Se va Redskins… llega… ¿Warriors?

Staff/GC
Posted on julio 10, 2020, 1:42 pm

Es cuestión de tiempo para que los Redskins de Washington muten en una nueva personalidad deportiva.

El entrenador en jefe Ron Rivera ha informado que él y el propietario Daniel Snyder han estado discutiendo el sustituir el nombre de Redskins durante más de un mes y esperan que su equipo tenga un nuevo nombre antes del comienzo de la temporada 2020.

Los Redskins se encuentran en una “revisión exhaustiva” de su nombre, y la NFL a difundido que era probable un cambio.

El club de futbol americano ha discutido el movimiento con la liga en las últimas semanas, durante las cuales Rivera dijo que él y Snyder habían hablado sobre reemplazos.

Rivera, quien fue contratado a fines de diciembre, dijo que sus “ojos están muy abiertos” después de investigar el origen del nombre y cree que se debe hacer un cambio.

El término Redskins ha sido considerado peyorativo por los nativos americanos y desde hace siete años el Congreso Nacional de Indios Americanos (NCAI) ha pugnado por que el equipo cambie de nombre.

“Los fanáticos del movimiento de derechos civiles que pidieron la desagregación vieron al equipo de futbol de Washington ser el último en integrar a los afroamericanos en su negocio deportivo. Sin embargo, las reliquias y los estereotipos raciales del pasado aún persisten, manteniendo la marca del equipo de Washington atrapada en el pasado”, señala una declaración del NCAI de enero de 2013.

La resolución del NCAI de 2018 advierte que el nombre y la mascota de Washington es ofensivo e hiriente para los indios americanos y los nativos de Alaska y causa efectos directos y perjudiciales en la salud física y mental y el logro académico de poblaciones indígenas estadounidense y nativas de Alaska.

“A pesar de los argumentos del equipo en sentido contrario, la palabra R no es un término de honor o respeto, sino un término que todavía connota racismo y genocidio para los pueblos indígenas y para todos los demás que conocen esta historia y reconocen que es incorrecto caracterizar a las personas por el color de su piel.

“El uso de tales estereotipos ejemplifica la práctica continua de la mercantilización absoluta de los pueblos indígenas americanos. El equipo de la NFL de Washington ha elegido continuar usando su nombre y mascota ofensivos y discriminatorios y participar en la apropiación cultural continua a pesar de los grandes esfuerzos para educar a la NFL y al equipo sobre el daño sustancial que causan el nombre, la mascota y los comportamientos resultantes”, agrega la resolución.

Al contrario de las encuestas que muestran que relativamente pocos nativos americanos se ofenden con el nombre de los Washington Redskins, un nuevo estudio de la Universidad de Berkeley descubrió que al menos la mitad de los más de 1,000 nativos americanos encuestados se sienten ofendidos por el nombre y la mascota.

“Los resultados son particularmente oportunos frente a las protestas de los nativos americanos contra las caricaturas de su cultura, incluido el corte de tomahawk, realizado por fanáticos de los Jefes de Kansas City, que ganaron el Super Bowl del domingo, y otros equipos deportivos con apodos de nativos americanos.

“Los hallazgos del estudio, publicados en la revista Social Psychological and Personality Science , muestran que el grado en que los encuestados se identificaron como nativos americanos influyó en lo ofensivos que encontraron las mascotas nativas”, informó la Universidad de Berkeley en febrero pasado.

En general, los resultados sugieren que la controversia sobre el uso de representaciones nativas, como los tocados principales, los gritos de guerra y el corte de hacha de guerra, está lejos de terminar.

“Seguimos viendo ejemplos claros de personas nativas que hablan y protestan por estos nombres y mascotas problemáticos del equipo. Sin embargo, las encuestas de opinión pública, con poca transparencia metodológica, dicen que los indígenas no se ofenden. Las cosas simplemente no cuadran ”, dijo la coautora del estudio, Arianne Eason, profesora asistente de psicología de UC Berkeley.

Sin embargo la polémica alrededor de los Pieles Rojas sufrió un giro cuando sus principales patrocinadores amagaron con retirar sus apoyos de no cambiar el nombre.

FedEx, la compañía con derechos de nombre para el estadio del equipo -y que por ello pagó $205 millones de dólares- solicitó a los Washington Redskins que cambiaran el nombre.

También se ha informado que un grupo de 87 firmas de inversión y accionistas firmaron sendas cartas a Nike, FedEx y PepsiCo para terminar las relaciones con el equipo a menos que cambie su nombre.

Así, ya próximamente el equipo de Washington más pronto que tarde, eliminará el mote de Redskins para mutar, de acuerdo con diversos medios especializados en el deporte de las tacleadas en “Warriors”.

***