Avanza la corrupción

Staff/GC
Posted on marzo 14, 2020, 12:55 am

México forma parte de la liga de los países más corruptos, que no garantizan la seguridad de las personas y la propiedad, y que cuentan con sistema de justicia penal ineficaz.

En el primer año de evaluación de la administración de Andrés Manuel López Obrador, el World Justice Project (Proyecto de Justicia Mundial, WJP por sus siglas en inglés) señala que el nivel de corrupción en México es comparable con el existente en Kenia, Madagascar y Bolivia y sólo es mejor comparado con Uganda, Camerún, Camboya y República Democrática del Congo.

En cuanto a la inseguridad, México sólo es mejor que Mali, Venezuela, Camerún, República Democrática del Congo, Paquistán, Nigeria y Afganistán, y su sistema de justicia penal sólo supera a los de Mali, Nicaragua, Myanmar, Honduras, Camboya, República Democrática del Congo, Camerún, Bolivia y Venezuela.

México se ubica en el puesto 104 de 128 países y jurisdicciones en el estudio del WJP, un retroceso de tres posiciones en el ranking global, en comparación con la última evaluación.

De acuerdo con el ranking, el respeto al Estado de Derecho por parte de México, es superado por países como Kenia, El Salvador, Ucrania, Tailandia, Kazajistán, Indonesia, Botswana, y Emiratos Árabes Unidos.

De hecho, a nivel América Latina y el Caribe, México pertenece a un grupo continental con Estado de Derecho débil con Guatemala, Honduras, Nicaragua, Bolivia y Venezuela.

El Índice Sobre el Estado de Derecho 2020 del WJP destaca el retroceso durante el primer año de López Obrador al frente de la Nación y exhibe muy debajo del promedio, incluso de la Región América y el Caribe, la percepción de mayor corrupción en el Poder Ejecutivo, en el Poder Judicial, en el Legislativo, en la policía y en el sector militar.

En este contexto, el más reciente estudio de la la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), elaborado con el periódico Reforma, exhibe que la gente percibe que existe más corrupción con la gestión de Andrés Manuel López Obrador.

“El año pasado, 86.5% de los mexicanos -hombres y mujeres- consideraba que los actos de corrupción ocurrían frecuente y muy frecuentemente. Este resultado no sorprendió a nadie dado que el sexenio Peña terminaba con la pero aprobación de la historia reciente.

“A pesar de que uno de los temas que AMLO posicionó en la campaña presidencial de 2018 fue la bandera anticorrupción, la percepción de que en México los actos de corrupción son frecuentes o muy frecuentes ha aumentado. A 14 meses de que su administración tomara posesión, 90.1% de los mexicanos considera que la corrupción sigue ocurriendo frecuentemente y muy frecuentemente”, expone MCCI-Reforma. “La realidad es necia. La evidencia indica que las cosas no sólo no mejoraron en el frente anticorrupción, sino que de hecho empeoraron. Más personas consideran que la corrupción ha aumentado en el último año, pasando de 46.2% en 2019 a 53.2% en 2020. Este incremento no sólo supera el error de medición sino que marca una clara tendencia de que la gente percibe que la corrupción no ha disminuido durante el primer año de gobierno”.

El estudio del WJP también advierte un gobierno centralizado, donde los límites por el Legislativo, el Judicial y las auditorías independientes se encuentran muy debajo del promedio general y regional.

En la misma situación de rezagos se encuentran rubros como discriminación, derecho a la vida y a la seguridad, debido proceso legal, libertad de expresión, ausencia de reparación por la violencia, ausencia de crimen, investigaciones efectivas, sistema correccional efectivo e influencia inapropiada del gobierno.

La organización con sede en Washington señala que, por tercer año consecutivo, el número de países que presentan retrocesos superaron a los países que mejoraron en el desempeño general del estado de derecho.

“Dinamarca, Noruega y Finlandia encabezaron las clasificaciones del Índice de Estado de Derecho de WJP en 2020. Venezuela, Camboya y República Democrática del Congo tuvieron los puntajes generales más bajos de Estado de Derecho, lo mismo que en 2019.

“Los países que se encuentran entre los diez primeros del Índice en la calificación general del estado de derecho permanecen sin cambios desde nuestro último informe en 2019. Este año, por primera vez, Estados Unidos cayó de los 20 principales países, reemplazado por España. Francia cayó del #17 al #20, con Singapur intercambiando lugares con Reino Unido, pasando del #13 al #12”, señala el informe.

La Capital de la Corrupción

El capítulo mexicano del WJP advierte sobre los rezagos en la Ciudad de México y muestra una entidad alejada del Estado de Derecho, situación que comparte con Tabasco, Tlaxcala, Jalisco, Estado de México, Morelos, Quintana Roo y Puebla. El peor estado en la medición fue Guerrero.

Pero el factor “Ausencia de corrupción” coloca a la Ciudad de México como la entidad más baja del ranking y, junto con Guerrero y Puebla, como las tres entidades con la peor aplicación de la justicia penal.

El Índice de Estado de Derecho en México 2019–2020 advierte retrocesos “en el factor ‘Orden y seguridad’, que bajó su puntaje en 19 estados del país (todos estadísticamente significativos), como consecuencia del aumento en la tasa de homicidios, del aumento en la prevalencia e incidencia delictivas y del deterioro de la percepción de seguridad de los mexicanos”.

En este rubro, la Ciudad de México comparte la parte baja de la tabla con Guerrero (que incluso presenta una mejora en comparación con la CDMX), Guanajuato, Estado de México, Baja California y Morelos.

***