Aún con la contingencia, la consulta va…

Staff/GC
Posted on marzo 20, 2020, 9:35 pm

Conforme al compromiso del gobierno federal para dejar en manos de la población de Mexicali, el destino de una planta cervecera de la firma Constellation Brands, que se comenzó a construir en la administración pasada en esa localidad, aún en contra de la población que protestó por defender la poco agua que tienen, este din de semana se realiza la consulta ciudadana organizada por la Secretaría de Gobernación para saber si continúa o se cancela la construcción de esta empresa.

No importó la contingencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, ni que varias organizaciones ambientalistas y vecinos de Mexicali haya pedido se aplazara la realización de esta consulta para evitar una muy baja participación. La palabra del Presidente es una y debe cumplirse y este mismo viernes, a pesar de los señalamientos sobre las medidas de prevención por posible contagio del coronavirus, Andrés Manuel López Obrador invitó a la gente a salir a las calles para participar del ejercicio.

Para ello, la Secretaría de Gobernación dispuso de 27 casillas, 10 en la ciudad y 17 en el Valle, que tendrán un número diferenciado de boletas desde las 10 mil en zonas con mayor densidad de población hasta mil 200 en las de menor densidad.

Pero la organización ambientalista Greenpeace cuestionó la convocatoria que refrendó el Presidente, ya que una de las medidas básicas de prevención para evitar el aumento de contagios del virus mortal es quedarse en casa.

Gustavo Ampugnani, director ejecutivo de Greenpeace México, consideró que existe el riesgo de que esta decisión resulte en una baja participación de la gente o bien, se ponga en exposición innecesaria de contagio a quienes decidan acudir.

“En este contexto, seguir adelante con el plan de la consulta, no solo resulta tramposo sino poco ético e irresponsable. Mantener la consulta cuando la atención está centrada en el avance de la pandemia de Covid19 no hace más que garantizar un sesgo a favor de quienes empujan el proyecto de la cervecera”.

Pero a pesar de que esta agrupación, y que los propios habitantes de Mexicali agrupados en diversas organizaciones vecinales pidieron detener la consulta previendo una baja participación, el Presidente insistió en que la misma se lleve a cabo, tomando en cuenta las restricciones de la Secretaría de Salud.

Por qué una consulta.

Desde que se conoció que la firma cervecera gestionaba la construcción de la planta, los habitantes de Mexicali comenzaron a pedir la opinión de expertos para saber si una planta como la que se comenzó a construir, no afectaría los mantos acuíferos, limitados ya por la sobreexplotación de zonas urbanas.

Gustavo Amugnani, explica las consecuencias de construir esta planta, con base en dictámenes técnicos que han realizado.

“Luego de analizar el último reporte del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) se desprende que los datos referentes a la disponibilidad real de agua en esa región del país son inconsistentes y varían entre los reportados por el brazo técnico de la Semarnat -el IMTA- y la Comisión Nacional del Agua (Conagua)”.

El activista reitera que en el documento público de la Conagua de 2008, la disponibilidad de agua en la región se calculaba en 520.5 hm3/año y para ese mismo año, el Registro Público de Derechos del Agua (REPDA) documentaba un volumen concesionado de 892.95 hm3/año, lo que arrojaba una sobre-explotación de 374.95 hm3/año.

Qué dice la empresa:

Constellation Brands es una empresa que actualmente construye una nueva planta en Mexicali que lleva un avance del 65 por ciento. ‘La nueva planta se ubica en el ejido El Choroco, en un terreno de 400 hectáreas, cuenta con los permisos y autorizaciones ambientales y administrativas necesarias para operar.

Con base en los permisos liberados por la autoridad ambiental de Baja California,  se autorizó a la empresa un límite máximo de 5.8 millones de metros cúbicos anuales de agua para su manejo, lo que representa sólo el 0.2 por ciento del volumen total de agua en la región.

La firma ha dicho que no consumirá más agua que la establecida en los permisos y que también conforme a los compromisos asumidos con el gobierno del estado y municipal, la empresa cederá los derechos de agua de sus hectáreas al organismo operador de Mexicali para registrar el nuevo uso ante Conagua.

Además. Invertirá 50 millones de pesos anuales durante cuatro años, con el objetivo de recuperar hasta cuatro veces el volumen de agua que tiene autorizado.