Atacan corrupción mexicana… desde EU

Staff/GC
Posted on diciembre 10, 2019, 6:54 pm

Mientras en México existe una tímida estrategia para castigar casos de corrupción cometidos en sexenios pasados, las autoridades de Estados Unidos mantienen expedientes abiertos y están dispuestos a esclarecer -y castigar- actos de corrupción cometidos por personajes mexicanos.

El Departamento de Justicia informó que Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública durante el sexenio de Felipe Calderón, fue arrestado tras ser acusado de recibir millones de dólares en sobornos por parte del cártel de Sinaloa, que lideraba Joaquín “El Chapo” Guzmán, para permitir que operara con impunidad en el territorio nacional.

La Fiscalía del Distrito Este de Nueva York informó que el exfuncionario mexicano fue detenido este martes en la ciudad texana de Dallas y que se buscaría que fuera trasladado a la sede neoyorquina para que enfrentara los cargos, entre los que también se encuentran rendir declaraciones falsas a la autoridad y de conspirar para actividades de narcotráfico.

“García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa de ‘El Chapo’ Guzmán mientras controlaba la Fuerza de Policía Federal de México y era responsable de garantizar la seguridad pública en México”, declaró Richard P. Donoghue, Fiscal de los EU para el Distrito Este de Nueva York. “El arresto de hoy demuestra nuestra determinación de llevar ante la justicia a quienes ayudan a los cárteles a infligir daños devastadores en los Estados Unidos y México, independientemente de los cargos que mantuvieron mientras cometían sus crímenes”.

De acuerdo con la acusación, alrededor de enero de 2001, García Luna habría conspirado con otros sujetos no identificados para introducir ilegalmente a los Estados Unidos al menos cinco kilos de una sustancia que contenía cocaína.

Agrega que alrededor del 1 de junio de 2018, dentro del Distrito Este de Nueva York y alrededores, el acusado realizó una o más declaraciones falsas y fraudulentas al Servicio de Aduanas e Inmigración de los Estados Unidos. Los fiscales dicen que García Luna, de 51 años, mintió sobre su relación con el cártel en una solicitud de naturalización en 2018.

Los fiscales solicitaron su detención antes del juicio, citando, entre otros factores, que ha viajado entre Estados Unidos y México al menos 280 veces desde 2002, y que si García Luna escapaba a México podrían perderlo.

“Si bien Estados Unidos y México tienen un tratado de extradición, será extremadamente difícil detener al acusado en México si el cártel de Sinaloa y los poderosos ex funcionarios del gobierno lo protegen”, dice un memorándum citado por Courthouse News Service.

El Departamento de Justicia informó que, de acuerdo con la acusación, de 2001 a 2012, mientras ocupaba puestos de alto rango en el Gobierno mexicano, García Luna recibió millones de dólares en sobornos por parte del cártel de Sinaloa a cambio de proporcionar protección para su droga y actividades de trata de personas.

De 2001 a 2005, García Luna dirigió la Agencia Federal de Investigación, y de 2006 a 2012, se desempeñó como Secretario de Seguridad Pública de México, controlando la Policía Federal.

“A cambio del pago de sobornos, el cártel de Sinaloa obtuvo paso seguro para sus envíos de drogas, información confidencial de las fuerzas del orden sobre investigaciones sobre el cártel e información sobre cárteles de drogas rivales, lo que facilitó la importación (a EU) de toneladas de cocaína y otras drogas. En dos ocasiones, el cártel entregó personalmente sobornos a García Luna en maletines que contenían entre tres y cinco millones de dólares. Según los registros financieros obtenidos por el Gobierno, cuando García Luna se mudó a los Estados Unidos en 2012, había acumulado una fortuna personal de millones de dólares”, difundió el Departamento de Justicia.

El organismo estadounidense informó que, de ser declarado culpable del cargo de conspiración de drogas, García Luna enfrentaría una sentencia mínima de 10 años de prisión y un máximo de cadena perpetua.

Estaba previsto que García Luna compareciera en la Corte Federal de Dallas, Texas, este mismo martes después de su arresto, acción que ocupó apenas 10 minutos

La Fiscalía General de la República (FGR) de México informó que ya integraba una carpeta de investigación  contra García Luna por los probables delitos de conspiración para traficar cocaína, declaraciones falsas a autoridades judiciales federales, cohecho, coparticipación en diversos delitos contra la salud, delincuencia organizada y otros, y que incorporará las investigaciones y las pruebas recolectadas por las autoridades de los EU.

“Una vez que nuestra carpeta de investigación termine de integrarse, se le solicitará al Juez de Control competente la orden de aprehensión con fines de extradición en contra de esta persona. Dicha documentación se hará llegar a la Secretaría de Relaciones Exteriores, cumpliendo así los requisitos legales que habrán de presentarse ante las autoridades de ese país para obtener la extradición correspondiente, en el momento procesal oportuno”, informó la dependencia mexicana.

García Luna fue detenido en Dallas luego de las acción de la Strike Force de Nueva York, una unidad de lucha contra el crimen que integra agencias policiales federales, estatales y locales apoyadas por la Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado y el Área de Tráfico de Drogas de Alta Intensidad de Nueva York / Nueva Jersey, e incluye agentes y oficiales de la DEA, NYPD, NYSP, HSI, la División de Investigación Criminal del Servicio de Impuestos Internos de EU, de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ETF), de Aduanas y Protección fronteriza, del Servicio Secreto, Servicio de Alguaciles, Guardia Nacional y Guardacostas, entre otros.

‘El Rey’ testigo

El año pasado, durante el juicio Joaquín “El Chapo” Guzmán, Jesús “El Rey” Zambada -hermano de Ismael “El Mayo” Zambada- dijo que le dio a García Luna 3 millones de dólares en una ocasión a mediados de la década del 2000, y años más tarde entre 3 y 5 millones de dólares.

“El Rey” Zambada, declaró que entregó en un restaurante dos maletas con el dinero a García Luna.

Según el testigo, el primer pago a García Luna lo hizo cuando García Luna era director de la Agencia Federal de Investigación (AFI) de la Procuraduría General de la República (PGR), un cargo que ocupó de 2001 a 2006.

En el segundo pago, de tres a cinco millones de dólares y entregado en 2006, según el testigo, era secretario de Seguridad Pública del gobierno de Felipe Calderón y tenía a su cargo a la Policía Federal.

Las declaraciones de Zambada fueron en respuesta al contrainterrogatorio del abogado de Joaquín Guzmán, William Purpura, quien lo interrogó largamente sobre las declaraciones que hizo a fiscales en Washington DC, tras ser extraditado a Estados Unidos.

El testigo, preso desde 2008 -operaba para el cártel de Sinaloa en la CDMX- respondió al interrogatorio del abogado Púrpura quien le preguntó si algún miembro de la organización delictiva pagaba a altos funcionarios del gobierno para contar con protección.

“Eso se decía”, respondió el hermano de “El Mayo”.

“Si Mayo pudiese corromper al presidente de México, ¿lo haría?”, le preguntó Purpura. “Tal vez”, dijo el Rey Zambada.

En sus argumentos iniciales del juicio, otro abogado de “El Chapo”, Jeffrey Lichtman, dijo que el cártel de Sinaloa sobornó al entonces presidente Enrique Peña Nieto y a Felipe Calderón Hinojosa.

***