ésta vez, solo recorrerá el Vía Crucis al interior del templo. Foto: EFE

Para Mauricio Luna, actor de teatro experimental que representará el papel de Cristo en esta ocasión, relata que en esta ocasión, la Pasión será más triste.

“Es un golpe muy duro para nosotros y para los ocho barrios por el tiempo que lleva la representación, lo que representa para nosotros como agradecimiento al Señor de la Cuevita porque es algo que año con año hemos esperado, es algo que en cuanto termina vuelves a esperar“, dice en una entrevista con la agencia EFE.

Los ensayos se han reducido a un máximo de 40 personas, porque el Gobierno de Ciudad de México ha recomendado no realizar eventos masivos con más de 50 asistentes.

Aun así, Mauricio invita a los feligreses a adaptarse a una realidad que la religión también ha adoptado, la de transmitir en Facebook y otras redes sociales eventos como este.

“Pidamos mucho a Dios. Hablemos mucho con Él. Pidamos por todas las personas que tienen esta enfermedad porque todo esto pase de la manera más rápida posible, pero también debemos llevar nosotros a cabo las medidas de seguridad que nos han dicho para evitar la propagación de este virus“, expresa.

El joven cumplió con los difíciles requisitos que implica cumplir con el papel: ser originario de Iztapalapa, tener buena conducta, estar soltero y carecer de adicciones.

El que más destaca es medir como mínimo 1.75 metros y gozar de una condición física que permita cargar bajo el sol una cruz que pesa 90 kilos y mide seis metros a lo largo de un trayecto de cerca de 2 kilómetros.

Después de las “altas y bajas” que ha implicado su elección y, después, el cambio de planes, Mauricio Luna se encomienda a su fe pero también se apega a la ciencia.