‘El tenis me dio una vida’

Staff/GC
Posted on marzo 06, 2020, 6:13 pm

“¿Cómo dejas atrás la única vida que has conocido? ¿Cómo te alejas de las canchas en las que has entrenado desde que eras una niña, el juego que amas, uno que te trajo lágrimas y alegrías indescriptibles, un deporte en el que encontraste una familia, junto con fanáticos que se unieron detrás de ti por más de 28 años? Soy nueva en esto, así que por favor perdóname. Tenis: me estoy despidiendo”.

Así, sin más, la tenista rusa María Sharapova anunció el final de su carrera y así se despedía de las canchas duras, de las de césped y de las de arcilla.

Masha quien anunció su retiro en un ensayo a la revista Fanity Fair, dijo a The New York Times que su decisión también estuvo influenciada por la muerte del basquetbolista Kobe Bryant.

“Deberíamos habernos visto unos tres días después del accidente. Creo que a veces debido a lo que hacemos, nos parece que hay algo más importante que la vida, pero en el interior todos somos increíblemente frágiles. Y si algo nos abre los ojos es lo que importa en nuestras vidas, luego en ese momento (la muerte de Bryant) pensé mucho en mi futuro”, dijo Sharapova, quien agregó que no planea realizar una gira de despedida.

La rusa de 32 años protagonizó una carrera brillante, cuyo éxito detonó cuando, a los 17 años, ganó Wimbledon en 2004.

“La primera vez que recuerdo haber visto una cancha de tenis, mi padre estaba jugando en ella. Tenía cuatro años en Sochi, Rusia, tan pequeña que mis pequeñas piernas colgaban del banco en el que estaba sentada. Tan pequeña que la raqueta que recogí a mi lado era el doble de grande.

“Las primeras canchas en las que jugué fueron de concreto desigual con líneas desvaídas. Con el tiempo, se convirtieron en arcilla fangosa y en la hierba más hermosa y cuidada que tus pies podrían pisar. Pero nunca en mis sueños más salvajes pensé que alguna vez ganaría en las etapas más grandes del deporte, y en todas las superficies”, escribió la originaria de Nyagan en Vanity Fair el 26 de febrero.

Dos años después de su triunfo en Wimbledon, la atleta rusa ganó el abierto de los Estados Unidos, pero también hizo suyo el abierto de Australia en 2008 y dos veces, en 2012 y 2014, el Roland Garros.

“Wimbledon parecía un buen lugar para comenzar. Era una ingenua de 17 años, todavía coleccionaba sellos, y no entendí la magnitud de mi victoria hasta que fuí mayor, y me alegro de no haberlo hecho.

“El US Open me mostró cómo superar las distracciones y las expectativas. Si no podía manejar la conmoción de Nueva York, bueno, el aeropuerto estaba casi al lado. Dosvidanya.

“El Abierto de Australia me llevó a un lugar que nunca antes había sido parte de mí, con una confianza extrema que algunas personas dicen estar ‘en la zona’. Realmente no puedo explicarlo, pero era un buen lugar para estar.

“La arcilla en el Abierto de Francia expuso prácticamente todas mis debilidades, para empezar, mi incapacidad para deslizarme sobre ella, y me obligó a superarlas. Dos veces. Eso se sintió bien”, agrega Masha en su ensayo para Vanity Fair.

La serie de lesiones causaron estragos. La tenista siberiana se sometió a múltiples cirugías, la última el año pasado y en el abierto de EU el hombro le dio un aviso.

“Detrás de puertas cerradas, treinta minutos antes de ir a la cancha, tuve un procedimiento para adormecer mi hombro para pasar al partido. Las lesiones en el hombro no son nada nuevo para mí, con el tiempo mis tendones se han deshilachado como una cuerda”, escribió. “Comparto esto no para obtener lástima, sino para pintar mi nueva realidad: mi cuerpo se había convertido en una distracción.

“Al dar mi vida al tenis, el tenis me dio una vida. Lo extrañaré todos los días. Echaré de menos el entrenamiento y mi rutina diaria: despertarme al amanecer, atar mi zapato izquierdo antes que el derecho y cerrar la puerta de la cancha antes de golpear mi primera pelota del día. Extrañaré a mi equipo, a mis entrenadores. Echaré de menos los momentos sentados con mi padre en el banco de prácticas. Los apretones de manos -ganar o perder-, y a las atletas, que lo supieran o no, me empujaron a ser la mejor.

“Mirando ahora hacia atrás, me doy cuenta de que el tenis ha sido mi montaña. Mi camino se ha llenado de valles y desvíos, pero las vistas desde su cima eran increíbles. Sin embargo, después de 28 años y cinco títulos de Grand Slam, estoy lista para escalar otra montaña, para competir en un tipo diferente de terreno.

“El tenis me mostró el mundo, y me mostró de qué estaba hecha. Es como me probé y cómo medí mi crecimiento. Y así, en lo que sea que elija para mi próximo capítulo, mi próxima montaña, todavía estaré empujando. Seguiré escalando. Seguiré creciendo”.

El adiós de Sharapova le dio la vuelta al mundo. Personalidades del universo deportivo, retiradas y en activo expresaron su admiración por la tenista rusa.

“María es una verdadera campeona y una mujer de negocios fuera de la cancha. Ella ha logrado mucho en la vida. Estoy seguro de que, al final de su carrera, todo estará bien con ella. Fue lindo jugar contra ella. Siempre la respeté. Sharapova es una luchadora increíble, nunca se rindió. Me fascinó”, dijo la tercera raqueta del mundo, la checa Karolina Plishkova.

“Desde muy joven se dedicó por completo a lograr sus objetivos, y ahora se merece el derecho de decidir lo que quiere. Es un día triste para el tenis, porque el ícono se va. Ella fue un ejemplo para el deporte femenino, pero todos terminamos una vez. Le dio mucho al tenis. Era un ejemplo de pasión por el deporte”, dijo Rafael Nadal a El País.

El número 1 del ránking de la ATP, el serbio Novak Djokovic, expresó que María Sharapova puede estar orgullosa de su carrera, dado que demostró cualidades de lucha y un deseo de superar las dificultades.

“Quiero aplaudir por todo lo que logró en su carrera. Se lo merece, es una gran luchadora dedicada a su trabajo. El deseo de superar obstáculos, especialmente en los últimos cinco o seis años, cuando fue perseguida por lesiones. Su psicología campeona es inspiradora. Lamento que todo termine debido a una lesión, pero su carrera resultó ser fantástica, puede estar orgullosa de sí misma”, dijo Djokovic en una entrevista difundida por la ATP.

Por lo pronto, el agente de Sharapova Max Eisenbad dijo que la atleta ha estado más feliz después de completar su carrera profesional.

“Nunca la vi tan inspirada y feliz. Masha logró esquiar y hacer lo que nunca hizo. Físicamente se siente mucho mejor. En el último año y medio, ha luchado constantemente con el dolor. Su hombro y sus antebrazos estaban en malas condiciones. No creo que alguna vez veamos a Sharapova jugando tenis públicamente”, dijo Eisenbad a Sports Illustrated.

***