El Escudo Nacional, entre la historia, la mitología y la identidad

Posted on mayo 13, 2017, 11:49 pm

El Escudo Nacional de México agrupa una diversidad de componentes naturales: águila, serpiente, nopal, agua, tierra, caracoles, jade, encino y laurel.

De acuerdo con la mitología prehispánica, en el año de 1325 nuestros antepasados mexicas, bajo los designios del dios Huitzilopochtli, fundaron la Gran Tenochtitlan en el lugar donde encontraron la señal conformada por un águila devorando una serpiente, posada sobre un nopal; imagen que con el tiempo, se convirtió en nuestro Escudo Nacional.

Para conocer más detalles sobre los hechos históricos y mitológicos alrededor de nuestro escudo, el Museo Nacional de Antropología alberga la exposición “Escudo Nacional. Flora, fauna y biodiversidad”.

La muestra se compone de 340 objetos entre piezas arqueológicas, banderas militares, esculturas, pinturas alegóricas, publicaciones y numismática, entre otros, provenientes de diversos recintos y colecciones.

En ella podrás apreciar las modificaciones al Escudo Nacional desde el inicio de la vida independiente de México hasta nuestros días.

La exposición estará abierta hasta el 28 de mayo en el Museo Nacional de Antropología, ubicado en Paseo de la Reforma y Gandhi, en Chapultepec Polanco. La entrada es libre.

La exposición fue inaugurada el 2 de marzo por la secretaria de Cultura, María Cristina García, y Rafael Pacchiano, titular federal de Medio Ambiente.

Ese día, la titular de Cultura del Gobierno federal recordó que el Escudo Nacional está ligado a leyendas, tradiciones y hechos que conforman nuestra identidad y que nos hablan de la visión de la naturaleza que tenían los antiguos mexicanos, la cual no deja de admirarnos, ya que nos identifica por su riqueza simbólica e iconográfica.

“La muestra que hoy inauguramos nos habla de México y hace un recorrido por el ecosistema, la historia y el significado de nuestro Escudo Nacional, que nos hermana como mexicanos sintetiza lo que somos como país y fortalece nuestro sentido de pertenencia”, agregó la funcionaria.

Pacchiano Alamán afirmó que la exposición es resultado de la colaboración durante cuatro años de acopio y clasificación entre instituciones para dar cuenta de la riqueza que conforma el Escudo Nacional.

La muestra, añadió, no sólo analiza los elementos históricos y mitológicos que construyen el símbolo nacional, sino los elementos naturales que nos hablan de su esencia fundacional con el águila, el nopal y flora que se explica al ser México uno de los países con más diversidad endémica en el mundo.

Recordó que se ha creado un programa en México para proteger al águila real, especie que enmarca nuestro escudo nacional y que es protegida con estrategias de reproducción e integración al medio ambiente.

Durante el recorrido el público podrá admirar la escultura “Águila devorando a una serpiente”, del siglo XVII; el óleo de la “Alegoría del Escudo Nacional”, del siglo XIX; el Águila Jaguar de la cultura mexica, realizado en basalto en el periodo 1250-1521, así como la escultura del Guerrero Águila del Templo Mayor, perteneciente al posclásico tardío.

Como parte central de la exposición se presenta el teocalli de la guerra sagrada, pieza que muestra una de las más antiguas alegorías del Escudo Nacional y que presenta en basalto un águila devorando a una serpiente.

La pieza fue encontrada en los cimientos sur de lo que hoy es el Palacio Nacional en el Centro Histórico y se relaciona con el culto al Sol y el destino del pueblo mexica. De acuerdo con los estudios, la imagen labrada en su parte posterior y que identifica la identidad mexicana fue realizada en el año 1325, año fundacional de México-Tenochtitlan y en él se puede apreciar una alusión a la diosa Chalchiuhtlicue que personifica al lago de Texcoco y que sostiene al nopal y al águila.

Otras piezas relevantes son el estandarte de la República Mexicana del regimiento de Cuautla de 1836 y la Bandera veterana del Batallón Patria fundado en 1810 y que muestra el símbolo patrio sobre cañones.

Asimismo es posible apreciar la espada perteneciente al general Ramón Corona con empuñadura de oro con esmeraldas y rubíes, realizada en 1867, así como el casco militar que exhibe una punta dorada y un águila con serpiente al frente y que fue utilizado por el Ejército del porfiriato.

Diego Prieto, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, resaltó que esta exposición da cuenta de los símbolos que han acompañado la historia de México desde antes que surgiera el virreinato, pero además combinando con el medio ambiente y la biodiversidad parte del enriquecimiento de la identidad de una región.

***

Leave a Reply

  • (not be published)