Rufino Tamayo en NY

Staff/GC
Posted on enero 13, 2018, 7:00 am

Rufino Tamayo (1899–1991), uno de los artistas más aclamados del siglo XX, se sintió atraído por la ciudad de Nueva York en un momento en que estaba ocurriendo un intercambió multicultural trasatlántico y hemisférico sin precedentes.

“Tamayo: Los años en Nueva York” es la primera exposición que analiza las influencias entre este importante modernista mexicano y el mundo artístico estadounidense. La muestra revela de qué manera un artista mexicano trazó un nuevo rumbo en el arte moderno de las Américas y contribuyó a la dinámica escena cultural de Nueva York, mientras la ciudad se convertía en un centro del arte de la posguerra.

La exposición reúne 41 de las mejores obras de arte de Tamayo; entre ellas, varias creaciones fundamentales provenientes de colecciones públicas y privadas de México que colocan a Tamayo en el centro de una renovación esencial en la historia del arte del siglo XX.

Con motivo de la exposición se realizó en noviembre el simposio "Una línea que las aves no pueden ver: Arte y artistas mexicanos / estadounidenses cruzan fronteras en el siglo XX”.

Con motivo de la exposición se realizó en noviembre el simposio «Una línea que las aves no pueden ver: Arte y artistas mexicanos / estadounidenses cruzan fronteras en el siglo XX”.

La exposición brinda una oportunidad singular de apreciar la evolución artística de Tamayo —desde sus pinturas con temáticas urbanas que describen las modernas escenas de la ciudad hasta los lienzos oníricos que muestran a un artista ansioso por encauzar el arte mexicano hacia nuevas direcciones.

Rufino Tamayo, Carnaval, 1936, gouache sobre papel, 15 x 22 pulgadas. Museo Smithsoniano de Arte Americano, compra del Museo a través de la Fundación Luisita L. y Franz H. Denghausen, 2017. © Herederos de Tamayo / México / Con licencia de VAGA, Nuevo York, NY. Foto de Greg Page / Page One Studio.

Rufino Tamayo, Carnaval, 1936, gouache sobre papel, 15 x 22 pulgadas. Museo Smithsoniano de Arte Americano, compra del Museo a través de la Fundación Luisita L. y Franz H. Denghausen, 2017. © Herederos de Tamayo / México / Con licencia de VAGA, Nuevo York, NY. Foto de Greg Page / Page One Studio.

La preparación de la exposición estuvo a cargo de Carmen Ramos, curadora adjunta del museo y curadora de arte latino. La exposición, que se inauguró el 3 de noviembre de 2017 y estará abierta hasta el 18 de marzo de 2018 en el edificio principal del museo.

Irving Penn, Rufino Tamayo, Nueva York, 1947. © The Irving Penn Foundation.

Irving Penn, Rufino Tamayo, Nueva York, 1947. © The Irving Penn Foundation.

“La exposición ‘Tamayo: Los años en Nueva York’ plantea una nueva visión del modernismo americano”, dijo Stephanie Stebich, directora de la división Margaret and Terry Stent del Museo Smithsoniano de Arte Americano. “Carmen traza en forma brillante, con sutileza y matices, las múltiples influencias de Tamayo y sus impactos en la floreciente escena artística neoyorquina”.

Tamayo vivió de manera intermitente en Nueva York desde finales de la década de 1920 hasta 1949. En el transcurso de este periíodo hizo amistad y expuso con Reginald Marsh, Stuart Davis, Yasuo Kuniyoshi, Berenice Abbott y otros artistas radicados en Nueva York que buscaban plasmar la vida urbana moderna. Tamayo, que se había interesado por los espectáculos populares en México, encontró en el parque Coney Island un espacio único del modernismo y de la experiencia estadounidense. En varias oportunidades pintó este parque, como en la obra “Carnaval” (1936) adquirida recientemente por el museo.

En esta exposición se pone de relieve cómo la ciudad de Nueva York —con sus paisajes, artistas, críticos, coleccionistas y espacios artísticos— nutrieron la visión de Tamayo acerca del arte moderno de México.

“La historia de Tamayo en Nueva York es compleja y revela de qué manera su inmersión en el mundo artístico de los Estados Unidos le dio forma a su arte y cómo, a su vez, su presencia tuvo repercusiones en el mundo artístico más amplio”, aclaró Ramos. “Los expresionistas abstractos emergentes quizás no imitaron el estilo de Tamayo; sin embargo, mientras estaban empezando a reafirmar una nueva orientación en el arte contemporáneo, su determinación aumentó gracias al ejemplo de este destacado artista americano, inspirado por la estética y no por inquietudes sociopolíticas. Tamayo, quien se compenetró con la escena artística de Nueva York y se transformó gracias a ella, también contribuyó a redefinir nociones de lo nacional a través de las Américas en un momento crucial de la historia”.

Rufino Tamayo, La familia, 1925. Óleo sobre lienzo. Colección William and Christopher Brumder. © Tamayo Herederos / México / Con licencia de VAGA, Nueva York, NY. Foto de John R. Glembin, cortesía del Museo de Arte de Milwaukee.

Rufino Tamayo, La familia, 1925. Óleo sobre lienzo. Colección William and Christopher Brumder. © Tamayo Herederos / México / Con licencia de VAGA, Nueva York, NY. Foto de John R. Glembin, cortesía del Museo de Arte de Milwaukee.

***

Leave a Reply

  • (not be published)