Felices 200 al Museo del Prado

Staff/GC
Posted on noviembre 22, 2019, 7:33 pm

El 19 de noviembre de este año el Museo Nacional del Prado celebró sus primeros 200 años de existencia.

Desde el primigenio Real Museo de Pintura y Escultura que ideara Fernando VII, pasando por el Museo Nacional de Pintura y Escultura, hasta llegar al definitivo Museo Nacional del Prado, la historia del Museo ha ido de la mano de los cambios y acontecimientos políticos que se han ido sucediendo a lo largo de los años en España.

El Prado debe su existencia a la afición artística de la monarquía española cuya colección es la que constituye el corazón el Museo y diferentes administraciones han sido las encargadas de dotar al recinto de los espacios necesarios para albergar sus colecciones hasta conseguir que el recinto sea una pinacoteca de referencia mundial.

El Doodle de Google.

El Doodle de Google.

Desde que el Museo Real se abrió el 19 de noviembre de 1819 con fondos procedentes de las colecciones reales, esta institución se ha convertido en uno de los principales depositarios de la memoria pictórica occidental, en punto de referencia fundamental de la cultura española y en un objeto de orgullo colectivo.

Y es tal su relevancia que sus 200 años no pasaron inadvertidos.

Google, el buscador más utilizado de Internet, celebró el Bicentenario del Museo con un “doodle” creado por Mass Appeal que pudo verse en la página de inicio de Google en Argentina, Austria, Brasil, Bulgaria, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Francia, Alemania, Grecia, Guatemala, Honduras, Irlanda, Italia, Japón, Lituania, México, Holanda, Nicaragua, Panamá, Perú, Portugal, Puerto Rico, Rusia, Serbia, España, Suiza, Ucrania, Reino Unido y Venezuela.

A la mexicana, Javier Camarena, uno de los mejores tenores de la actualidad, también celebró el Bicentenario del Museo y dedicó “Las mañanitas” en su día.

Además, en las redes sociales del Prado se ha publicado un vídeo de animación para acercar a sus seguidores las transformaciones de esta institución cultural bicentenaria y se ha puesto en marcha la iniciativa #yoamoelPrado.

El Presidente del Real Patronato del Museo del Prado, Javier Solana, y la Subsecretaria del Ministerio de Hacienda, María del Pilar Paneque Sosa, presentaron una moneda de 30 euros conmemorativa del 200 Aniversario del Museo del Prado.

Esta pieza de plata es la primera moneda española cuyo motivo ha sido elegido como resultado de una votación popular en las redes. Más del 80%, de los cerca de 7,100 participantes, se decantaron por el detalle del cuadro de “Las Meninas”, frente a la otra obra propuesta, el retrato del “Infante Baltasar Carlos”.

También es la primera vez que se incorpora a una moneda un código QR de seguridad, que, una vez leído, da acceso al ciudadano a información histórica, técnica y artística, tanto en la web de la Real Casa de la Moneda como en la del Museo Nacional del Prado.

Historia y arte

El Real Museo de Pintura y Escultura, que en 1868 pasó a denominarse Museo Nacional de Pintura y Escultura y posteriormente Museo Nacional del Prado, abrió al público el 19 de noviembre de 1819 con 311 pinturas de la Colección Real, todas ellas de prestigiosos pintores españoles como Goya o Murillo, y actualmente se exponen un total de 1,700 pinturas. Entre todas las obras de arte albergadas en el Museo destacan “El 3 de mayo en Madrid” y “El sueño de la razón produce monstruos”, ambas de Francisco de Goya, aunque la joya de la corona del museo es “Las Meninas” de Diego Velázquez, nombrado pintor del rey Felipe IV.

También destacan cuadros como “La anunciación”, de Fra Angélico; “El descendimiento de la cruz”, de Roger van der Weyden; el Autorretrato de Alberto Durero y “Las tres gracias”, de Rubens, entre otros muchos.

Doscientos años después de su fundación, el Museo del Prado reflexiona sobre todo ello y lo comparte con sus visitantes en un formato expositivo que durante casi cuatro meses convertirá sus salas A y B en un rico centro de interpretación de su desarrollo y significancia histórica.

Comisariada por Javier Portús, Jefe de Conservación de Pintura Española (hasta 1700) del Prado y en sus propias palabras, la muestra “propone un recorrido cronológico por el devenir del museo, que es un criterio que permite subrayar lo que tiene de institución viva y especialmente permeable a los vaivenes históricos del país. Entre los hechos que se han tomado como puntos de referencia principales a la hora de hilvanar esa historia figuran la conciencia patrimonial española, la forma como se ha ido resolviendo el diálogo de la institución con su público y la sociedad, el reflejo que han tenido en el museo algunos momentos críticos de estos dos siglos de historia nacional, los criterios por los que se ha guiado el enriquecimiento de sus colecciones y la política expositiva, el desarrollo de la historia del arte como disciplina humanística, el impacto que han tenido el museo y sus colecciones sobre el arte y los artistas de los siglos XIX y XX o los contenidos simbólicos que se han ido asociando a la institución”.

Así, el recorrido cronológico se articula en ocho etapas a través de las que se muestra cómo la institución ha desarrollado una personalidad propia, que a su vez ha sido reflejo del devenir histórico del país. Entre los temas tratados destaca, por su relevancia artística, el de la importancia que ha tenido el museo como espacio de reflexión e inspiración para sucesivas generaciones de artistas nacionales e internacionales, que se encuentra representado con obras de Renoir, Manet, Chase, Sargent, Arikha o Pollock, entre los artistas foráneos, y de  Rosales, Saura y,  muy singularmente, Picasso, entre los nacionales. El recorrido ilustra también, sirviéndose de todo tipo de documentos y obras de arte representativas en cada caso, los avatares institucionales del Prado; la manera como han ido creciendo sus colecciones, y la variedad de fórmulas que se han empleado para ello; los criterios de organización y exposición de la colección; la forma como ha ido asumiendo la promoción de los estudios histórico-artísticos; y las formas a través de las cuales ha ido plasmando su vocación pedagógica, y se ha expresado su relación con la sociedad.

La exposición cuenta con un total de 168 obras originales, de las que 134 forman parte de las colecciones propias y las 34 restantes se reciben en préstamo desde distintas instituciones nacionales e internacionales -EU, Francia, Hungría, Reino Unido, Israel, Alemania y Rusia- para crear un contexto que ayude a entender el Museo del Prado en relación con tendencias generales de la política patrimonial europea y mostrar algunos de los términos del diálogo que han mantenido los artistas contemporáneos con la institución.

***