Administración de EPN espía a periodistas y activistas

Staff/GC
Posted on junio 19, 2017, 4:55 pm

Una investigación de The New York Times reveló que la administración que encabeza Enrique Peña Nieto ha espiado mediante un software conocido como Pegasus a defensores de derechos humanos, periodistas y activistas anticorrupción.

El programa de espionaje, añade, fue adquirido por el gobierno mexicano que, en teoría, sólo debe ser utilizado para investigar a criminales y terroristas.

La investigación, realizada por Azam Ahmed y Nicole Perlroth, señala que Mario Patrón, director ejecutivo del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh); Santiago Aguirre, abogado de las familias de los estudiantes desaparecidos en Iguala; Stephanie Brewer, una abogada estadounidense que ha trabajado con el grupo desde 2007, han sido infiltrados por el software de la empresa NSO Group.

Otros objetivo de Pegasus han sido Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad, y los periodistas Carlos Loret de Mola y Carmen Aristegui.

En el caso de Aristegui, se intentó infiltrar el celular de su hijo, de 15 años.

“Desde 2011, al menos tres agencias federales mexicanas han gastado casi 80 millones de dólares en programas de espionaje de una empresa de origen israelí”, dice la investigación de NYT.

La empresa que fabrica el software, NSO Group, afirma que vende la herramienta de forma exclusiva a los gobiernos con la condición de que solo sea utilizada para combatir a terroristas o grupos criminales y carteles de drogas como los que han violentado a los mexicanos desde hace mucho tiempo.

Sin embargo, según decenas de mensajes examinados por The New York Times y analistas forenses independientes, el software ha sido utilizado para vigilar a algunas de las personas que han sido más críticas del gobierno, así como a sus familiares, lo que muchos ven como un intento sin precedentes para debilitar e intimidar a la gente que intenta ponerle fin a la corrupción que afecta a la sociedad mexicana.

“Los ciberataques en contra de ciudadanos son indicativos de las luchas internas que se libran en México y despiertan cuestionamientos legales y éticos sobre un gobierno que enfrenta fuertes críticas por sus antecedentes en temas de derechos humanos”, dice la investigación del NYT.

R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales señala en su sitio de internet que Pegasus es un sofisticado malware de vigilancia que solamente puede ser comercializado a gobiernos.

“En los últimos años, se ha reunido evidencia de que al menos tres instancias del gobierno federal lo han adquirido: la Procuraduría General de la República (PGR), el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y la Secretaría de la Defensa Nacional; esta última, sin facultades legales para ejercer acciones de vigilancia.

“Cuando una persona es atacada con Pegasus, recibe un mensaje SMS en su teléfono, el cual contiene un texto que busca persuadirlo de hacer clic en un enlace infeccioso, haciéndose pasar por una noticia, un aviso o el mensaje de un familiar o amigo. Si la persona hace clic en el enlace, su teléfono recibe inadvertidamente un software malicioso que permite al atacante, entre otras cosas, tener acceso a todos los archivos guardados en el dispositivo, así como controlar la cámara y el micrófono del celular”, informa R3D.

En su reporte “Gobierno espía. Vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en México” elaborado junto con ARTICLE 19 y SocialTIC, detallan los intentos de infección con el malware Pegasus en contra de doce periodistas relacionados con el descubrimiento y difusión de la “Casa blanca” de Enrique Peña Nieto; activistas anticorrupción y defensores de derechos humanos.

Fuente: Reporte “Gobierno espía. Vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en México”.

Fuente: Reporte “Gobierno espía. Vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en México”.

“Al contrastar las diferentes coyunturas críticas del trabajo de los periodistas y defensores de derechos humanos en los periodos de infección, surge un actor principal común: el gobierno federal”, se señala en el reporte.

Agrega que en los últimos años se han documentado diversos indicios de la adquisición de equipo de NSO Group por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Procuraduría General de la República (PGR) y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

“De acuerdo con los correos filtrados de la empresa italiana Hacking Team en 2015, Sergio Rodríguez-Solís, ingeniero de esa firma, reportó que en una visita hecha al Cisen el 15 de enero de 2014297, ‘ellos explicaron que había probado por sí mismos un sistema de infección ‘manos libres’ para teléfonos móviles que funcionaba en hasta 80% de los dispositivos que probaron, incluyendo Android, BB [BlackBerry], iOS y Symbian. Se quejaron de por qué nosotros no tenemos vectores de infección que no requieren de la interacción del usuario como NSO tiene’”.

Advierte que en México, se carece de regulaciones a herramientas “altamente intrusivas de vigilancia como el software malicioso Pegasus. No obstante, la legislación reconoce la posibilidad de que algunas autoridades puedan requerir autorización judicial federal para la intervención de comunicaciones privadas para fines específicos”.

“Las agencias mexicanas de seguridad no le pedirían una orden a la Corte porque saben que no la obtendrían”, dijo Eduardo Guerrero, un exmiembro del Cisen al NYT. “¿Cómo sería posible que un juez autorizara vigilar a alguien que se dedica a la protección de los derechos humanos?”.

“Por supuesto que no se puede justificar esa intervención”, agregó Guerrero. “Pero eso es irrelevante. En México nadie pide permiso para hacerlo”.

El reporte completo de los puedes encontrar en la siguiente liga: https://r3d.mx/2017/06/19/gobierno-espia/

El reporte completo lo puedes encontrar en la siguiente liga: https://r3d.mx/2017/06/19/gobierno-espia/

 

***

Leave a Reply

  • (not be published)